Agua Prepago, el servicio del futuro en Medellín

La empresa lleva 5 meses prestando el servicio y ya son 5.000 familias beneficiadas.

Por PUBLIMETRO

Poco a poco la facturación irá desapareciendo y la aplicación de la tecnología permitirá que a futuro los servicios públicos se consuman a demanda.

Desde julio Empresas Públicas de Medellín inició la operación de “Agua Prepago”, una opción que elimina la facturación del servicio y dispone la tecnología a través de una tarjeta y un medidor digital para efectuar recargas de agua para los hogares. Hoy ya son 5000 familias beneficiadas.

El inicio de la operación se dirigió a clientes que por años han tenido deuda con la empresa y no tenían el servicio habilitado.

“Tenemos identificadas a las personas que tienen vulnerabilidad en el pago de los servicios y para poder tener el sistema sólo deben llenar una solicitud, hacer un acuerdo de pago de la deuda que tienen con la empresa y posteriormente EPM se encarga de la instalación del medidor de manera gratuita y el cliente puede hacer las recargas desde $5,000” informó Santiago Díaz de EPM.

Con las recargas que van desde $5.000 hasta $100.000, los usuarios automáticamente pagan por el servicio de acueducto y alcantarillado y a su vez, con cada recarga, el 10% del valor es abonando a la deuda que tienen con la empresa.

“Es una forma fácil porque paga la deuda que tiene de tiempo atrás, que no era capaz de pagarla y el resto va a los metros cúbicos de agua que va a consumir” agregó Díaz.

A corto plazo la compañía ya está planeando como se puede ampliar este servicio a otros clientes que se consideren en estado de vulnerabilidad, sin importar el estrato social en el que residan, sin embargo, en un principio cubrirá la base que es un 80% de la población que residen en estratos 1,2 y 3.

Carlos Arturo Pérez, residente del barrio Picacho, sector Arrayanes de Medellín, es el cliente 5000, duró 3 años sin el servicio de agua, los vecinos le colaboraban y la deuda que tenía con la empresa era superior al millón de pesos, por lo que ya no creía en la posibilidad de tener nuevamente el servicio en su casa.

“Hace un mes llegaron de la empresa, me dijeron que llenara el formulario y ya, luego vinieron a instalar el medidor y el agua volvió a mi casa. Recargo la tarjeta con $3.000 y como vivo sólo eso me alcanza para una semana” comentó Carlos Arturo.

Estaba muy feliz de poder tener agua en su pequeña casa, aprendió a ahorrar y a utilizarla adecuadamente para que le dure más.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo