La directora de Coldeportes, Clara Luz Roldán, salió al paso de las críticas que el clavadista mexicano Rommel Pacheco emitió alrededor de las condiciones de la Villa Centroamericana.

“La Villa Centroamericana es excelente”, dijo Roldán a Pacheco quien se mofó a través de las redes sociales de la ducha, del techo y lo pequeño de los apartamentos.

Roldán admitió que se presentó “un impase y fue que hubo una explosión de un transformador”.

De esta situación, Roldán que  admitía que era  una situación difícil estar “sin aire acondicionado en este clima”. “Sobre todo deportistas de México que vienen de un país muy desarrollado, que pueden en un momento determinado haber sentido alguna molestia”.

Señaló también que “ese deportista (Rommel Pacheco) cuando se vaya va a pedir disculpas y va a decir que Barranquilla lo atendió bien. Le va a decir al mundo que Colombia es un país preparado”.

También por redes sociales, contrario al concepto del clavadista mexicano, se declaró el técnico de la selección venezolana de fútbol, Rafael Dudamel, quien elogió las condiciones de la Villa Centroamericana y agradeció al alcalde el logro del lugar que se construyó para albergar a los deportistas.

El deportista se quejó en sus redes sociales y aseguró que la Villa tenía “precarias condiciones”.

“Los cuartos aquí en la villa provisional, son como una cárcel”, lamentó Rommel Pacheco.

Sigue Leyendo

Barranquilla

La verdadera historia de cómo ingresó el carro bomba a la General Santander

Barranquilla

El triste sueldo de un vendedor de Bonice en nuestro país.

Barranquilla

El impacto del atentado terrorista en Bogotá llega al campo internacional

Destacados

El error de Juan Diego Alvira en el cubrimiento del atentado de la Escuela General Santander

El tuit del hijo de Uribe por el que lo catalogan como "asco de persona"

Caso de la mujer que murió luego de caer de una estación de TransMilenio sigue en impunidad

Pacquiao vs. Broner: el resurgir de Manny

"Soy inocente": acusado por Fiscalía de atentado contra la Escuela de Cadetes