El por qué de la crisis en la frontera entre Venezuela y Colombia

Mientras aumenta el número de deportados se está a la espera de una reunión bilateral para tratar de solucionar, al menos temporalmente, la problemática en la región.

Por PUBLIMETRO
Venezuela
Dicen que sí garantizan derechos a colombianos

Aunque con hechos concretos, como los golpes, los ultrajes y hasta el desconocimiento de documentos legales, los colombianos residentes en la frontera con Venezuela han demostrado que hay abusos de esas autoridades; el gobierno de Nicolás Maduro aseguró este lunes que está cumpliendo con el respeto de los derechos humanos.

En tal sentido se pronunció el juez rector del estado Táchira, Marcos Medina, quien señaló que todas “Las personas detenidas en los Operativos de Liberación y Protección del Pueblo (OLP) en la zona fronteriza entre Táchira y Colombia han sido procesadas de forma correcta y han gozado de los derechos establecidos en la Constitución de Venezuela”, señaló.

Colombia
Gobierno insistirá en diálogo

La canciller María Ángela Holguín, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo y el defensor del pueblo, Jorge Armando Otálora, indicaron este lunes que el Gobierno Nacional espera solucionar, por las vías diplomáticas, la diferencia y así aliviar la situación humanitaria de los connacionales que residen en ese país.

“Ojalá que mediante la vía del diálogo se pueda abrir la frontera nuevamente y pedir que en el proceso legal de las deportaciones se cumpla con el respeto a los derechos humanos y a las normas internacionales”, señaló Cristo desde Cúcuta, donde se declaró la calamidad pública para atender a los deportados y se instaló un Puesto de Mando Unificado para atender la situación humanitaria.

El creciente número de deportados y las acciones de las autoridades venezolanas contra los colombianos en el estado Táchira, así como que se mantiene en estado de excepción decretado por Nicolás Maduro y que su gobierno no quiere dar brazo a torcer para reabrir la frontera cerrada el pasado jueves, han agudizado la situación la tensión que en esa zona crece con el paso de las horas.

Este lunes, por ejemplo, se conoció un hecho sin precedentes que incluso hace temer lo peor. Las casas en las que vivían los colombianos en territorio venezolano habían sido marcadas, con ‘R’ (Revisada) o ‘D’ (Derribar) para que miembros de la Guardia Venezolana y una retroexcavadora hicieran lo suyo: sacar a los colombianos de sus hogares (los mismos que ocuparon durante años) y demoler las casas. Después, la deportación.

Las cifras, hasta este lunes en la mañana, hablaban de 612 adultos y 139 niños deportados.

Lea también: Declaran calamidad pública en Cúcuta para atender la crisis en la frontera

Mientras una delegación del Gobierno trata de hacerle frente a la situación, miles de colombianos siguen preguntándose qué es lo que está pasando en realidad y por qué Venezuela tomó tales decisiones.

Así pues, el recurrente discurso de un plan paramilitar para desestabilizar el gobierno venezolano y la proximidad de las elecciones parlamentarias en el vecino país son las dos principales razones –y claves– para entender la crisis –que ya tiene tintes humanitarios– en la frontera entre Colombia y Venezuela.

Todo comenzó el pasado 19 de agosto con un ataque de presuntos paramilitares colombianos contra la Guardia Venezolana en el que tres uniformados y un civil resultaron heridos. Esto fue usado por Maduro para adoptar el cierre de la frontera que, en principio iba a ser de 72 horas, pero que el fin de semana pasó a ser indefinido tras una declaratoria de estado de excepción en seis municipios fronterizos del estado Táchira.

Aunque este presunto ataque fue la excusa, tanto Nicolás Maduro como su predecesor Hugo Chávez, han usado la supuesta presencia paramilitar en su país para explicar la inseguridad en la frontera y una creciente oleada de delincuencia en el país que lo ha convertido en uno de los más violentos de la región, con una tasa de 60 homicidios por cada 100.000 habitantes.

“Nos golpean y no dejan salir”: colombiana residente en Venezuela

A esto se suma información de inteligencia venezolana que indica que con órdenes de la derecha colombiana y ayuda de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), los paramilitares han intentado asesinar a Maduro, quien, usando un discurso preponderantemente nacionalista, ha hecho creer que la solución es, precisamente, sacar a los colombianos de su país.

Ahora, la realidad es que más allá de que sí hay delincuencia en la frontera (especialmente contrabando) y que muchos criminales han encontrado refugio en el vecino país, no se ha podido comprobar la presencia de estructuras paramilitares colombianas en Venezuela, como, por ejemplo, sí de campamentos guerrilleros, los cuales no han sido identificados como una amenaza por el gobierno de Maduro.

Lea también: Se agudiza tensión en la frontera con Venezuela

Elecciones
A este fenómeno se suma lo que la prensa y la oposición venezolana han calificado como una de las ya tradicionales cortinas de humo del chavismo, que trata de desviar la atención de la crisis económica y de seguridad que vive el país, especialmente con miras a las elecciones parlamentarias que se llevarán a cabo el próximo 6 de diciembre.

Una vez más, el discurso nacionalista es la herramienta para ganar adeptos –y votos– y desviar la atención de los demás problemas que aquejan a la población venezolana.

El panorama del chavismo frente a esas elecciones, para las que no son nada favoritos los candidatos del oficialismo, hacen que buscar un enemigo fuera del país se convierta en una buena opción para recuperar votos.

¿Cómo solucionar esto? Este miércoles los cancilleres de los dos países se reunirán para tratar la situación e intentar llegar a un acuerdo para reabrir la frontera, pero lo cierto es que, como lo ha demostrado la historia reciente, la problemática de fondo requerirá mucho más trabajo de ambos países.

Encuentre más información de Colombia aquí
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo