Puerto Rico celebra primera boda entre pareja del mismo sexo

Por Metro Puerto Rico

Son muchas las emociones que corren en el interior de una persona que está a punto de contraer matrimonio, una decisión importante que va más allá de la firma de un papel, un pacto de amor y felicidad que busca perdurar con el pasar de los años.

En el caso de la unión entre Yolanda Arroyo y Zulma Oliveras, el matrimonio sumaba nuevos significados, una barrera menos en la lucha por la igualdad y el punto de partida para reconocer que el amor y los derechos están destinados a servir a todos los seres humanos indistintamente de su orientación sexual.

Así visualizan Yolanda y Zulma el enlace que protagonizaron el viernes pasado y el cual usted puede presenciar a partir de hoy gracias a tres grandes medios de comunicación —Metro, WKAQ 580 y Rubén & Co.— que de forma exclusiva se unieron para presentar el especial La boda de ellas, la cobertura del primer matrimonio entre parejas del mismo sexo celebrado en Puerto Rico.

El lugar fue el Restaurante Art D’Chocolat, en Santurce. Allí, un poco más de 40 personas —entre familiares y amigos— se reunieron para presenciar el histórico evento, permitido en la Isla luego que el Tribunal Supremo de Estados Unidos declarara inconstitucional prohibir el matrimonio entre parejas gay.

Una de las primeras personas en llegar fue el vicepresidente de Humanistas Seculares de Puerto Rico, Luis R. Ramos, amigo cercano de la pareja que fungiría como el celebrante de la boda.

“Estoy extremadamente emocionado y muy agradecido por haber sido escogido para hacer esta ceremonia. Yo llevo una relación con ellas de muchos años de defensa de derechos de la comunidad LBGT”, dijo Ramos, quien luego se confundió con otros invitados como la escritora Mayra Santos Febres y la abogada Ada Conde, madrina de la pareja.

En el encuentro pautado para las 4:00 de la tarde todo estaba listo, solo faltaba la pareja que se disponía a salir del hotel.

Metro fue el primer medio que de forma separada entrevistó a la pareja camino al local donde se celebraría el acto.

“Muy emocionada, nerviosa de poder compartir este evento con mis familiares y amistades cercanas”, destacó Oliveras.

Arroyo en cambio, dijo que poder casarse en su tierra era un sueño, algo que deseó toda su vida “desde que jugaba chiquita con las dos Barbies que yo casaba”.

Ya en el local, Arroyo fue abrazada por su hermana María “Bebé” Pizarro y posteriormente por su padre Víctor Manuel Arroyo, quien manifestó sentirse “orgulloso de mi prieta”.

Por su parte Zulma, quien caminó por la alfombra color crema  acompañada de sus padres lucía ansiosa por la espera. Su mirada se perdía a lo largo del pasillo tratando ubicar a su amada Zulma.

De repente la música dio el aviso, era el momento en que desfilaría la novia vestida de blanco y de la mano de su padre y su mejor consejera, su hija, a quien se le hacía difícil contener las lágrimas.

Llegada al área principal hubo silencio. El celebrante comenzó su discurso y posteriormente dio paso a la lectura de votos, Zulma fue la primera.

“Mi princesa, mi coqueta, mi zorra, mi gungulén, mi cimarrona”, eran las frases iniciales de la lectura de la activista.

“Eres mi guerrera taína, mi yemallá diosa de las aguas, hoy declaro que te amaré y te cuidaré por el resto de nuestro amor. Quiero ser tu esposa Zulma y quiero que tu seas mi esposa”, finalizaban los votos de Yolanda, quien lucía embargada por la emoción.

Acto seguido, se colocaron los anillos, el celebrante hizo la pregunta de rigor y posteriormente declaró a la pareja “conyuges”, quedando así oficializado el primer matrimonio gay en la Isla.

Encuentre más de Mundo aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo