Estrenada en 2013, Vikings es una de las series más populares de los últimos años. Situada en el siglo VIII, se basa en relatos semilegendarios sobre la vida del rey Ragnar Lodbrok, uno de los primeros monarcas de Suecia y Dinamarca.

Ahora, en la cuarta y quinta temporada de la serie, un asesinato durante el final del cuarto ciclo traerá duras consecuencias y nuevos escenarios para épicas batallas, mientras los hijos de Ragnar planean sus próximos movimientos.

Björn (Alexander Ludwig) por su parte, seguirá su destino en el Mediterráneo. PUBLIMETRO habló con este actor canadiense sobre su papel en Vikings, uno de los más destacados de su carrera luego de actuar en Los juegos del hambre (2012).

¿Cómo está su personaje al comienzo de la quinta temporada a nivel emocional? Ya se siente más cercano a sus medio hermanos?

Björn está totalmente motivado por su padre y el querer seguir sus pasos. Toda su vida se basa en esta ideología. Vivo o muerto, su principal logro es hacer que su padre se siente orgulloso. Uno de los temas que vemos en la temporada es cómo el hecho de perseguir ese objetivo puede ir en detrimento de uno mismo como persona por vivir tu vida para alguien más que no seas tú mismo. Björn todavía está en ese punto en el que siente que va a hacer algo increíble, algo que no se ha hecho nunca antes. Está llegando más lejos de lo que nunca ha estado y va a vivir su propio camino, su propio viaje. Su principal logro es explorar. Cree que las peleas entre los diferentes frentes vikingos son algo irrelevantes, esto es algo que entiende luego de la muerte de Sigurd. Ha visto una tensión en su punto máximo entre los hermanos y quiere permanecer fuera de ella todo el tiempo. No quiere tener nada que ver con ella. Por esto quiere irse por su camino, así lo hace, y la temporada es espectacular. El hecho de que hayamos ido a grabar en diferentes locaciones, como el desierto, es algo surreal. La posibilidad de estar allí con el vestuario es muy interesante y me da curiosidad por ver cómo resultan los capítulos.

¿Qué es lo que más admira de su personaje?

Su corazón. Siempre está allí en todas las decisiones que toma. Es la persona más justa en el show. En términos de liderazgo trata de ser el mejor, porque quiere hacer lo correcto para su gente. Su moral es sólida y no varía según la situación, como sí lo hacen las de otros personajes. Ahora bien, no diría que él ha sido el mejor desde su punto de vista, pero eso es algo que también me gusta de él.

Björn es el personaje que más tiempo ha estado vivo en la historia, ¿siente presión por seguir en la carrera?

Totalmente. La presión se sentía sobre todo al inicio de la serie. Al seguir el guion se siente más y más emoción. Un aspecto interesante de trabajar en un drama histórico es que puedes encontrar la historia de la persona y ver qué pasará finalmente con él o ella. Lo que más me gusta de Michael Hirst no le teme a sorprender a la audiencia ni de tomarse libertades creativas al eliminar un personaje, sea el que sea. Al fin y al cabo estamos en un show televisivo, y es más importante la historia y el drama que pueda tener, de modo que las personas se sientan captivadas. Si Björn termina muriendo, lo único que me importa es que sea una “buena” muerte y que la audiencia quede en shock. Sin importar qué tan pequeño es el personaje, hay redención en ciertas muertes.

De todas las tradiciones antiguas que vemos en Vikings, ¿cuál le gustaría adaptar a la vida moderna?

Su respeto por las mujeres. Creo que es especialmente importante ahora con todo lo que sucede en Hollywood. Es sorprendente ver lo progresista que era la cultura vikinga, a pesar de su antigüedad. Cuesta creer que hace tanto tiempo sí existía una equidad establecida por tradición, y que esto se perdió en alguna parte del camino. Por eso me emociona lo que sucede ahora, y ver que estamos haciendo un gran cambio para bien.

Entre tantas escenas memorables de Vikings, ¿cuál ha sido la más difícil de grabar?

Hay una escena al final de la quinta temporada, que, para mí, solo por la forma en que suelo trabajar, fue una de las más duras. Especialmente por lo que sucede en el show, ya que siento que hay varios paralelos con lo que ocurre en mi vida personal. Sin contarles demasiado, tiene que ver con un discurso que tuve que dar. Björn es alguien que atrae la atención de sus compañeros y vecinos. Fue una escena increíble para mí. Por supuesto, también hubo otras muy difíciles que tuve que hacer con Travis Fimmel, a quien extraño mucho, sabiendo que su hora se acercaba. Lo mismo con Gustaf Skaarsgard, quien ha sido mi mejor amigo en toda la serie. De hecho vivimos juntos. Esas escenas donde uno se despide de ciertos personajes pero de alguna forma se tiene que despedir también en la vida real son muy difíciles. Todas las escenas tienen sus retos.

 

Sigue Leyendo

entretenimiento

Televidentes aseguran que imitador cometió error en 'Yo me llamo'

entretenimiento

Con sensual baile, imitadora volvió loco a Pipe Bueno en 'Yo me llamo'

entretenimiento

Alejandro Riaño nos muestra lo "políticamente incorrecto" en el teatro

Destacados

¡Así se enteró Sara Uribe que estaba en embarazo!

Con foto en brasier, Sara Uribe desnuda su panza de embarazada

Exparticipante de 'Yo me llamo' le envió contundente mensaje a Amparo Grisales

Maleja Restrepo es criticada por la comida que da a su hija

Mensaje de Carolina Soto a Sara Uribe genera polémica