En el centro de Barranquilla fue creado una especie de oasis improvisado, donde conviven pacíficamente, patos, burros, vacas y pavos reales con figuras en tamaño natural, que recrean el nacimiento del niño Jesús.

El pesebre, que fue creado por la unión de comerciantes y agremiaciones del sector, ocupa toda la plaza del Paseo Bolívar, unos 3.300 metros cuadrados de decoración navideña, que se roba toda la atención de los transeúntes, quienes visitan esta nueva atracción, que por primera vez, se organiza en esta zona.

 

 

 

 

Las figuras están dispuestas a escala natural, donde se destacan, camellos, un mercado público, ovejas y jóvenes damas saludando desde los balcones del pueblito de Belén que fue escenificado. Todas las efigies y personajes fueron elaboradas en material reciclado junto a un lago simulado y tres reyes magos en sus camellos de 3 metros de altura.

En el lugar se llevará a cabo hasta el 24 de diciembre, la tradicional Novena de Aguinaldos, que reza todos los días desde las 5 p.m. y que se ha convertido en un plan de vacaciones para locales y turistas.

 

 

 

 

 

 

El pesebre, incluso a dejado como telón de fondo la figura de Simón Bolívar y ahora protagoniza este tradicional espacio de la Arenosa.

 

Sigue Leyendo

Barranquilla

Con este video, la Fiscalía ya tiene identificado al culpable de la bomba molotov en RCN Radio

Barranquilla

"Mamá, lo siento por esto": las desgarradoras últimas palabras de niño de 5 años con cáncer que falleció en los brazos de su madre

Barranquilla

Turistas graban a extrañas criaturas en misterioso ritual en pleno mar en Tailandia

Destacados

Bohemian Rhapsody: quién es Mary Austin, el gran amor en la vida de Freddie Mercury que aparece en la película sobre Queen

Ruth Bader Ginsburg: por qué medio Estados Unidos entra en pánico cuando esta mujer se enferma

VIDEO: Así le fue al pastor que viajó a Bogotá para evangelizar prostitutas

La declaración de amor de Juan Diego Alvira que ganó suspiros en las redes

Curioso detalle en foto de Carlos Vargas da de qué hablar