Nahir Galarza, la joven de 19 años detenida por matar de dos balazos a su novio Fernando Pastorizzo (20) dio una declaración de tres horas ante la justicia en la localidad argentina de Gualeguaychú, en donde reveló los minutos previos a los disparos que terminaron con la vida del hombre.

En ese sentido, relató que se vieron de madrugada con su pareja (aunque ella desmiente que estuvieran en una relación, ya que la habían concluido), luego que ella desbloqueara del WhatsApp a Fernando y lo llamara y este no contestara, situación que después se repitió a la inversa y le contestó, pero que a ella se le acabó la batería y no pudo continuar el diálogo.

Tras esto, fue a la vivienda del joven, tenía un cargador de teléfono móvil allí, y que al llegar, él estaba enojado; ya que no pudieron conversar por celular.

“Insistió para que yo entrara a su casa, pero yo no quería y me quedé en la vereda. Él me gritaba porque no le atendí el teléfono, estaba enojado. Él sabía cómo manipularme y sabía qué palabras decirme para que me doliera. Con él tuve mi primera relación, fue antes de los 16”, expresó Galarza.

Luego que Pastorizzo se calmara, fueron ambos hacia la casa de ella. “Entró su moto al negocio de mi casa, lo dejé pasar a mi casa y cuando pasamos por la cocina él agarró el arma de mi papá y empezó a joder. Movía la pistola por todos lados y decía 'mirá que fierro el de tu viejo\'”, expresó.

“Le dije que era un enfermo, unas cosas más y me fui a mi habitación. Él me siguió, me abrazó, me pidió perdón y logró que me calmara. Después, me convenció y tuvimos relaciones”, indicó.

Posteriormente, el joven le recriminó a Nahir que era una “trola” porque la vio besándose con otro hombre, identificado como Rafael. Ella lo admitió, le dijo que solo estaba interesada en su nueva pareja ya que “era mil veces mejor y la respetaba mucho más que él” .

“Le dio un ataque de ira. Me empujó, tiraba cosas, me tiró de los pelos, me empezó a insultar, me dijo que era una desesperada y me puse a llorar cuando me dijo que era una depresiva. Él sabía que esa palabra me afectaba. Le dije que se fuera de mi casa, que no lo quería ver más”, recalcó.

Tras esto, aseguró que expulsó de su vivienda a Pastorizzo, pero que este le pidió disculpas y la abrazó. Pero volvió a enojarse ya que ella lo volvió a comparar con Rafael. “Fernando me sacó de la habitación de los pelos, agarró de nuevo el arma, me apuntó en la panza y me dijo que me iba a ir con él. Yo estaba más sorprendida que asustada, le pregunté qué le pasaba llorando y me dijo que me callara”.

“Yo no quería gritar porque mi papá se podía despertar y no quería que viera la situación. Él me tiró por la escalera de los pelos y cuando llegamos al patio me abrazó como si nada. Me dijo que si quería que él se calmara, hiciera lo que me pedía”, manifestó.

Galarza afirmó que el joven seguía con el arma, que percutó el gatillo y la amenazó con que “ni se le ocurra salir corriendo”. Luego la guardó y subió a su moto.

Ella también se montó y juntos partieron hacia la casa de la abuela de Nahir, mientras continuaron discutiendo en el camino y que él la insultaba diciéndole que era “una zorra, un asco de persona”.

La situación asustó a Galarza, de acuerdo a ella. Le dijo que era mentira lo de Rafael, pero que ya no eran pareja y que podía estar con otros hombres. Dice que intentó saltar de la moto, pero que Fernando aceleró para que ella no lo hiciera y por último, cuando llegaron al domicilio, le pidió el arma ya que era de su padre policía.

Y en ese momento, él perdió el control de la máquina y ella asegura que no sabe como logró apropiarse del arma. “Fernando frenó la moto de golpe y ahí sentí la primera explosión. Nos caímos los dos. Me paré y no entendía nada. Empecé a temblar, me quedé sorda, quedé como boba. Me agaché a mirarlo y ahí salió la segunda explosión. Me sorprendió”, relató.

“Tiré el arma al piso y no sabía qué hacer. No sabía qué había pasado. Lo primero que se me pasó por la mente era que era el arma de mi papá y que le iban a echar la culpa a él. Por lo tanto, me fui a mi casa, dejé el arma donde estaba y me fui a acostar. No sabía si lo había matado”, aseveró.

Por último, Nahir señaló que mintió en primera instancia sobre su culpabilidad ya que “no sabía qué hacer, si yo contaba eso nadie me iba a creer”, además que no quería que su padre perdiera su trabajo. “Tenía mi vida organizada, fue un accidente”, culminó.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

Sigue Leyendo

Estilo de Vida

Michael Kors compra Versace por US$2.120 millones: ¿qué buscan las marcas de moda de EE.UU. en las legendarias casas europeas?

Estilo de Vida

Qué es la "psicología de la propiedad" y cómo te hace creer que un producto es una extensión de ti mismo

Estilo de Vida

Los ‘problemitas’ que no dejan que el metro se eleve

Destacados

¿Comienzan las renuncias en 'El desayuno' de RCN?

¿Sara Uribe está embarazada? Esta foto sería la prueba

Lina Tejeiro muestra su nuevo y lujoso apartamento

Uribistas exigen a Caracol renuncia de Mónica Rodríguez por "ataques" a Uribe

¿Indirecta de Alejandra Borrero a Amparo Grisales? Esto publicó tras la discusión entre ambas