Una serie de denuncias que han llegado a la Personería de Bogotá han llenado de preocupación a las autoridades locales. Aparentemente, las bibliotecas infantiles de la red pública de la ciudad estarían siendo campo de encuentro de “depredadores sexuales” y abusadores de niños.

Así lo denunció a Blu Radio la personera distrital, Carmen Teresa Castañeda, que anunció que entre las bibliotecas que estarían afectadas se encuentran las del Tintal y otras en el sur de la ciudad. Así mismo, centros comerciales en las localidades del sur de Bogotá estarían afectados.

En estos sitios se reunirían, según Castañeda, “una especie de depredadores sexuales que atentan contra menores de edad” aprovechando los descuidos de sus padres, en especial en los baños.

Los acusados de estas depravaciones, según las denuncias, “se ponen citas a través de redes sociales y se ponen de acuerdo para llegar a estos lugares. Entran a los baños, hacen actos obscenos, exhiben sus genitales y tratan de coger a menores de edad”, afirma la alta funcionaria.

A pesar de estas alertas, la Personería de Bogotá dio un parte de tranquilidad, aunque advirtió a los padres de que deben tener cuidado con sus hijos. “Hemos hecho requerimientos especiales a la Policía Metropolitana de Bogotá, a la directora de fiscalías y Secretaría de Cultura para que hagan un énfasis con seguridad privada”, aseguró Castañeda.

Más noticias de Bogotá aquí

Sigue Leyendo

Bogotá

Reportan que un hombre se habría quitado la vida en la Torre Colpatria

Bogotá

Johanna Fadul reveló algunas lesiones en su rostro por las cuales tuvo que recibir tratamiento

Bogotá

La alegría de la nostalgia, según Adriana Lucía

Destacados

Escena de 'La ley del corazón' 2 dejó en shock a televidentes colombianos

Por burlarse de imitador de 'Yo me llamo', Amparo Grisales fue tendencia en redes

La millonada que se llevó Greeicy Rendón por ganar reality mexicano

Shakira es criticada por 'pinta' que utilizó para recoger a sus hijos

Exmánager de Eileen Moreno y Alejandro García involucrado en nuevo escándalo