Esta semana se conoció la noticia de un hogar infantil en Popayán (Cauca) en el que sus 65 niños recibían maltrato físico por parte de las cuidadoras.

Según las investigaciones, las dos mujeres a cargo les quemaban las manos, los obligaban a meter las cabezas al sanitario y les cortaban el cabello a las niñas a modo de castigo.

Le puede interesar: Les metía la cabeza al sanitario: así torturaba una monja a los niños de su hogar infantil

Y aunque eran reconocidas en la ciudad, pues siempre vestían sus hábitos, la Fiscalía pudo establecer que no pertenecían a ninguna comunidad religiosa.

Las agresoras fueron identificadas como Sor Inés Pérez, de 72 años y directora del hogar, y Rosa Elvira Tróchez, una mujer en condición de discapacidad que colaboraba en el sitio.

De acuerdo con el director del ICBF regional Cauca, James Ruiz, el hogar Renacer Santa Clara ya había sido cerrado en dos oportunidades, pero seguía en funcionamiento.

“Necesitamos el apoyo de la Secretaría de Gobierno del municipio para que, de manera definitiva, se cierre ese albergue”, le dijo el funcionario a Noticias Caracol. 

Este lugar atendía a niños que habían sido víctimas de desplazamiento forzado.

Las agresoras fueron capturadas y están siendo procesadas por el delito de tortura agravada, aunque no aceptaron los cargos.

Por su parte, la Fiscalía anunció que iniciará el proceso de extinción de dominio.

Más noticias de Colombia, aquí.

También le puede interesar:

Sigue Leyendo

Cali

Crean petición en Change.org para que "el concejal Marco Fidel Ramírez trabaje"

Cali

Currículum escrito a mano de joven que buscaba trabajo se ha vuelto viral

Cali

Luis Caputo renuncia como presidente del Banco Central de Argentina: qué significa la movida en pleno paro nacional y con Macri en Nueva York

Destacados

Las sentidas palabras de apoyo de Claudia López a Mónica Rodríguez

¿Comienzan las renuncias en 'El desayuno' de RCN?

Los ‘problemitas’ que no dejan que el metro se eleve

Lina Tejeiro muestra su nuevo y lujoso apartamento

El error de Caracol que no le perdonaron los televidentes