Todos queremos estar mejor, sin embargo, pocas personas logran definir con exactitud qué es “estar mejor”, ¿mejor que lo que estaban el año pasado o mejor que su compañero de trabajo o estudio? Quien no sabe lo que quiere nada puede llegar a tener, de la misma manera que quien no sabe para dónde va ya llegó a su destino.

Hazte la siguiente pregunta: ¿es esta la vida que quiero para el resto de mi vida?… ¿Es este trabajo, esta manera de usar mi tiempo, estas personas que me rodean y con quienes me relaciono, esta casa, esta manera de vivir lo que quiero para el resto de mi vida?…

Simplemente haz el ejercicio mental, ¿si tuvieras que cambiar algo en este momento, qué sería? ¿Dejarías que todo siga tal como está justo en este momento o hay cosas que te gustaría que fuesen diferentes?

Puedes no tener totalmente claro lo que quieres, y es normal, pero tan valioso como saber lo que se quiere es saber lo que “no” se quiere, las cosas que no quieres vivir o repetir, los errores que no quieres volver a cometer, los lugares donde no quieres volver a estar o las emociones que no quieres tener en tu vida. De hecho, un “NO” definitivo y determinante puede ser más poderoso que muchos “sí” que se dan por salir del paso.

De forma tal que si te haces las preguntas correctas, puedes ver qué es lo que necesitas cambiar en tu vida, y lo que debería seguir tras entender eso es algo que suena simple pero es lo más desafiante: ejecutar los cambios que deseas ver en tu vida.

Nada cambia porque sí, y solo la lluvia cae del cielo, si quieres ver un cambio en tu vida debes trabajar por lograrlo, buscando alternativas que te lleven a este o que te alejen de eso que no quieres. Si no encuentras por tus medios la manera, sigue el ejemplo de quienes ya lo hayan hecho, busca inspiración, orientación o consejo, pero no te quedes quieto.

Siempre estamos a dos cosas de una vida totalmente diferente a la que tenemos en este instante, la primera es una decisión y la segunda es una acción. Estoy seguro de que si te tomas un par de minutos para pensarlo, a tu mente vendrán con claridad los cambios que quieres para tu vida, las cosas que te gustaría fuesen diferentes, esa puede ser tu decisión; lo segundo que es acción depende de que te muevas, de que cambies de camino, que explores uno nuevo o que lo construyas, no mañana, no luego… hoy, aquí y ahora, porque la única garantía que tienes sobre tu futuro radica precisamente en lo que hagas hoy, de manera que la pregunta no es solo ¿qué quieres?, debes agregar ¿qué estoy haciendo por lograrlo?

Sigue Leyendo

columnas

Y tú, mujer, ¿rechazas el feminismo?

columnas

columnas

El verano de mi vida

Destacados

Así se ve en traje de baño la Señorita Santander que renunció por ser, supuestamente, "talla grande"

El verano de mi vida

Sí, todavía matan a una mujer cada tres días en Colombia

Elegía para Juan Camilo Arboleda

Y tú, mujer, ¿rechazas el feminismo?