El 1 de julio del 2017, la habitual rotación de los dígitos del pico y placa llegó acompañada de un cambio en el horario de circulación de vehículos particulares en Santiago de Cali: a partir de esa fecha, la restricción ya no sería de seis horas diarias sino de ocho, cuatro en la mañana desde las 6:00 a. m. y otras cuatro en la tarde desde las 4:00 p. m.

A pesar de que la medida está próxima a completar un año, sus efectos son casi imperceptibles. En horas pico, llegar pronto a cualquier destino parece seguir siendo una misión imposible. Además, en la búsqueda de opciones para hacerle el quite al transporte público, muchos caleños prefieren comprar un segundo vehículo y esto repercute en el aumento del parque automotor.

En esa misma fecha del 2017 empezó a ser efectiva una medida que no existía en ninguna otra ciudad. Se trató de la tasa por congestión, un pago mensual o anual que los propietarios de vehículos particulares podían hacer para estar exentos de la restricción del pico y placa. Si bien se esperaba que 14.800 propietarios pagaran el recargo, solo adhirieron 1632.

Ante los recientes rumores sobre la posibilidad de que a partir del 1 de julio del 2018 el pico y placa en Cali sea de cuatro dígitos diarios, es decir, que cada carro esté fuera de circulación dos días a la semana, el secretario de Movilidad, Juan Carlos Orobio, aseguró que esta medida aún no se puede considerar porque traería efectos negativos.

“Esta administración ha sido clara en que la prioridad es el mejoramiento del servicio de transporte masivo. Hasta que no tengamos un transporte con los niveles aceptables para los ciudadanos, no creemos conveniente incrementar la restricción a los vehículos particulares o a las motocicletas porque tendría resultados desfavorables frente a la movilidad.”, dijo el funcionario.

Además del mejoramiento del Mío, al que se destinan los recursos recaudados con la tasa por congestión, existen estrategias paralelas como el uso del carro compartido y la construcción de una red de cicloinfraestrura, con ciclorrutas y biciparqueaderos que motiven el transporte en bicicleta. Según la Secretaría de Movilidad, el promedio de personas que se movilizan en un carro en Cali es de 1,05, lo que sugiere que quedan cuatro puestos libres.

Por otra parte, entre enero y mayo del 2018 se pusieron 25.000 comparendos por incumplimiento del pico y placa en la capital vallecaucana, lo que convierte esta infracción en la segunda más frecuente en la ciudad después de la falta de la revisión tecnicomecánica. La multa por violar el pico y placa es de $390.615, equivalentes a 15 salarios mínimos diarios.

“El pago de la tasa por congestión ha tenido un crecimiento importante: en los primeros cuatro meses del 2018 aumentó un 37%. Las personas que han sido multadas por incumplir el pico y placa se dan cuenta de que les sale mejor pagar la tasa. Los problemas de movilidad los generamos entre todos y así mismo tenemos que buscar la solución.”, explicó Orobio.

Tren de cercanías, la salida

Para el ingeniero Rafael Flórez, especialista en transporte, la verdadera solución para los problemas de movilidad en Cali es implementar un tren de cercanías. En su concepto, medidas como el pico y placa extendido promueven que las personas compren más vehículos para circular sin restricción, algo a lo que podría responder el exagerado aumento de motos en la ciudad.

“A corto plazo, el pico y placa es la medida más adecuada porque al día siguiente de implementarse dejan de salir el 20% de los vehículos, pero a mediano y largo plazo causa el efecto contrario. En Cali tenemos la topografía y el espacio adecuado para un tren de cercanías, eso haría que la gente usara más el transporte público. También tenemos la topografía ideal para el transporte en bicicleta”, dijo el ingeniero Flórez.

Frente al pago de la tasa por congestión, cuyo valor es de $2.578.680 anuales o $214.890 mensuales, el experto aseguró que este podría ser el pago a cuotas de un segundo vehículo y que por eso la medida no ha tenido el éxito esperado por la administración municipal.

Para Juan Perdomo, conductor de transporte informal, el problema es que calles como la 14, la 16, la 13 y la Simón Bolívar desembocan en la misma zona y son las causantes del tráfico en el sur de la ciudad, especialmente en barrios como Valle del Lili. “A ese sector hay muy pocas entradas y siempre están congestionadas. La cantidad de carros que hay en Cali es impresionante, cada día se ven más”, contó.

Ante esto, la teoría del ingeniero Flórez es distinta: “La capacidad no está dada por las vías sino por las intersecciones de estas. En el sur hay dos intersecciones claves: la de la Pasoancho con carrera 100 en Unicentro y la de la calle 16 con carrera 100 en Jardín Plaza. Esos puntos son críticos y, mientras no se resuelvan, no va a servir nada de lo que hagan alrededor.”.


  • 702.171 vehículos hay en Cali.
  • 8 horas diarias será la restricción del pico y placa para el segundo semestre del 2018.
  • 25.000 multas se han puesto en lo que va del año por incumplir el pico y placa.

Sigue Leyendo

Cali

Con nueva propuesta del IVA, usted pagaría menos por un jean pero mucho más por una libra de carne

Cali

Colombia fue superada por Alemania en el ranking FIFA de septiembre

Cali

¡Estos son los nominados al Latin Grammy 2018! J Balvin, uno de los grandes favoritos

Destacados

¿No sabía que estaba en vivo? Vanessa de la Torre se despachó contra Claudia Elena Vásquez en video

¡Amparo Grisales se emberracó con imitador de 'Yo me llamo'!

Shakira es criticada por 'pinta' que utilizó para recoger a sus hijos

¡El oscuro pasado de Pipe Bueno que pocos conocían!

Exmánager de Eileen Moreno y Alejandro García involucrado en nuevo escándalo