De la granja a la mesa, en Chapinero se cultivan alimentos orgánicos

Chapinero, la localidad protagonista de los platos en un menú que conquista y deleita los paladares de un restaurante en el centro financiero de Bogotá.

Por Monica Garzón

“Fue justamente en la granja donde surgió la idea de incorporar una nueva técnica en La Ventana, una práctica digna de un artesano. Se trata del horno de leña, una adquisición que promete generar nuevas sensaciones entre los visitantes; pues no es madera convencional la que usa para la cocción, sino virutas mezcladas con jugos naturales como limón, sauco, tomillo, cerezas entre otros. Esta singular mezcla hace que el sabor en cada bocado se convierta en una experiencia única, difícil de olvidar y fácil de repetir”, expresa Germán Ghelfi, Chef Ejecutivo Hilton Bogotá.

En la granja del Verjón, ubicada en los límites de la localidad de chapinero entre Bogotá y La Calera,  surge la filosofía de cultivar alimentos sostenibles, orgánicos y locales, en manos de pequeños agricultores  que con su sabiduría, conocimiento y singular esfuerzo, han desarrollado técnicas para no afectar al medio ambiente y para consolidar su trabajo en la región como un emprendimiento social.

Todo el trabajo más adelante termina materializado en platos capaces de llevar los sentidos a otro nivel y que le garantizan a los paladares visitantes del restaurante La Ventana una experiencia gastronómica inolvidable.

Trabajando hombro a hombro con artesanos de la tierra como Alfonso Garzón Copete que gracias a sus técnicas ancestrales ha conseguido dar origen a los productos que usted disfruta en cada uno de los platos del restaurante. Alimentos 100 por ciento orgánicos conservan los jugos propios de la tierra que van directamente de la granja a la mesa.

Desde que su comunidad ganó el premio Travel with Purpose Action Grants, que entrega el hotel Hilton a los mejores proyectos sostenibles a nivel mundial, este campesino ya aseguró su sustento, ya no debe vender sus productos a intermediarios que pagaban solo la mitad de lo que realmente vale las lechugas que cultiva, sino que ahora además de poder vender directamente a la compañía, también tiene el privilegio de ver qué hacen con su producto.

Desde una trilogía de quesos de cabra trasladados a Bogotá desde Guasca, más exactamente de La petite Alsace, seguido de una sopa de vegetales y un Salmón Perlado, cuyo ingrediente estrella es la cebada, un producto sabanero que por años ha sido preparado en sopas y que ahora La Ventana transforma en un delicioso y único  risotto, cereal sembrado por manos campesinas en la granja el Verjón.

“La experiencia ha sido enriquecedora: son personas sencillas que producen con pasión” así lo explica Germán Ghelfi, Chef Ejecutivo Hilton Bogotá, porque dedicar su vida a cultivar lechugas a quienes hasta les debe cantar para que su producción sea más efectiva, eso solo lo puede hacer un apasionado con ganas de salir adelante como Alfonso.

Lea también

Bogotá está llena de vendedores ambulantes

 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo