“La Misereuse Accroupie” o “La Pobreza agazapada”, un cuadro pintado por Pablo Picasso en 1902, escondía un gran secreto.

El descubrimiento fue posible gracias a una avanzada técnica de rayos X fluorescente, según indicó el Instituto de Arte de Chicago. Al parecer, Picasso pintó su prestigiosa obra encima de la de un famoso homólogo latino.

Debajo de la pintura “original”, habría un nexo que une a Picasso con el artista uruguayo Joaquín Torres-García. Primero fue un paisaje pintado por el latino, luego Picasso usó el mismo lienzo para dibujar una mano agarrando un pan, lo que terminó por ser la reconocida obra que actualmente descansa en la Galería de Arte de Ontario, en Canadá.

Ya en 1992 perspicaces curadores de arte advirtieron sobre ciertos rasgos no concordantes en el famoso cuadro, los que hacían pensar que el lienzo podría haber sido reutilizado.

Según explicó el profesor Marc Walton en la revista que publicó el descubrimiento, Picasso usó el paisaje del uruguayo “como fuente de inspiración”, para llegar a crear una forma femenina. Las colinas pintadas en el lienzo original, terminaron por ser los cimientos de la espalda de la mujer retratada.

Afortunadamente, la técnica utilizada para analizar la obra no causó ningún estrago en dicha pintura.

Sigue Leyendo

Estilo de Vida

Pacquiao vs. Broner: el resurgir de Manny

Estilo de Vida

Colombia busca la recuperación ante la Brasil de Rodrygo

Estilo de Vida

66 muertos por explosión de ducto del que robaban combustible

Destacados

El error de Juan Diego Alvira en el cubrimiento del atentado de la Escuela General Santander

El tuit del hijo de Uribe por el que lo catalogan como "asco de persona"

La foto en la que protagonista de 'Loquito por ti' deja al descubierto sus nalgas

Mara de 'La agencia' se unió al #10YearsChallenge y mostró foto cuando era hombre

El drama de la familia que no encuentra a cadete tras carro bomba