Generar impactos ambientales positivos, cuidar los ecosistemas y promover la conservación de los recursos naturales renovables son algunas de las características que deberán tener los proyectos de emprendimiento y empresas consolidadas en Cali interesados en recibir la distinción de ‘Negocios Verdes’ por parte del Dagma.

Esta semana, la autoridad ambiental lanzó la ‘Ventanilla de negocios verdes’, una herramienta virtual en la que las organizaciones podrán postularse para conseguir este grado o conocer los procedimientos que deben implementar para que sus actividades estén acordes a los planes de conservación del medio ambiente que adelanta el municipio.

“Estamos hablando de 732 iniciativas que se han destacado por medio de la Cámara de Comercio o de ferias ambientales como posibles ‘negocios verdes’. Nos interesa que ingresen a la ventanilla y diligencien la información, que posteriormente evaluaremos con una matriz que definió el Ministerio de Ambiente”, dijo Marlyn Olave, jefe del grupo de Gestión Ambiental Empresarial del Dagma.

Si bien las más de 700 empresas identificadas en primera instancia cumplen con varios de los requisitos para ser ‘negocios verdes’, la entidad les brindará apoyo en la elaboración de planes para mejorar sus procesos en caso de encontrar alguna falencia. Además, quienes tengan ideas de emprendimiento podrán recibir asesoría desde la conceptualización.

Y aunque ser un ‘negocio verde’ no implicará ningún incentivo económico por parte del Dagma, las organizaciones que logren esta distinción se verán beneficiadas con impulso en campañas publicitarias que buscarán compartir sus acciones sostenibles con toda la comunidad. Aparte de esto, podrá ser una herramienta para conseguir participación en proyectos de entidades públicas.

“Esto es algo que toca directamente al sector empresarial, pero que indirectamente trae beneficios para todo el territorio porque queremos cuidar los recursos naturales renovables que nacen en la zona rural. En este planeta no vamos a estar siempre los mismos. Necesitamos estrategias de conservación para las futuras generaciones”, añadió la ingeniera Olave.


www.cali.gov.co/Dagma. Quienes requieran asesoría personal podrán acercarse a las oficinas del Dagma los miércoles de 8:00 a. m. a 12:00 m. y de 2:00 p. m. a 5:00 p. m.


Empresas que se perfilan como ‘Negocios verdes’

De la cocina al tanque de gasolina

El aceite de cocina usado pareciera no tener otro fin que desecharse y, cuando se hace mal, contaminar los ríos o los mares. Pero no es así. Desde hace ocho años, la Fundación Emprendimientos Ambientales recoge esta sustancia de restaurantes, colegios y unidades residenciales para convertirla en biodiésel por medio de un proceso químico. En otras palabras, producir un combustible ecológico para vehículos que contamina 70% menos que el diésel debido a que no contiene azufre.

“Creamos conciencia para que la gente haga una buena disposición del aceite usado. Hay quienes lo venden de nuevo para consumo humano y es muy dañino para la salud. Con unos aditivos, el biodiésel que fabricamos sirve como desmoldante en construcciones, o sea que ya no se tiene que usar aceite quemado de carro para que el cemento no se pegue a los moldes. Las grandes productoras de biodiésel usan aceite de palma, que es un aceite virgen… Nosotros empleamos el aceite usado”, dijo María del Carmen Cabrera, directora ejecutiva de la Fundación.

Actualmente, Emprendimientos Ambientales tiene una ruta que recoge, de manera gratuita, el aceite de cocina en 64 lugares de Cali. A todos les entrega un documento que certifica que están haciendo una disposición adecuada de ese residuo.

Construcción amigable con el entorno

¿Qué se puede hacer con los escombros además de arrojarlos a un botadero que crece sin cesar? Para la empresa Maecol, estos estorbosos desechos son la materia prima de estucos, pegantes para cerámica, morteros y otros materiales de construcción con los que hoy en día surten a un par de constructoras en Cali. Sus porcentajes de aprovechamiento oscilan entre un 65% y un 80%, cifra muy superior al 2% que exige la ley.

“Tenemos dos líneas: la tradicional y la ecológica. Nos damos a conocer con la tradicional, pero los clientes terminan comprando la ecológica porque es de igual calidad, de menor precio y mucho más amigable con el ambiente. Llevamos dos años con la empresa y hemos tenido muy buena aceptación de parte de constructoras medianas y pequeñas que quieren aportar a la construcción sostenible”, explicó Cristian Acevedo, gerente de Maecol.

Tres recicladores de oficio que trabajan por el sector en el que está la empresa se encargan de llevar los residuos de construcción. Otros ‘proveedores’ son los mismos clientes, que trasladan a la planta los escombros resultantes de sus obras para que se conviertan en nuevos materiales de construcción y no terminen relegados en una escombrera.


  • 357 empresas en Colombia han sido verificadas como 'negocios verdes', según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. 
  • “En este planeta no vamos a estar siempre los mismos. Necesitamos estrategias de conservación para las futuras generaciones”: Marlyn Olave, jefe del grupo de Gestión Ambiental Empresarial del Dagma.

Sigue Leyendo

Cali

Los resbalones de las señoritas Caldas y Bolívar que les restarán puntos

Cali

La candidata a reina que comparan con Michael Jackson por su nariz

Cali

Cuál de los superhéroes tiene los mejores poderes, según la ciencia

Destacados

¡Atención! Murió el productor y escritor de cómics, Stan Lee

Por este canal podrá ver el Reinado Nacional de Belleza

Bohemian Rhapsody: quién es Mary Austin, el gran amor en la vida de Freddie Mercury que aparece en la película sobre Queen

Así puede votar por su candidata favorita en el Reinado Nacional de Belleza

Ruth Bader Ginsburg: por qué medio Estados Unidos entra en pánico cuando esta mujer se enferma