Uno de los cincuenta mejores profesores del mundo es paisa

Con 33 años, este joven profesor, es uno de los tres colombianos que hace parte del selecto grupo de los nominados al Global Teacher Prize 2018.

Por Ariadne Agamez Lombana

El profesor John Alexander Echeverri Acosta, docente de Ciencias Naturales y  Física de la Institución Educativa Comercial de Envigado, habló con PUBLIMETRO sobre sus inicios, su experiencia como docente, su familia, lo que significa la nominación para su carrera y sus sueños.

¿Desde cuándo sintió que su vocación era la docencia?

Desde niño me gustaba enseñar. Cuando estaba en la escuela fui personero de la Escuela PIO XII. Era muy curioso porque yo era muy pequeñito y era el que lideraba, incluso en quinto de primaria mi profesora estuvo muy enferma, faltaba mucho, pero como veía en mi un líder me pedía que le colaborara con los talleres, con la dirección del grupo y así lo hice todo el año.

Entonces, también fue un buen estudiante desde niño…

Sí y después en el bachillerato siempre me destaqué por las ciencias exactas, fui el mejor bachiller en el Liceo El Salado y fui el mejor egresado de la Universidad de Antioquia, entonces pienso que esta pasión por enseñar y por aprender ha sido desde que era niño.

¿Cuál es ese primer recuerdo que tiene de su contacto con la enseñanza?

Lo recuerdo mucho en la época del colegio, porque yo era el que explicaba matemáticas, física y química a mis compañeros. Era muy bonito porque a los que no entendían nada o que iban perdiendo el año y  les colaboraba, después me decían: ‘Alex, por usted me gradué’. En la graduación de bachiller la mayoría me agradecía porque yo era el que les ayudaba y les explicaba para los refuerzos. Entonces ahí noté que enseñar era lo mío y era mi pasión.

¿En su familia hay más docentes?

En mi familia somos tres hermanos, tengo un hermano gemelo y una hermana mayor. Ella es coordinadora de un colegio privado y mi hermano también es profesor de la misma área mía, incluso los dos estudiamos la misma carrera en la Universidad de Antioquia, Licenciatura en Ciencias Naturales. O sea que es una familia de docentes, tengo unas tías que también lo son y eso influye mucho en la educación. Gracias a Dios cuento con un padre y una madre muy cultos y que nos han fortalecido en valores y enseñanzas.

¿Cómo ha sido vivir una vida tan similar con su hermano gemelo?

La escuela, el bachillerato y la universidad la estudiamos juntos. Nos hemos ayudado mucho, a mí me va muy bien en matemáticas y física, y a él le iba muy bien en química, entonces nos retroalimentábamos. Él me ayudaba con lo que no entendía y yo a él. Pienso que fue una gran ayuda en la universidad, todo el tiempo nos colaboramos y ahora trabajamos juntos en el mismo colegio (risas).

¿Y son idénticos?

Los que no nos conocen muy bien dicen que somos idénticos, pero los que ya nos han tratado por mucho tiempo nos diferencian. En el colegio es muy gracioso porque cuando nos ven por primera vez juntos la gente queda en shock. Un día en la institución, Indecap,  entré primero que él y cuando los estudiantes que apenas salían del colegio vieron que él entraba se quedaron pasmados, no entendían cómo podía ser (risas).

Como docentes, ¿también tienen estilos similares?

Somos muy parecidos en la forma de actuar, de pensar y hasta de enseñar. Cuando él me reemplaza por alguna razón los estudiantes dicen que es como si fuera yo mismo.

Hablemos de la nominación al Global Teacher Prize 2018, ¿cómo llegó a ser nominado?

Mi fuerte ha sido la investigación, incluso este año en Envigado me gané el premio al Maestro Investigador por mi trabajo con los alumnos.  Actualmente tengo cinco proyectos, tres de tipo ambiental y dos de tipo social. Con estos procesos de investigación hemos estado trabajando mucho a nivel de la comunidad. En Envigado y el Valle de Aburrá estamos sufriendo mucho con los problemas de contaminación, tanto que hemos llegado a estar en alerta roja, entonces tenemos un proyecto de huertas con plantas purificadoras de la Nasa, hemos estado haciendo un cultivo masivo en muchas zonas de Envigado y aparte de eso somos inventores. Con los muchachos llevamos dos años consecutivos ganando el premio al Inventor colombiano, porque los motivo para que inventen.

Todo eso es gracias a la metodología que usted creó, ¿de qué se trata?

Sí, he creado la metodología de la investigación socio-ambiental Gca, que incluso la quiero patentar. Es una metodología que establece unos pasos que les permite a los estudiantes que de una pequeña idea se genere un proyecto macro y que ellos mismos sean los que vayan a la comunidad y lo repliquen.

Algunos consideran que es complicado manejar este tipo de proyectos en colegios oficiales, ¿qué tan cierto es?

No, para nada. He trabajado en colegios privados, hace cuatro años que pasé el concurso y estoy en el sector público pero trabajar en el sector oficial es maravilloso y eso que el colegio en el que yo trabajo tiene una situación socio-ambiental delicada; sin embargo, la calidad de personas que hay allá, no tengo palabras para describirlas.

¿Qué significa esta nominación para usted?

Este ha sido el premio que más alegrías me ha dado, porque es ese reconocimiento a tantos años de esfuerzo, porque hacer proyectos de investigación es gratificante, pero quita tiempo, la vida social se reduce mucho y el Global Teacher Prize analizó todos estos aspectos y me da esta nominación que para mí ya es el premio más grande, es una felicidad indescriptible.

¿Cuál es su sueño?

Seguir compartiendo mi metodología, poder llevar a mis muchachos a encuentros internacionales, compartir con otras culturas y dejar el nombre de Colombia en alto. Ver a mis muchachos progresar y que sean personas de bien para la sociedad.

Todo no puede ser estudio, ¿cuáles son su hobbies?

Me gustan mucho los video juegos, principalmente los de aventuras, cumplir misiones, resolver acertijos, indagar, traducir jeroglíficos; y me gustan los animes, los closplay, que es personificar los personajes animados japoneses; y asistir a las convenciones de anime.

¿Cuál es el mensaje que usted le envía a los docentes del país?

Que sigan motivando a los muchachos, que sean gestores de proyectos. Sé que es importante la parte académica, el ICFES, el índice sintético de calidad, pero más que eso debemos luchar por una formación integral, por formar estudiantes que sean de gran ayuda para la sociedad y que puedan crear soluciones a los problemas ambientales y sociales de la comunidad. Sacar a los muchachos al mundo para que generen el cambio.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo