Curiosidades de las monedas colombianas que tal vez no sabía

Por PUBLIMETRO

A diario las manipulamos, pero poco sabemos de ellas. Lo cierto es que las monedas de $50, $100, $200, $500 y $1000 (las nuevas) son un homenaje al país y así lo hizo saber el Banco de la República cuando las comenzó a producir hace ya tres años.

Están inspiradas en la biodiversidad colombiana y acá le dejamos algunas curiosidades que tal vez no sabía, o que simplemente no recordaba:

(Lea también: Los curiosos secretos que esconden los billetes colombianos)

Moneda de $1000
Una tortuga caguama, especie marina altamente migratoria, la cual utiliza las playas colombianas, tanto del Caribe como del Pacífico, para su anidación y apareamiento, es la imagen en el anverso (cara) de la moneda bimetálica de $1000. El diseño de la moneda estuvo a cargo del artista colombiano José Antonio Suárez, y presenta unas líneas onduladas continuas en diversos niveles que representan ondas de agua, así como una leyenda sobre una franja circular con la palabra ‘AGUA’ repetida siete veces en forma consecutiva e invertida cada una respecto de la anterior. Así mismo, muestra a la tortuga entrando a las ondas del agua, e incluye el nombre común y científico de esta especie.

En el reverso (sello), ocupando la mitad inferior de la moneda, se pueden apreciar líneas onduladas continuas en sentido horizontal sobre un fondo de líneas rectas con la leyenda CUIDAR EL AGUA repetida cuatro veces en forma consecutiva e invertida cada una respecto de la anterior. También incluye el texto REPÚBLICA DE COLOMBIA, el año de emisión y una imagen latente que genera un efecto visual dependiendo del ángulo en que se aprecie. En una posición de la moneda se puede leer la palabra MIL, que cambia a BRC (iniciales del Banco de la República de Colombia) al cambiar el ángulo desde el cual se observa la moneda.

(Lea también: Galería: Cuando los billetes son ‘víctimas’ de los memes)

Moneda de $500
Una rana de cristal, habitante del piedemonte y las estribaciones de los Andes (una de las zonas de mayor riqueza biológica de Colombia), es la imagen ubicada en el anverso (cara). El diseño estuvo a cargo de la artista colombiana Johana Calle, incluye, además, el nombre común y científico de esta especie y unas líneas onduladas finas, que simulan agua en movimiento y que atraviesan en el costado inferior derecho parte de la corona y parte del núcleo de la especie monetaria.

En el reverso (sello) se observan la palabra REPÚBLICA DE COLOMBIA, la denominación de la moneda, el número 500, debajo de la cual está la palabra PESOS y el año de emisión, que se encuentra en la parte inferior del núcleo. La corona presenta líneas onduladas que aluden al agua en movimiento.

(Lea también: Autoridades desmantelan fábrica de billetes falsos en Bogotá)

Monedas de $200, $100 y $50
La guacamaya bandera, el frailejón y el oso de antejos, tres especies representativas de la biodiversidad colombiana, están presentes en el anverso (cara) de las monedas de $200, $100 y $50. Los diseños de los anversos, elaborados por los artistas Johana Calle ($100) y José Antonio Suárez ($50 y $200), incluyen, además, un fondo de líneas finas en alto relieve y el nombre común y científico de cada especie.

El reverso (sello) de cada moneda, diseñado por José Antonio Suárez, presenta en números arábigos el valor (200, 100 y 50), debajo del cual aparece la unidad monetaria PESOS, el texto REPÚBLICA DE COLOMBIA y el año de emisión.

La guacamaya bandera (Ara macao), imagen de la moneda de $200, pertenece a la familia de los loros pscitácidos, sin duda los más coloridos de toda la Amazonía. En los últimos años, la destrucción de su hábitat y su captura para el comercio ilegal la ha puesto peligro de extinción, incluso ya ha desaparecido de muchas de las áreas de donde es originaria.

El frailejón (Espeletia grandiflora), es la planta característica de los páramos sudamericanos, presente solo en la cordillera de los Andes de Venezuela, Colombia y Ecuador. De las ocho especies que se conocen, cinco se encuentran en la Cordillera Oriental de Colombia.

El oso de anteojos (Tremarctos ornatus), también conocido como oso andino o sudamericano, habita exclusivamente en los bosques húmedos andinos que cuentan con precipitaciones anuales superiores a los 1.000 mm (zonas perhúmedas), aunque también se le encuentra en páramos y zonas semiáridas cuyas precipitaciones rondan los 250 mm anuales. En Colombia se encuentra a lo largo de las tres cordilleras de la Región Andina, en las Serranías de la Macarena, de Baudó y del Darién. Actualmente está en peligro de extinción.

Encuentre toda la información de Colombia aquí
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo