13 colombianos que resultaron heridos luego de que el bus en el que se transportaban desde Cali hasta Perú como destino turístico chocara contra un campero y varias viviendas en Quito serán trasladados a la capital vallecaucana este viernes, según informó la Secretaría de Salud municipal.

Alexánder Durán, titular de la dependencia, aseguró que cuatro de ellos continuarán hospitalizados debido a que presentan fracturas y otras lesiones. Otro de los heridos con nacionalidad colombiana se quedará en Ecuador, pues sufrió un trauma craneoencefálico severo y debe permanecer en la Unidad de Cuidados Intensivos.

“Se llevarán a distintas clínicas de acuerdo con sus EPS. Afortunadamente todos están afiliados al sistema de salud. El protocolo está garantizado para que cuando los heridos lleguen a Cali haya unas personas encargadas de recogerlos del avión y llevarlos a la clínica correspondiente”, afirmó el secretario Durán.

Por otro lado, 6 familiares de las 19 víctimas mortales colombianas que hasta el momento aparecen en el reporte oficial viajarán hasta Quito a primera hora de este viernes en un avión de la Fuerza Aérea. El objetivo es que puedan reconocer los cuerpos de sus parientes para una posterior repatriación y ayuden con la identificación de los que aún no se conoce su identidad.

Dolor en El Guabal

El pasado miércoles, una de las calles angostas del barrio El Guabal tenía imágenes similares en cada esquina: mujeres con los ojos hinchados de tanto llorar, algunas con gafas oscuras para disimular el dolor; vecinos sentados en los andenes tratando de comprender cómo fue que así, literalmente de la noche a la mañana, fallecieron tantas personas de ese barrio que se habían dejado seducir por la idea de un paseo gratuito hasta Perú.

Quizá una de las postales más tristes tuvo como protagonista a un joven que en la mitad de la acera lloraba la muerte de su mamá y de su hermano en el accidente, con Jhonny Rivera y su canción ‘Es mi madre’ a todo volumen como banda sonora. Pero el dolor estaba en todos lados, incluso en las voces animadas de los líderes comunales que no frenaban su gestión para recoger pistas de las víctimas y enviarlas con la comisión de los 6 vecinos que viajarían auspiciados por el municipio.


Entre los caleños en el bus había personas de los barrios Camino Real, El Ingenio, San Judas, Ciudad Córdoba y El Morichal. La mayoría era de El Guabal.


“Elsy era mi cuñada, pero fue una niña que crie entonces la sentía como mi hija. No sé de dónde salió este viaje, de la noche a la mañana la invitaron a una excursión y ella se fue con varias vecinas del barrio. Tenía 42 años, era ama de casa y deja un hijo… Yo me voy a Ecuador a reconocer el cuerpo y a hacer gestión por las otras víctimas”, contó Darío Carmona, vecino de El Guabal.

Y esos, precisamente, son los grandes misterios: ¿quién organizó el viaje?, ¿con qué dinero se pretendían financiar las ‘vacaciones’ de las más de 40 personas que iban en el bus rumbo a Perú?, ¿Por qué no siguieron a ruta inicialmente establecida y se desviaron por Neiva, donde el vehículo estuvo varios días frenado por presuntas fallas mecánicas?

Todos los caminos conducen a Martha

A pesar de las dudas, el nombre que más se repite al indagar sobre la persona que estuvo a cargo de reunir a los interesados en la excursión gratuita es el de Martha González. Esta mujer, habitante del barrio El Guabal y quien según dicen los vecinos ya había organizado un viaje similar, sufrió golpes y quemaduras con el pavimento por el accidente y fue remitida al hospital Eugenio Espejo (sur de Quito).

Sin embargo, en una conversación de Martha con Blu Radio surgió otro nombre de la que sería la verdadera organizadora de la excursión: Claudia Jimena Orozco. También herida tras el choque, Orozco fue remitida al hospital San Francisco de Quito y 10 horas después consiguió la orden de salida. Hasta el momento, nadie sabe nada de su paradero.

“Nos salvó un milagro”

Aferrada a su fe en Dios, doña Graciela Fernández asegura que fue la oración diaria la que en algún momento le indicó que ella debía desistir de ese paseo al que planeaba ir con varios miembros de su familia. Aunque vive desde hace un tiempo en una finca, esta semana estuvo en El Guabal recordando a sus amigas de toda la vida que fallecieron en el accidente.

“(…) Panchita, que vivía en la 16; Elsa; María; Carmen, que crio a sus hijos a punta de venta de ropa y comida… A mí la que me invitó fue Martha, yo la conozco desde que ella era una niña aquí en el barrio. Pensaba ir con mi esposo, con mi hija, con mis nietos y con unos familiares, pero le oré a Dios y a lo último él me dijo que no fuera. Mis hijos desconfiaron porque ese viaje no tenía seguro ni nada”, comentó la señora.


$38 millones cuesta repatriar cada cadáver.


Más noticias de Cali y Colombia, aquí.

También le puede interesar:

 

 

Sigue Leyendo

Cali

Aprenda a combatir el estrés con ejercicio

Cali

Vecinos de Engativá protestaron por la llegada de venezolanos a campamento humanitario

Cali

Medicina Legal confirma las causas de la muerte del hijo de Jorge Pizano

Destacados

Shakira calla las críticas hacia su edad mostrándose al natural

¿El reinado estaba arreglado? El error en la transmisión que lo demostraría

¡Atención! Murió el productor y escritor de cómics, Stan Lee

El tsunami que puede afectar a Colombia y mataría a muchas personas

El caminado de la señorita Bolívar que causó carcajadas