Era una imagen repetida y por eso no extrañó a los gendarmes en la Penitenciaría del Estado de Oregón.

Melissa Ann Blair se dio un largo y tierno beso con su novio Anthony Powell luego de que terminara el horario de visitas.

A los pocos minutos, Powell comenzó a sentirse mal y pese a los esfuerzos terminó muriendo en lo que parecía extrañas circunstancias.

Sin embargo, pronto se supo la verdad. En ese último beso, Melissa traspasó siete pequeños ovoides con metanfetaminas que tenía en la boca y Powell se los tragó en la larga despedida, según indica The Independent.

Dos de los ovoides se rompieron en el estómago del sujeto, lo que le terminó causando la muerte.

Powell estaba sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de su madrastra y trataba, junto a otros delincuentes, de iniciar un negocio de drogas en la cárcel.

Según el abogado de Melissa, el hombre tenía el “control total sobre la vida” de la mujer y “ella tenía que hacer lo que él dijera”.

La mujer finalmente fue sentenciada a dos años de prisión.

Sigue Leyendo

Estilo de Vida

5 mitos comunes sobre fracturas de huesos y por qué no son ciertos

Estilo de Vida

"A mi hija me la dejaron morir": el impacto de la prohibición total del aborto en República Dominicana

Estilo de Vida

Así fue el angustiante momento que vivió una pareja secuestrada en su propio carro

Destacados

Estéreo Picnic 2019 revela los artistas que estarán en su 10ª edición

El ejemplo pedagógico que le dio Mockus a Álvaro Uribe y Alberto Castilla

Exparticipante de 'Yo me llamo' le envió contundente mensaje a Amparo Grisales

Con foto en brasier, Sara Uribe desnuda su panza de embarazada

Con sensual baile, imitadora volvió loco a Pipe Bueno en 'Yo me llamo'