La afición esperaba el regreso de Miguel Ángel Russo a la línea de cal y este no les falló. Ahí, al lado de su equipo, el DT argentino levantó la moral de Millonarios, consiguió un triunfo clave y de paso, le dio esperanzas en el duro grupo G.

Buen marco en el estadio El Campín, poniéndole el pecho al frío de la capital. En frente, Deportivo Lara. El equipo venezolano era una incógnita, porque a priori era el conjunto más débil de la zona, pero su triunfo sobre Independiente de Avellaneda en el debut hizo rever todo.

Russo se la jugó por aquellos jugadores que alcanzaron la estrella número 15. Con la nómina base, entre ellos el regreso de Juan Guillermo Domínguez, los embajadores no demoraron en ser dominadores del trámite del juego.

Lara hacía lo que podía, pero esa resistencia le duró 20 minutos. Allí, un desborde por derecha fue capitalizado por Ayron Del Valle, quien definió bien de centro delantero y el balón entró pidiendo permiso. El defensor no pudo sacarla antes de que cruzara la línea y ventaja azul.

Ayron estaba en su noche. La llegada de Russo le vino bien en su confianza, recobrando ese olfato goleador que tanto le ha faltado a los embajadores en el semestre.

A los 35 minutos, Del Valle calentó el clima en El Campín con un gol de suma calidad. Pase a lo profundo y sin pensarlo mucho, Ayron le pegó de aire, con el portero rival retrocediendo. Golazo y la victoria encaminada.

El equipo se fue al vestuario entre aplausos. No solo Russo recibió la aclamación, sino también los jugadores a los que se le destacó su entrega. Ahora, se necesitaba mantener la concentración para que no pasara nada extraño.

La presencia de Russo no permitió sorpresas en la segunda mitad. Millonarios continuó manteniendo el ritmo y por izquierda consiguió el tercer gol, otro de gran factura. Eliser Quiñónes se sacó la sal y de zurda marcó el tercero, con gol de pica barra. Juan Camilo Salazar la empujó, pero la repetición mostró que el gol siempre fue del puntero izquierdo.

Pero, la noche azul tenía un lucero más. Cerca del minuto 80, Ayron pidió derechos de autor de la pelota. En una jugada combinada entre Salazar y Del Valle, que empezó el mismo goleador, el joven no fue nada egoísta y le cedió el gol al artillero para que marcara su hat-trick.

Millonarios ganó, gustó y goleó… pero además revivió. En un grupo en el que también participan Independiente y Corinthians, los embajadores se treparon a la cima (con un partido más). Volvió la fe, volvió la moral, volvió Russo.

Sigue Leyendo

deportes

Manchester City vs. Lyon: el gran equipo de Guardiola hace su presentación

deportes

Real Madrid vs. Roma: se estrena el campeón de Europa

deportes

¡Empate sin altura en Bogotá! Pálido clásico entre Millonarios y Santa Fe

Destacados

¡Tenemos algo pendiente! Santa Fe y Millonarios paralizan Bogotá

¡Lamentable! Figura del fútbol argentino se comparó con Pablo Escobar

¡Repudiable comentario xenofóbico de periodista argentino contra futbolistas colombianos!

Falcao García con el AS Monaco recibe al equipo de sus amores, Atlético de Madrid

Barcelona inicia su camino por la orejona contra el PSV Eindhoven