Un decreto de la Alcaldía de Valdivia (Antioquia) buscará controlar una peligrosa 'epidemia' de juegos de azar en su municipio, que está afectando a los damnificados por la emergencia de Hidroituango: la tendencia a jugarse a las cartas, los dados u otros juegos de azar el dinero de subsidio que les entrega la EPM.

Este subsidio corresponde a una ayuda de cerca de 1'200.000 pesos mensuales, que EPM les entregó a las familias que debieron dejar Puerto Valdivia y trasladarse a albergues en otros municipios. A pesar de que este dinero está destinado para pagar arriendos, alimentación y otros gastos perentorios, muchos damnificados lo estarían, literalmente, jugando al azar.

De acuerdo con el decreto, se ordenará un cierre nocturno de los negocios con juegos de azar a partir de las 10 de la noche. La idea, según Caracol Radio, es evitar que los valdivienses malgasten su dinero en esta situación de emergencia y que se aprovechen los inescrupulosos de su tragedia, mientras se monitorea constantemente la situación en las montañas aledañas al proyecto y se busca una solución definitiva.

El decreto también buscará reducir los crímenes que han aumentado en el pueblo, sobre todo con la presencia del Eln en áreas aledañas. La circulación de motos se restringió desde las 10 de la noche a las 4 de la mañana, con este fin.

Sigue Leyendo

colombia

Duque y su giro de 180º sobre el proceso de paz con las Farc

colombia

La actriz que hizo de Antonella en Patito Feo sorprendió por su apariencia

colombia

"Fake news" en México: cómo un mensaje de WhatsApp llevó a un pequeño pueblo a quemar vivos a dos hombres inocentes

Destacados

Bohemian Rhapsody: quién es Mary Austin, el gran amor en la vida de Freddie Mercury que aparece en la película sobre Queen

Ruth Bader Ginsburg: por qué medio Estados Unidos entra en pánico cuando esta mujer se enferma

VIDEO: Así le fue al pastor que viajó a Bogotá para evangelizar prostitutas

La declaración de amor de Juan Diego Alvira que ganó suspiros en las redes

Curioso detalle en foto de Carlos Vargas da de qué hablar