Cada vez queda menos espacio para atacar en el Tour de Francia. Pasó la etapa 18, una jornada de transición y en la que Nairo Quintana tuvo un susto mayúsculo. Tendrá una oportunidad despiadada de atacar, y luego un día de sufrimiento contra el cronómetro.

El susto se dio a 104 kilómetros de la meta en Pau. El corredor de Cómbita se enredó en medio del pelotón y sufrió una caída, pero logró salvar la jornada. Un codo abierto, un golpe en el hombro, y aparentemente nada más. Según Movistar, solo tuvo las abolladuras, sin lesiones graves.

La etapa terminó al embalaje, en el que no entró Peter Sagan. El ganador fue el francés Arnaud Démare (Groupama), que derrotó a Cristophe Laporte (Cofidis) y Alexander Kristoff (Emirates). No hubo diferencia en la general, por lo que Nairo sigue a 3 minutos y medio de su objetivo: reventar al grupo en uno de los míticos picos de la última etapa de montaña.

Lo que viene

Con ustedes, el Tourmalet. Ochenta y seis veces el pelotón ha pasado por la montaña desde 1910. Todos los nombres, desde los pioneros Pélissier hasta el de Patrocinio Jiménez, único colombiano que ha pasado de primero por su cima en 1983. Será el paso antes del duro ascenso del Aubisque, con un descenso a Lauruns. Con 201 kilómetros, esta será la etapa reina del Tour.

La expectativa de Nairo es tratar de ganar en un ataque remoto en el Tourmalet. No será sencillo, porque desde su cima hay más de 100 kilómetros a la meta, pero prácticamente ninguno es plano. Además, las subidas al Col des Bordéres y el Aubisque son tremendas.

Otro elemento que puede ayudar a Nairo es la posibilidad de un desgaste que se vio el pasado miércoles, en su victoria de etapa en el Portet. Si es tal vez demasiada ventaja los 3:30 a Geraint Thomas y su camiseta amarilla, tal vez no sea tan lejano el 1:31 que lo separa del segundo lugar de Tom Dumoulin. El corredor del Sunweb ha sido vencido en largos ascensos por Nairo, como ocurrió en 2017 en las subidas del Blockhaus y el Stelvio.

Sobre todo, está cerca la posibilidad de superar a Chris Froome y Primoz Roglic. El primero sucumbió a las rampas finales del Portet, y el segundo trató de atacar pero fue cazado rápidamente por el tren del Sky. La posiblidad de enlazar con el sexto de ka general, su compañero de equipo Steven Kruijswijk, le daría un salto al LottoNL-Jumbo. Kruijswijk saltó con un ataque soberbio en Alpe d’Huez, ¿resistirá otro día así? Esa es la duda.

Por supuesto, este tiempo podría perderse en la contrarreloj del sábado. La etapa tiene 31 kilómetros con meta en Espelette, y el remate no es sencillo. Al contrario de la crono de 2017, que era plana excepto por un repecho en Marsella, esta jornada tiene muchas inclinaciones, lo que la hace particularmente peligrosa.

Los grandes contrarrelojistas esperan al sábado, por lo que los escaladores como Kruijswijk y Nairo deben atacar hoy. No hay mañana. Si quiere alzarse en el podio de París el domingo, el de Cómbita debe sacar su mejor versión y, sobre todo, resistir. El Tour está listo, y Nairo prevé ataque: solo queda esperar que cumpla con su promesa.

Sigue Leyendo

deportes

Cortuluá se juega sus restos en Cartagena, ante el Real

deportes

Colombia debuta en el mundial femenino sub-17 ante Canadá

deportes

Medellín vs. Bucaramanga: ¡Promesa de goles en el Atanasio Girardot!

Destacados

Cúcuta Deportivo quiere ascender ante su público (y ayudar al Unión)

Medellín vs. Bucaramanga: ¡Promesa de goles en el Atanasio Girardot!

Colombia debuta en el mundial femenino sub-17 ante Canadá

¡Jesurún se decidió! Este es el DT elegido para ser el reemplazo de Pékerman

Santa Fe y Tolima abren la serie más atractiva en El Campín