La cultura ciudadana se raja en TransMilenio. Los colados, la obstrucción de las puertas, el no hacer fila, empujar, comer, entre otros comportamientos dejan muy mal parado al sistema y a los ciudadanos.

A esto se le suma el incremento y falta de soluciones frente a las ventas ambulantes en TransMilenio.   

Por tanto, la Comisión de Gobierno del Concejo de Bogotá realizó un debate de control político sobre los colados y la cultura ciudadana en TransMilenio.

En esta ocasión, el debate estuvo a cargo de la bancada Alianza Verde. Durante la discusión, el concejal Jorge Torres advirtió que según Bogotá Cómo Vamos, en los últimos tres años, solo uno de cada cinco bogotanos se siente satisfecho con TransMilenio, no obstante, esta cifra no concuerda con la medición del sistema, que indica un nivel de satisfacción del 60%.

Asimismo, el cabildante señaló que el dinero invertido por la Administración Distrital, desde 2016, para temas de cultura ciudadana en TransMilenio, asciende a los 20.000 millones de pesos, que entre otras cosas se destinó para la campaña del pato, que buscaba generar conciencia de las consecuencias negativas de la evasión del pasaje.

“La pregunta que nos formulamos es quién paga el ‘pato’ del fracaso de la estrategia de cultura ciudadana en TransMilenio, porque lamentablemente se han invertido 20.000 millones de pesos en lo corrido de esta Administración. El grueso se ha invertido en una campaña que la mayoría de bogotanos escucharon, que es la del pato, pero que lamentablemente en las mediciones que se realizaron, no tuvo ningún efecto, ningún impacto y no se transformaron los comportamientos”, enfatizó Torres.

Por otro lado, el concejal Hosman Martínez sostuvo que las causas de evasión no son los problemas económicos de las personas, sino la falta de educación y cultura ciudadana para acatar las normas.

A su turno, la concejal Lucía Bastidas sostuvo que la situación de los colados del sistema se debe a la falta de convivencia ciudadana, respeto por lo público y a un efecto de masa, en el que las personas sienten que siguen pagando el costo del tiquete, mientras otros lo evaden.

Entre tanto, el cabildante Edward Arias agregó la importancia de evaluar la posibilidad de otorgar gratuidad en el pasaje de TransMilenio a los estudiantes y las personas de estratos 1, 2 y 3.

¿Hay alternativas?

En menos de una hora, en un bus de TransMilenio, se suben unos cinco vendedores ambulantes. El recorrido fue desde la estación de Toberín hasta El Tiempo-Maloka. Ese es el pan de cada día de los usuarios del sistema masivo de transporte, pero también es el medio de supervivencia para cientos de personas en esta ciudad que no encuentran otra alternativa.

Sin embargo, TransMilenio tiene el deber de controlar las ventas ambulantes dentro del sistema y el Distrito de ofrecerles alternativas a quienes se dedican a la venta de mecato y otros productos.

De hecho, TransMilenio le comentó a PUBLIMETRO que “con la Secretaría de Desarrollo Económico y con el Instituto para la Economía Social (Ipes) se han hecho mesas de trabajo para diseñar programas de capacitación y opciones de empleo a los vendedores ambulantes. Incluso se han hecho ferias de empleo y se realizarán dos muy importantes a finales de este mes y en julio. Por otra parte, con la Policía se viene trabajando en ese tema porque el manual del usuario de TransMilenio prohíbe las ventas ambulantes”.

Precisamente hablamos con la Policía de Bogotá (ver recuadro) para despejar varias dudas sobre el control no solo de las ventas ambulantes, sino de los colados, algo en lo que TransMilenio siempre se ha rajado y de lo que parece que los usuarios seguirán pagando el ‘pato’.


PREGUNTA Y RESPUESTA

Mayor Juan zambrano: Comandante (e) Policía  de TransMilenio

¿Qué se está haciendo para controlar las ventas ambulantes?

Hay que decir primero, que nosotros hemos recuperado el espacio en las estaciones Jiménez, Ricaurte y portal del Norte, entre otras, porque eso era un mercado persa. Si se compara con lo que había anteriormente, porque vendían ropa hasta usada, ahora se observa que el espacio ha sido recuperado totalmente. Claro que existen vendedores ambulantes, porque mientras la Policía no está, ellos aprovechan para hacer sus ventas.

Ellos (vendedores ambulantes) conocen la norma y nosotros en este momento trabajamos con el Código Nacional de Policía, el artículo 140, numeral 4, habla del espacio público, de las conductas que afectan al espacio público. Nosotros trabajamos con ese artículo y frente a todos esos numerales lo aplicamos. Normalmente, al vendedor ambulante se le aplica el que mencionamos anteriormente.

Hacemos un requerimiento, le decimos al vendedor ambulante que el espacio de TransMilenio no es público, que está destinado para el uso público y el servicio de transporte, pero no es público. Al vendedor se le hace la advertencia, se realizan campañas pedagógicas, pero cuando es reincidente, aplicamos el Código de Policía y generamos un comparendo, porque es la inspección de Policía la que pone la multa. Frente a lo que comercializan, se hace una incautación y ellos pueden ir a reclamarlo, pero si son alimentos perecederos, se destruyen.

Al vendedor ambulante se le ofrecen también otras herramientas y alternativas, de acuerdo a los programas que tiene la Alcaldía. Es decisión de la persona si acepta.

¿Tienen identificadas las estaciones de TransMilenio

en donde hay más

vendedores ambulantes?

Casi siempre es donde hay mayor flujo de personas, es decir, en Ricaurte y en Avenida Jiménez, porque manejan una alta densidad de usuarios en el sistema. Además, estas son estaciones interconectoras y gran parte de las personas utilizan estas estaciones para hacer trasbordos. La que tiene mayor flujo es la Jiménez, porque además de estar en un sector muy comercial, es una de las que más usa la comunidad.

Entre los portales, los que mayor complejidad tienen debido al tránsito de ciudadanos son portal Tunal, Usme y Américas. Esos son los más complejos y en donde tenemos varios vendedores ambulantes que aprovechan la mañana para realizar sus ventas.

De hecho, los vendedores ambulantes migran y se trasladan a otras estaciones, son una población flotante y por eso usan las rutas. Muchos de ellos pagan su pasaje y son respetuosos con los policías, porque conocen la norma.

¿Qué pasa con los colados?

Acá es fundamental la aplicación del Código Nacional de Policía. Se le pone un comparendo al usuario que entre indebidamente al sistema (artículo 146 sobre los comportamientos en el sistema de transporte), que evada el pago del transporte, y que salga y entre por lugares que son de uso peatonal.

¿Cuántos comparendos se han impuesto este año por colados?

Este año hemos puesto 6732 comparendos a quienes ingresan de manera indebida. En total, hemos impuesto 10.902 comparendos y el 62% son por colados, este es un porcentaje promedio, es un número muy alto y al día pueden haber más personas. Esos comparendos tienen multa tipo 1 y 2; por ejemplo, por evadir el pago, el código menciona una multa de 208.000 pesos.

Sin embargo, estamos desarrollando cursos pedagógicos dentro del sistema en el portal 20 de Julio, portal Tunal, en el portal de la 80 y en el portal de las Américas. De hecho, la norma sugiere que si la persona hace el curso pedagógico, puede ser exonerado del cobro cuando es multa tipo 1 y 2; y puede recibir el 50% cuando es una multa tipo 3 o 4. Pero esto lo valida el inspector de Policía.

¿En qué han funcionado las barreras perimétricas ubicadas afuera de algunas estaciones?

Estas barreras perimétricas sirven para evitar el efecto rebaño, que es cuando un individuo guía a su grupo a colarse masivamente en el sistema como ocurre, por ejemplo, en la estación Molinos.

El efecto masivo es limitado con estas barreras. Además, en los jóvenes se volvió jocoso desafiar a la Policía, porque a veces no lo hacen por necesidad, sino por desafiar a las autoridades.

¿Tienen cifras de cuántos colados van este año?, ¿cuáles son las estaciones en las que más se suben sin pagar el pasaje?

La primera pregunta es difícil de responder, porque no tenemos un método para medirlos. De estaciones podemos hablar de Socorro, Santa Lucía y Molinos como las más afectadas; y Avenida Jiménez por el lado de la carrera 13 porque es peatonal. |PUBLIMETRO

Sigue Leyendo

Bogotá

Los tres jugadores a los que intentó agredir Rafael Pérez en Curitíba

Bogotá

Los cuatro jugadores de Nacional que podrían partir rumbo a Argentina

Bogotá

En Colombia fueron asesinados 164 líderes sociales entre enero y noviembre

Destacados

¡Atención! Leonardo Espinosa es elegido nuevo fiscal ad hoc

Día de marchas estudiantiles y ciclovía nocturna: este será el recorrido de cada una

Estos fueron los memes que dejó la presentación de Julio Jaramillo en Yo me llamo

Así transcurren las marchas estudiantiles de este jueves en todo el país

¡Euforia! Esta fue la mejor presentación de la noche en 'Yo me llamo'