Las promesas que no logró cumplir la administración de Federico Gutiérrez

Al alcalde de Medellín le está llegando la hora cero y algunas de las propuestas que fueron fundamentales en campaña no las podrá cumplir.

Por Ariadne Agamez Lombana

En pocos meses llega el final de la administración de Federico Gutiérrez, quien llegó a la Alcaldía como candidato del movimiento independiente Creemos, luego de haber sido candidato por el Partido de la “U” en las elecciones del 2011.

Sus principales banderas estaban enfocadas en mejorar la seguridad, la convivencia y la movilidad, este último con la construcción del Tranvía de la 80. “Queremos y vemos una Medellín a diciembre 31 de 2019 más segura, más legal y más equitativa”, decía en su programa de gobierno.

Varios expertos consultados por PUBLIMETRO analizaron esos aspectos y determinaron qué faltó, cuál es la situación actual y los retos para el próximo alcalde de la ciudad.

Seguridad

Fernando Quijano, presidente de la ONG Corpades, destacó que el principal problema que tuvo la administración fue basar su estrategia de seguridad en la persecución de los cabecillas de las principales bandas criminales.

“Basó su estrategia de seguridad en la captura, decomiso y control. El alcalde aportó para las capturas, porque quien captura es la Policía y quien judicializa es la Fiscalía, pero digamos que las lideró. Pero no dio el paso para el desmantelamiento de La Oficina o de las bandas. ¡Ni una sola banda está desmantelada en Medellín!”, dijo Quijano a PUBLIMETRO.

El experto sí reconoce que con las capturas de los cabecillas se logró golpear a las estructuras, pero estas siguen operando con la misma fuerza. “Tocaron a los jefes militares de La Oficina, pero no a La Oficina, porque esta sigue 100% intacta. Lo único que tiene es que está renovada en las jefaturas militares”, agregó.

De acuerdo con los datos de la Secretaría de Seguridad de Medellín, hasta la fecha se han capturado a 156 cabecillas de Grupos de delincuencia organizada, más de 400 coordinadores y más de 3500 integrantes.

Otro aspecto que considera Quijano que fue un fiasco fue la lucha contra la extorsión, el tráfico de drogas y el ‘pagadiario’. “A pesar de tener propuestas, todo eso se fortaleció. El crimen hoy está más consolidado que antes. A todos nos dijeron que las capturas iban a ser el fin de La Oficina, lo que nunca dijeron es que esos no eran  los jefes, que solo eran jefaturas militares”.

Al próximo mandatario le queda la tarea de saber qué hacer con los problemas de fondo como: el ‘pagadiario’, el tráfico de drogas, en las más de 800 plazas de vicio; la extorsión, el contrabando, la explotación sexual y la connivencia de sectores de la fuerza pública con el crimen urbano.

La pregunta que deja Quijano sobre la mesa es: “¿qué van a hacer con 350 bandas, con La Oficina, con las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, con los verdaderos jefes del crimen organizado? o ¿siempre nos vamos a dedicar a perseguir bandas?”.

Paz y convivencia

Luis Guillermo Pardo, exasesor de Paz de Medellín y Antioquia, presidente de la ONG Centro de Consultoría de Conflicto Urbano C3 y candidato al Concejo de Medellín por la Alianza Verde, se refirió a lo que representa el trabajo con las comunidades y lo que impacta en la convivencia.

“Hay que sentar un principio y es que ninguna estrategia de seguridad funciona si no hay una estrategia de paz que la complemente. Como decía Jaime Bateman Cayón, ‘la paz no es el silencio de los fusiles, ni el silencio de las armas. La paz es inversión social’. Eso es lo que no se ha hecho y por eso ha fracasado”, dijo Pardo a PUBLIMETRO.

El especialista explicó que muchos de los jóvenes que fueron víctimas de las bandas criminales en sus barrios, ya se convirtieron en victimarios. “Ahora son ellos los que cobran vacuna para el jefe que está en la cárcel y para el jefe que está manejando el combo en el territorio”.

Pardo afirmó que si los homicidios bajaron en los últimos meses no fue por acción de la administración, sino por pactos entre los combos. “Las estructuras grandes de La Oficina llegaron a un acuerdo de parar los homicidios y los enfrentamientos en el microterritorio. No lo resolvió la Alcaldía ni la Policía, que no digan mentiras”.

Hasta el 23 de octubre de 2019, según el Informe del Sisc, Sistema de Información para la seguridad y la convivencia, se reportaron 502 homicidios en Medellín, de los cuales 272 casos están relacionados con grupos delincuenciales organizados. Sin embargo, hasta la fecha hay 124 muertes violentas sin categorizar.

El especialista considera que “el próximo alcalde debe crear la Asesoría de paz y convivencia en Medellín, reevaluar el servicio y función de la tecnología y promover las mesas de paz en las cárceles de Antioquia, para que los jefes de combos, de grupos ilegales de La Oficina, que quieran replantear su caminos, nos ayuden a construir la paz”.

Visión ciudadana

Luis Alfonso Yepes, líder ciudadano de Medellín, dijo que Gutiérrez lo primero que prometió en campaña fue seguridad y lo que se esperaba era que cumpliera las metas que están planteadas en el Plan de Desarrollo.

“Evidentemente las metas de seguridad no se cumplieron, en particular la de lograr una reducción de los homicidios, porque aumentó cada año y para este sigue siendo una cifra muy alta. Esto significa que dejamos aplazada la protección de la vida”, dijo Yepes.

Yepes considera que la acción de persecución en la que se involucró el alcalde para hacer los procedimientos mediáticos, terminaron afectando las judicializaciones de los capturados, por lo que en algunos casos fueron dejados en libertad.

Respecto a la propuesta de movilidad, Yepes dice que “había una promesa muy fuerte de iniciar el Tranvía de la 80 y eso fue una promesa absolutamente incumplida. No hizo lo que tenía que hacer de aportar los recursos locales y realizar un trabajo muy de la mano del Gobierno Nacional. La idea era que esta administración dejara, al menos, el corredor listo hasta la Floresta, pero no pasó”.

Sobre las obras de infraestructura que se ejecutan en la ciudad, Yepes cree que fue “una administración muy lenta en la operación de las obras. De hecho, no logró terminar ni las obras que se habían iniciado en la administración de Aníbal Gaviria, como Parques del Río, las obras de Valorización de El Poblado, la Unidad Intermedia de Buenos Aires, el corredor de Metroplús en la 12 sur. Nos queda debiendo es agilidad en la operación de obras”.

Por otro lado, Carlos Julio Díaz Lotero, vocero de la Veeduría Ciudadana del Plan de Desarrollo de Medellín, indicó que el tema central y lo que más esfuerzos representó en esta administración fue la seguridad, para bajar los indicadores de: homicidios, desplazamiento interurbano, hurtos a personas, hurtos a residencias, entre otros.

“Todo hizo parte del mayor esfuerzo en inversión en tecnología de cámaras, drones, el helicóptero y en infraestructura policial. Pero desde el punto de vista de los resultados fue totalmente un fracaso. Todos los indicadores señalados crecieron año tras año en este gobierno”, dijo Díaz.

El experto considera que se invirtió mucho en seguridad y en publicidad para lograr una imagen del alcalde muy positiva, por lo que se presentaron recortes en programas sociales importantes. "La gestión de la administración se rajó, porque el tema emblemático del alcalde, que era la seguridad, no mejoró. Además se compara con indicadores de hace 20 años y no con los que recibió cuando llegó a la Alcaldía, que eran mucho más bajos a los que él deja como alcalde".

_______________________________________________________________

Las cifras

Según el análisis de la Veeduría sobre el 2018, la inversión en seguridad fue de $264.000 millones  y los indicadores revelaron:

  1. El hurto a personas pasó de una tasa 706,37 en el 2017 a una tasa de 833,33 en el 2018, cuando la meta era una tasa de 153.
  2. El hurto a residencias pasó de 1056 casos en el 2017 a 1980 en el 2018, cuando la meta era una reducción a 562
  3. El hurto a establecimientos pasó de 1765 en el 2017 a 4279 en el 2018, cuando la meta era de 1035.
  4. Los homicidios pasaron de una tasa de 23,16 en el 2017 a 24,99 en el 2018, cuando la meta era de 21,4

_______________________________________________________________

La frase

"La gestión de la administración se rajó, porque el tema emblemático del alcalde, que era la seguridad, no mejoró. Además se compara con indicadores de hace 20 años y no con los que recibió cuando llegó a la Alcaldía, que eran mucho más bajos a los que él deja como alcalde", Carlos Julio Díaz Lotero, vocero de la Veeduría Ciudadana del Plan de Desarrollo de Medellín.

_______________________________________________________________

MÁS NOTICIAS DE MEDELLÍN, AQUÍ

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo