En 2005 un ciudadano chino terminó con la vida del tío de su esposa, en una pelea por una deuda de 500 guantes -unos $47 mil- y desde ahí dejó de hablar.

La idea era evitar que lo reconocieran por su voz y evitar la cárcel.

Pasaron doce años, en los que fingió ser mudo para evitar las investigaciones y se transformó en una nueva persona.

Tras huir de su casa y formar una nueva familia, la policía comenzó a sospechar de Zeng -como ha sido nombrado- por la falta de documentos de identidad.

Así es como tras verificar su huella genética, lograron determinar que era responsable del crimen, pero al momento de intentar confesar, el sujeto se dio cuenta de que había perdido su capacidad de hablar.

Sobre su insólita decisión de “volverse mudo” el hombre escribió a la policía en un papel que lo hizo porque “cuanto menos digo, menos posibilidades tengo de cometer un error”.

Sigue Leyendo

Estilo de Vida

Estudiantes de la Distrital aplazan la marcha y prefieren ir a donar sangre para los policías

Estilo de Vida

Cadete ecuatoriana, entre las víctimas mortales del atentado en la Escuela General Santander

Estilo de Vida

¡Atención! Se conoce al autor material del atentado contra la Escuela General Santander

Destacados

Ocho muertos por carrobomba frente a la Escuela de Policía General Santander

Mara de 'La agencia' se unió al #10YearsChallenge y mostró foto cuando era hombre

"Desnudo" de Carla Giraldo vuelve a dar de qué hablar en redes

Los terribles detalles del asesinato de joven de 17 años que fue enterrada viva

El tuit de Uribe sobre el atentado por el que le dicen que es la "maldad en carne viva"