Una ciudad hace que la ‘China Roja’ se transforme en ‘verde’

Ecología. La urbe ecológica de Tianjín, en China, planea convertirse en la más grande del mundo, pero escasea en residentes

Por Publimetro Colombia

Cuesta imaginarse que un lugar perdido en medio de tierras salinas, entre una gran zona industrial y un contaminado mar, es el sitio elegido para construir el futuro de una ciudad urbana en China.
 
Pero es cierto. La primera ciudad ecológica de China se está haciendo a unos 150 kilómetros al este de Beijing. Para el año 2020 se espera que 30 kilómetros cuadrados sean el hogar de unos 350 mil chinos con conciencia ecológica.
 
¿Qué tan especial es la ciudad ecológica de Tianjín? Por supuesto, no es algo tan revolucionario como lo vende la propaganda local, con todas esas fachadas coloridas. Sin embargo, los esfuerzos ecológicos son significativos.
 
En este lugar no habrá grandes edificios de vidrio como los que se pueden ver en China y cuyo consumo de energía es colosal. Todos los edificios en Tianjín serán con pequeñas ventanas y paredes más gruesas para mantener el calor.
 
También tiene como objetivo reducir las distancias entre la oficina y el hogar y atraer empresas que producen carbono natural a la ciudad. La firma más grande de animación de China, que vende sus caricaturas de al Medio Oriente, Indonesia, Irán y, ahora, a Portugal, reubicó sus oficinas en esta ciudad.
 
Los folletos que promocionan la ciudad ecológica se jactan de tener los apartamentos en los que las personas podrán encontrar “las máquinas de lavar, los inodoros y las bañeras más ahorrativas”. Debido a la masiva inversión de la ciudad para tratar el agua contaminada, el precio de ésta en la zona se ha duplicado en comparación al año pasado. Así que los residentes no querrán desperdiciar agua de ninguna manera.
 
“Nuestra meta principal aquí es lograr producir 20% de la electricidad a través de energía renovable, tal cual se lo propusieron los mercados europeos para 2020”, dijo Yan Xu, una de las gerentes del proyecto.
 
Esta funcionaria local de buen corazón, trabaja como negociadora entre los ambiciosos promotores y los investigadores con conciencia ecológica.
 
“Instalamos grandes páneles solares alrededor de toda la ciudad y esperamos que pronto estén conectados a la red. La mayoría de los techos de los edificios ya tienen instalados un sistema de solar de calentador de agua. Desafortunadamente, el resto de la electricidad viene de las centrales eléctricas de Heilongjiang, ubicadas en el noreste de la China”, dijo Yan Xu. La electricidad generada a nivel local va directamente a las zonas industriales.
 
Mientras el Gobierno central se ha comprometido con seguir creando este tipo de ciudades alrededor del país, pequeñas mejoras podrían hacer una gran diferencia en una nación donde la construcción es una de los principales rubros de crecimiento. Se dice que la mitad de las grúas del mundo están en China.
 
Sin embargo, el éxito de Tianjín aún no se ha demostrado. “El mes pasado vendimos solamente seis apartamentos. Molinos de viento o páneles solares no harán que las personas quieran venir acá. También tendrá que ser un lugar cómodo y con precios al alcance de las personas”, dijo Hailowng, una joven agente de bienes raíces.
 
Su equipo de venta de bienes inmuebles negocia apartamentos completamente amoblados entre ocho mil y diez mil yuanes por metro cuadrado (entre 1.200 y 1.500 dólares). Los objetivos de ventas aún no han sido alcanzados.

MWN
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo