Así llegan los diálogos de paz a sus primeros mil días

El proceso de paz llega a los cuatro dígitos con tres acuerdos y una escalada en la guerra, tras una tregua unilateral de cinco meses.

Por PUBLIMETRO
Tres puntos
Acuerdos

Durante los mil días del proceso de paz se ha llegado a acuerdos en tres puntos de la agenda de negociaciones.
El primero tiene que ver con una reforma agraria integral que, en teoría, debe ayudar al crecimiento y desarrollo del campo y a una redistribución equitativa de la tierra.
El segundo hace referencia al narcotráfico. En este, la guerrilla se comprometió a abandonar esta actividad y a ayudar a desmantelar la red de tráfico de drogas en el país, así como los cultivos ilícitos.
Y el tercero tiene que ver con las garantías para la participación política de parte de la oposición y la posibilidad de que, una vez firmado el acuerdo final, las Farc se puedan recomponer como una organización política.
Además, recientemente se llegó a un acuerdo parcial, en medio de los avances para el desescalamiento del conflicto, que hace referencia a la identificación y erradicación de las minas antipersona del territorio nacional, el cual, de hecho, ya comenzó a ponerse en práctica.
Desde hace más de un año, las negociaciones giran en torno a la reparación integral de las víctimas, tema que se ha visto estancado por la discusión paralela de la justicia transicional.
Al tiempo, avanza una subcomisión técnica, compuesta por integrantes de las Fuerzas Militares y comandantes guerrilleros, que trabaja en las condiciones para poner fin a la confrontación armada.

Ataque a una torre eléctrica que tiene a más de 500.000 personas sin energía en uno de los puertos más importantes del país, un atentado contra un oleoducto en el nororiente colombiano, un hostigamiento en el Cauca, la muerte de un soldado en combates en el Huila…

Todo esto (y más) se presentó el fin de semana en una de las más grandes escaladas del conflicto colombiano en los últimos mil días, los mismos que cumple el proceso de paz de La Habana entre el Gobierno y las Farc.

Este recrudecimiento del conflicto obedece a la suspensión de la tregua unilateral que la guerrilla había decretado desde el pasado 20 de diciembre y que rompió luego de que las Fuerzas Militares bombardearan un campamento insurgente en el que falleció alias Jorge Martínez, quien fuera negociador de las Farc en Cuba.

Lea también: En medio de atentados, extienden diálogos de La Habana

Las acciones de la guerrilla en la última semana, según el Centro para el Análisis del Conflicto Cerac, representan un 57% más que todas las cometidas durante los casi cinco meses que duró el cese al fuego (incluida la muerte de 33 militares tras una emboscada en el Cauca).

Esta situación ha causado una tensión sin igual en la Mesa de conversaciones de La Habana, que, desde que fue anunciada el 4 de septiembre de 2012, ha soportado los embates de la guerra en Colombia, donde, pese a los diálogos de Cuba, el conflicto ha mermado poco o nada.

Mil días
De hecho, esa fue una de las primeras condiciones que se pusieron las partes antes de conversar de paz en Cuba: que lo que ocurría en la guerra en Colombia no podía interferir en los diálogos de La Habana y viceversa.

Lea también: Las palabras de las Farc sobre el desminado humanitario

Por esto, pese al conflicto, las delegaciones del Gobierno y de las Farc han logrado importantes acuerdos en puntos cruciales en la agenda de negociaciones: reforma agraria, narcotráfico y participación política. Además de un acuerdo parcial que ya fue puesto en práctica con un plan piloto para el desminado humanitario. Al tiempo, se discuten tres temas álgidos: reparación de las víctimas, justicia transicional y terminación del conflicto.

En estos mil días, acontecimientos sin precedentes han sucedido en La Habana en el marco del proceso de paz, que, entre otras cosas, tuvieron una influencia altísima en las elecciones presidenciales que dieron la oportunidad para que Juan Manuel Santos siguiera en Casa de Nariño y, por lo tanto, los diálogos tuvieran continuidad.

Lea también: Acuerdo de desminado humanitario ya es una realidad

Sin embargo, y pese a las críticas por el ritmo paquidérmico en el que ahora se encuentran las negociaciones (más de un año sin un nuevo acuerdo), lo más importante pasa por ahí: por los acuerdos alcanzados.

“El sentimiento generalizado es que las negociaciones están en un punto de no retorno. Sí han sido mil días muy complejos y es posible que lleguemos a los dos mil sin un acuerdo final, pero lo cierto es que, con todos los problemas y todo, hay un 99% de probabilidades de que el proceso termine bien”, explica al respecto el politólogo de la Universidad Nacional, Diego Méndez.

Informe del CD
“700 militares y policías muertos”

En el marco de los mil días del proceso, el Centro Democrático (CD), principal movimiento político de oposición a los diálogos, elaboró un informe en el que asegura que, desde que se anunciaron las conversaciones, las Farc han asesinado a 700 militares y policías y ha herido a 1651 más.
Las cifras, elaboradas por el propio uribismo – las senadoras Paola Holguín y Thania Vega- señalan que en este tiempo se han presentado 927 actos terroristas, que han dejado 329 civiles heridos y 148 asesinados.
Además, han sido secuestrados 70 civiles y 10 miembros de las Fuerzas Armadas. “Específicamente durante el cese unilateral (diciembre 15 del 2014 a mayo 22 del 2015), 52 miembros de la Fuerza Pública han sido asesinados; 15 miembros de la Fuerza Pública han sido heridos; se han registrado 22 actos terroristas y han sido asesinados siete civiles”, agrega el informe al señalar que las Farc han vuelto a 102 municipios de los que ya habían salido cuando existía la seguridad democrática.

Encuentre más información de Colombia aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo