El arte de los Pesebres en Antioquia

Desde hace 31 años se realiza cada diciembre la exposición de Pesebres en el Museo El Castillo de Medellín, en donde convergen pesebristas para expresar a través del arte una tradición de la cultura antioqueña como lo es el Pesebre en Navidad.

Por ARIADNE AGAMEZ

“El Museo El Castillo ha resaltado una tradición popular muy arraigada a la cultura antioqueña, como lo es la realización y elaboración de pesebres, hemos sido un referente local, nacional e internacional durante más de 30 años por resaltar esta tradición que nace en los hogares, en las familias; reuniéndolas entorno a la navidad, entorno al nacimiento de Jesús” afirmó Sara Tobón, coordinadora de comunicaciones y programación cultural del Museo El Castillo.

Este año el tema central es ‘Memoria de momentos inolvidables’ en donde los pesebristas más importantes de la región, se unieron para crear más de 150 pesebres como obras de arte que recrean diferentes escenas del nacimiento de Jesús.

“Los pesebres bíblicos representan de manera fidedigna al Belén de la época en el que nació Jesús, entonces encontramos la vegetación, los colores, los atuendos de los personajes, la construcción de las casa, todo ambientado a esa época en ese lugar” agregó Tobón.

Aníbal Arcila Estrada, es administrador de empresas y pesebrista, que inició en el arte de la elaboración de pesebres hace más de 50 años, siendo muy pequeño, al heredar de su abuela el amor por los pesebres y por la representación de la natividad de Jesús.

“Mi abuela materna, Carolina Estrada de Estrada, a principios del siglo XX, implantó la tradición en mi familia, tradición que pasó a mi mamá Teresita Estrada, a quien desde muy pequeño le ayudé a moler periódico para mezclarlo con engrudo, lo que servía para empañetar los portales y los pozos que hacíamos para familiares y amigos” relata el Libro ‘El pesebre de Antioquia’, escrito por Arcila.

La creatividad juega un papel fundamental, el poder recrear los lugares emblemáticos de la natividad no es cuestión de inventar, sino de conocimiento.

“Creo mis propias cosas, los árboles, las construcciones; estudio, nada es inventado, todo es basado en libros, en conocimiento. Tuve la oportunidad de conocer Israel, conocí Belén, Jerusalén, Nazaret, casi todo lo recorrí. Trato de ver películas e ilustrarme, porque es un proceso de aprendizaje y de creatividad” agregó Arcila.

La mayoría de los pesebristas han elegido este oficio por tradición familiar, también es el caso de Libardo Botero, “desde muy pequeño empecé esta tradición con mis padres y era de todos los años, ahora la continúo con mis hijos, desde hace 4 años con el Taller del pesebre y en cooperación con el Museo El Castillo estamos trabajando de manera conjunta para realizar esta exposición” afirmó.

Para ser un pesebrista se debe ser un apasionado por el tema, “nosotros nos volvemos afiebrados por los pesebres, los empezamos a hacer desde febrero, porque requieren de mucho tiempo, uno quiere hacerlo con todos los detalles, así que se la pasa uno todo el año haciéndolos, sacándole ratos todas las semanas” agregó Botero.

En la actualidad la principal duda que embarga a los pesebristas de la región es saber a quién le dejarán su legado para que continúe la tradición, porque según ellos se percibe muy poco interés en los jóvenes para continuar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo