El 9 de abril de 1948, día de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán, Mario Convers estaba en su hacienda en Suaita, Santander. Tenía 18 años y era estudiante del colegio San Bartolomé, que aún queda una cuadra arriba de la Plaza de Bolívar, en el centro de la ciudad. Jorge Eliécer Gaitán y el Bogotazo

Para esa época le habían dado 20 días de receso escolar y decidió pasarlos en el campo, mientras que sus padres, liberales, se quedaron en Bogotá en su casa que quedaba en la calle 32 con carrera 13. Jorge Eliécer Gaitán y el Bogotazo

Ellos fueron testigos de lo que ocurrió ese día en el que la historia de este país se dividió en dos, pero Mario entró en ese nuevo capítulo dos días después, 11 de abril, cuando empezaron a llegar las noticias por radio al pueblo y los liberales, los gaitanistas, protestaron. Jorge Eliécer Gaitán y el Bogotazo

“Estaba en la hacienda y no presencié ninguno de los actos. Todo nos tocó escucharlo por radio, en episodios cortos contaban el movimiento subversivo o de la protesta del pueblo. Fue cuando regresé a Bogotá que me di cuenta lo que pasaba. Pero en el pueblo la gente sí comentó y manifestó su desagrado porque eliminaron al candidato presidencial, pero no hubo disturbios ni nada que lamentar, fue muy pacífico. Como no hubo emisoras que promulgaran la violencia como en otras partes del país, pues el pueblo estuvo muy tranquilo, muy quieto”, comentó Mario a PUBLIMETRO recordando lo apático que era a la política en ese tiempo.

Jorge Eliécer Gaitán y el Bogotazo


“Fue cuando regresé a Bogotá que me di cuenta lo que pasaba. Pero en el pueblo la gente sí comentó y manifestó su desagrado porque eliminaron al candidato presidencial”


La llegada de Mario a Bogotá lo marcó porque se dio cuenta de la magnitud de la muerte del líder liberal: “Vi los desastres y tranvías incendiados en la Plaza de Bolívar, hubo saqueos por toda la carrera Séptima, sobre todo en ese comercio de polacos porque ellos vendían vestuario. En San Victorino saquearon las ferreterías y por la calle 15 se veían tranvías incendiados”, recuerda. Jorge Eliécer Gaitán

Si bien la familia de Mario era liberal, “no simpatizaban con la alcaldía de Gaitán porque él había sido alcalde y le tocó retirarse por la protesta de los choferes, y eso causó una desilusión en la corriente política liberal. Es que Gaitán con sus peroratas políticas exaltaba a la gente, pero no las llevaba a la realidad”, aseguró. Jorge Eliécer Gaitán

Hasta el día de hoy, Mario Convers, con 88 años, se dice liberal, y recuerda como si fuera ayer “que en ese momento el partido Liberal estaba fraccionado con la candidatura de Gabriel Turbay. En mi casa llegaron a la conclusión de que el asesinato de Gaitán había venido de la presidencia, del círculo político que estaba al mando que era el conservador”.

Jorge Eliécer Gaitán

Mario también se acuerda que los días posteriores al asesinato de Gaitán en su casa tuvieron que racionar la comida, “es que por todo el alboroto tocó hacer eso porque no se podía salir a la calle y se aprovecharon y subieron los precios de los alimentos, entonces nos tocó racionar. La gente estaba muy nerviosa por el desabastecimiento”.

Mario, ahora sí muy afín a la política y con mucho ánimo de tener una larga conversación sobre el tema, asegura que “en mi casa somos liberales, aún soy liberal, pero estoy desilusionado porque el partido Liberal se acabó, lo enterraron Serpa y Samper, esos son los verdaderos sepultureros del partido Liberal”. Jorge Eliécer Gaitán

MÁS SOBRE JORGE ELIÉCER GAITÁN 

 

 

 

Sigue Leyendo

Bogotá

Ejército frustra atentado terrorista en el departamento del Cesar

Bogotá

Las infartantes fotos de Carolina Cruz para incendiar las redes en viernes santo

Bogotá

Quien rechaza a los homosexuales "no tiene corazón humano": papa Francisco

Destacados

Con solo un mes desde su apertura, el mar rosado de Colombia ya está lleno de basura

Esta sería la condena que podría enfrentar el hombre que discriminó pareja homosexual en C.C. Andino

¡Pilas! Esto es lo que miran los ladrones antes de atracar a sus víctimas

Jason Momoa, 'Aquaman', se quitó la barba

Gato muere tras aberrante caso de abuso sexual