En algunos casos la realidad supera la ficción, y eso es precisamente lo que José Padilha quería mostrar cuando creó la nueva serie de Netflix, El mecanismo. Esta historia de ficción explora cómo un pequeño grupo de investigadores descubre el funcionamiento interno de un gigantesco esquema de corrupción y el impacto que su búsqueda tiene en todos los implicados, incluidos ellos mismos. El mecanismo es protagonizada por Selton Mello como Marco Ruffo, un policía federal retirado obsesionado con el caso; Caroline Abras como Verena Cardoni, y Enrique Díaz como Roberto Ibrahim, el criminal en el que se centra la obsesión de Ruffo.

“La idea de la serie vino de un libro llamado Lava Jato. Estaba muy bien investigado, Vladimir Netto (periodista y autor de Lava Jato) había hablado con muchos de los políticos involucrados, los empresarios que están en la cárcel, los jueces, los federales, la policía, los fiscales, etc., y tenía un retrato muy bien logrado de lo que estaba sucediendo. Y eso fue muy importante para Brasil porque quedó en evidencia qué tan sistemática era la corrupción. No es un crimen que ocurre aquí y allá, sino que era el principio organizador de la política brasileña. Así, me pareció importante hacer una serie que diera a conocer todo esto para una audiencia internacional como una forma de exponer una realidad que no le sirve a mi país en lo absoluto. Le preguntamos a Netflix si les gustaría hacerlo, y acá estamos.

“Me pareció importante hacer una serie que diera a conocer todo esto para una audiencia internacional como una forma de exponer una realidad que no le sirve a mi país en lo absoluto”.

Desde que la serie salió al aire, una oleada de críticas positivas y negativas persiguió el nombre de El mecanismo. De hecho, tanto Rouseff como da Silva han dicho que podrían demandar a los creadores de la serie, incluido Padilha, por promover “noticias falsas”. Padilha, quien también participó en la producción de Narcos (2015) y dirigó películas como Tropa de élite (2007), sabe bien qué esperar cuando se retratan el poder y la corrupción. Pero esto no es algo que le preocupe, y fue enfático en decir que su proceso creativo no estaba de ninguna forma moldeado por las susceptibilidades que pueda herir la serie. “En realidad no pienso en cómo reaccionará la gente. Pienso en la logística; en que el drama sea entretenido y que los personajes sean buenos. Trato de tener actores carismáticos y de incluir hechos claves cuando la historia está basada en algo real, como en O Mecanismo. También busco explicar la historia de una forma que sea entendible para la audiencia. Pienso en eso, pero no en cómo reaccionarán después de ver la serie. Siempre hay crítica, especialmente si el guion se basa en una historia real, porque la gente hace una comparación entre la serie y lo que pasó en realidad, pero es imposible tratar de estar a tono con lo que sucedió realmente. La realidad es mucho más complicada de lo que podrías expresar en una película y cada quien tiene su forma de recordar las cosas como ocurrieron. Si haces una serie de política sobre un tema que continúa sucediendo y que además polariza, siempre habrá crítica. La gente se molestará, pero ese no es mi problema. Mi problema es hacer mi show. Si alguien se enoja o quiere criticar, por mí está bien”, sentenció.

“En Latinoamérica hay mucha corrupción, podríamos haber hecho esta serie en cualquier país. Pero la de Brasil es tanta y tan evidente que no podía ser ignorada. Nosotros votamos por estas personas, todos nosotros”. 

Para Padilha también hay una reflexión que lo impulsa a seguir haciendo este tipo de historias, donde la policía no es un faro moral sino más bien un termómetro de lo que está mal en una sociedad. Esta idea es la que lo ha mantenido en la temática que caracteriza El mecanismo y otras de sus producciones. “Creo que en cualquier sociedad donde haya un Estado, hay policía, eso es un hecho antropológico. Si voy al Amazonas y encuentro una pequeña sociedad que no tenga Estado, es casi seguro que no tendrá policía. Pero todas las sociedades grandes tienen policía, no son una parte pequeña de ellas sino que son esenciales. Creo que la policía de cada sociedad te da una mirada muy interesante de lo que es su gente como un todo. Por ejemplo, supón que no sabes nada de Estados Unidos. Mira sus policías, y muy pronto te darás cuenta que asesinan más negros y latinos que blancos. Sin saber nada más, ya sabes que existe un problema de racismo, y podrás afirmarlo sin temor a equivocarte. Si ves la policía brasileña, y lo corrupta que es, ya sabes que la sociedad brasileña tiene un problema de corrupción. Las autoridades son un gran indicador”, dice.

Por otro lado, Padilha tiene cierta mirada positiva sobre cómo podría cambiar Brasil si su gente despierta y rechaza la corrupción, especialmente el poder judicial, que tiene en sus manos todos los casos que vinculan a las empresas como Odebrecht y a la clase política. “La corrupción es una tragedia. En Brasil, un país que está arrestando a sus gobernantes, ministros, senadores, etc., existe la esperanza de que las cosas mejoren cuando los corruptos caigan. Si eso sucede, Brasil será lo opuesto de Venezuela. Ahora, no creo que suceda porque la Corte Suprema está dirigida por los políticos, y todos son corruptos, aunque creo se lo deben a los brasileños.”

 

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO, AQUÍ

 

Sigue Leyendo

entretenimiento

Televidentes aseguran que imitador cometió error en 'Yo me llamo'

entretenimiento

Con sensual baile, imitadora volvió loco a Pipe Bueno en 'Yo me llamo'

entretenimiento

Alejandro Riaño nos muestra lo "políticamente incorrecto" en el teatro

Destacados

¡Así se enteró Sara Uribe que estaba en embarazo!

Exparticipante de 'Yo me llamo' le envió contundente mensaje a Amparo Grisales

Maleja Restrepo es criticada por la comida que da a su hija

Con foto en brasier, Sara Uribe desnuda su panza de embarazada

¿James Rodríguez y Shannon De Lima confirman su noviazgo?