La Personería de Bogotá presentó este viernes un informe en el que determinó que el 81% de las estaciones de servicio analizadas por el organismo tienen errores en sus calibraciones. Estos errores, aunque pequeños en el impacto para cada usuario, acumulan casi $5.500 millones anuales.

Según la Personería, en 118 de las 145 estaciones analizadas se encontró que la calibración permitía que los surtidores entregaran entre 94 y 98 pesos de menos en cada operación de venta de combustibles.

“El Ministerio Público Distrital realizó una muestra a 145 estaciones de servicio de combustible determinando que 118 no cumplen con la métrica legal, es decir, los surtidores no se encuentran ajustados y calibrados”, cita el informe.

Este porcentaje equivale al 81% de las estaciones de servicio de la ciudad. Aunque estos fallos pequeños no tienen un efecto tan notable en cada tanqueada, la acumulación de estas pequeñas fallas se convierte en un negocio productivo para cada bomba. En promedio, cada estación estaría recibiendo unos 5 millones de pesos mensuales de más.

Cabe recordar que la gasolina ha aumentado fuertemente en Bogotá, donde las cerca de 400 bombas de la ciudad venden su combustible a un valor promedio superior a los 9.000 pesos. En la ciudad hay matriculados 2'182.578 vehículos entre automóviles particulares y motocicletas, sin contar a los vehículos de servicio público.

Más noticias de Bogotá y Colombia aquí

 

 

Sigue Leyendo

Bogotá

Denuncia anónima permitió la captura de un hombre que por siete años maltrató a su pareja

Bogotá

Presidente de la Dimayor reveló cuándo llegará el VAR a Colombia

Bogotá

La nueva sanción pedagógica a los colados en TransMilenio: trapear las estaciones

Destacados

Por esta razón final del 'Desafío súper humanos' fue criticada

¿Final del 'Desafío súper humanos' ya estaba grabada?

Olímpico se convirtió en el ganador del 'Desafío súper humanos' 2018

A cuál programa le va mejor en rating: ¿'Muy buenos días' o 'El desayuno'?

Habló uno de los testigos que vio lo ocurrido entre Eileen Moreno y Alejandro García