Los cuatro meses que marcarán el futuro del proceso de paz

Tanto en Cuba como en Colombia se sentirá el cambio en la metodología de los diálogos, que supondrá avances firmes en la agenda y defensas férreas ante la oposición.

Por PUBLIMETRO
Fecha clave
20

de julio próximo iniciarán tanto la tregua unilateral de las Farc, la cual se mantendrá en principio por cuatro meses, y las acciones para desescalar el conflicto de parte de las Fuerzas Militares. Aunque estas acciones aún no han sido definitivas, se cree que el presidente Juan Manuel Santos podría volver a suspender los bombardeos aéreos a las estructuras guerrilleras. Este desescalamiento será vigilado y verificado por Unasur, la ONU, y el Frente Amplio por la Paz.

Desde que inició en 2012, el proceso de paz ha tenido ‘dos frentes de guerra’: uno en Cuba, del que hacen parte las delegaciones de las Farc y del Gobierno; y el otro en Colombia, en el que se enfrentan la Unidad Nacional y la oposición.

Ahora, poco más de dos años después, los dos frentes siguen abiertos, aunque la distancia entre ambos cada vez es menor.

Esto, debido a los anuncios que se hicieron el fin de semana desde Cuba en las que las delegaciones no solo se comprometieron al desescalamiento gradual del conflicto y a discutir el cese bilateral, sino además a cambiar la metodología de negociación con el fin de avanzar más rápido en las conversaciones, precisamente uno de los puntos que más critica la oposición.

Lea también: José Bayardi, el nuevo hombre clave del proceso de paz

Es decir: los cambios no solo se sentirán de forma inmediata en Cuba, sino también en Colombia, hecho que hasta el momento no había acontecido.

Cuatro meses
Ahora bien, los cambios pueden ser sustanciales o, finalmente, irrelevantes. Todo dependerá de lo que pase en los próximos cuatro meses, plazo que ha definido el presidente Juan Manuel Santos para decidir si continúa o no con el proceso de paz.

La voluntad de las partes está concentrada en finiquitar el acuerdo en el tema de víctimas (que ya tiene avances parciales) y hacer efectivo el desescalamiento de la guerra, pero los antecedentes inmediatamente anteriores dejan entrever que en los próximos cuatro meses puede no pasar ni una cosa ni la otra: la tregua unilateral de las Farc de finales del año pasado terminó con la escalada guerrillera más cruel de los últimos años y el punto de víctimas lleva casi un año de discusión sin un acuerdo concreto.

Entonces, estos cuatro meses son supremamente importantes, pues puede darse un paso definitivo para firmar la paz, o el proceso puede caer en un agujero negro del que tal vez no pueda salir.

Lea también: ¿Cuál es la diferencia entre desescalamiento y cese bilateral?

Recuperar la confianza…
En ese sentido, será crucial la nueva metodología de las negociaciones, las cuales se mantendrán continuas y por temas (ya no por ciclos), lo que podría acelerar no solo la negociación en sí misma, sino los acuerdos parciales y, así mismo, los anuncios de estos a la opinión pública, lo que decantaría en que los colombianos vuelvan a confiar en el proceso luego de que este atravesara por su peor momento.

Para esto se impulsará la defensa de los diálogos ante el país. Es decir, mientras se trabaja en Cuba, en Colombia el equipo de ministros (y los aliados) de Juan Manuel Santos intentarán mostrar una nueva cara de las conversaciones, al tiempo que se hace pedagogía para la paz, teniendo en cuenta que los colombianos deberán refrendar todos y cada uno de los acuerdos a los que se llegue con las Farc en las urnas.

Con este fin, de hecho, este martes se llevó a cabo en Casa de Nariño una reunión entre los negociadores del Gobierno y el gabinete de Santos, en la que se le explicó a los ministros los cambios del proceso para darles insumos no solo para defender los diálogos de las críticas de la oposición, sino también para que, desde sus carteras, comiencen a preparar al país para el eventual posconflicto.

El tiempo corre. Todo está en manos de los negociadores, pero esta vez, como nunca antes, lo que ocurra en territorio colombiano será crucial para determinar el futuro del proceso. En cuatro meses llegará la hora de la verdad.

Encuentre más información de Colombia aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo