El proyecto del Shanghái Shenhua es una debacle. El equipo chino, que se reforzó con el delantero argentino Carlos Tévez, haciéndolo el jugador mejor pago del planeta, y que se basó en el acompañamiento de los colombianos Fredy Guarín y Giovanni Moreno, no cumplió las expectativas. (Las declaraciones donde el Nuevo entrenador del Shanghái Shenhua habla mal de Guarín las consigue abajo)

Por eso, con la destitución del hasta el lunes entrenador Gustavo Poyet, y la llegada del interino chino Wu Jingui, los extranjeros están en el ojo del huracán.

El nuevo técnico no se anduvo con vueltas y en rueda de prensa atacó a los jugadores franquicia del plantel, entre ellos a los colombianos. Con nombre propio, Jingui apuntó hacia Fredy Guarín.

Para el asiático, el exjugador del Inter, al igual que Carlos Tévez, están pasados de peso. Por esta razón serán marginados del plantel para el remate de la Superliga china, a la que le faltan siete jornadas.

“Tévez está gordo, como lo está Fredy Guarín. Ellos serán informados de mis planes tácticos pero no los voy a elegir por ahora. No están listos físicamente. No están en condiciones de jugar. Si no estás en condiciones de dar el máximo cuando juegas, no hay sentido en elegirte”.

Shanghái Shenhua marcha en la duodécima casilla de la Superliga China, que lidera el Guangzhou Evergrande. Además, fracasó en la Champions League de Asia, donde no pudo clasificar ni siquiera a la fase de grupos, allá por febrero.

Sigue Leyendo

deportes

Presidente de la Dimayor reveló cuándo llegará el VAR a Colombia

deportes

Rafael Santos Borré, denunciado por agredir a una mujer en Argentina

deportes

Carlos Antonio Vélez, indignado con el homenaje de Iván Duque a José Pékerman

Destacados

Nacional ya sabe el técnico que quiere y van con todo para contratarlo

¡Lamentable! Figura del fútbol argentino se comparó con Pablo Escobar

El madrazo de Rigoberto Urán cuando aficionado se le subió a la bicicleta

Rafael Santos Borré, denunciado por agredir a una mujer en Argentina

Barcelona inicia su camino por la orejona contra el PSV Eindhoven