¿Por qué la gente se porta tan mal en TransMilenio?

Colarse en el sistema y agredir a quienes no se suben al bus rápidamente son algunas de las problemáticas que se derivan, según expertos, del rechazo al servicio del sistema y la cultura ciudadana.

Por ÁNGELA PÉREZ / PUBLIMETRO
Soluciones
Para el problema de los colados

Estas son algunas de las soluciones que se han planteado para evitar los colados:

– Puertas anticolados

-Multas económicas

-Servicio comunitario

“Si por cada solución que se pone para evitar los colados el problema persiste, entonces el problema no es  del sistema sino de los usuarios”, Mateo Macias, sociólogo de la Universidad Nacional.

Una verdadera polémica despertó la imagen de una joven que sostenía una de las puertas anticolados que se instalaron recientemente en algunas estaciones de TransMilenio. “¿Les parece bien?” fue el mensaje que dejó el alcalde Gustavo Petro en Twitter junto a la sonada imagen.

Pues bien, el problema de los colados no es algo reciente y, al parecer, cada vez que se impone una solución los ‘vivos’ logran evadir el cobro del pasaje y vuelven a colarse. “Pongamos un ejemplo; antes del TransMilenio existían los buses tradicionales y ahí también se colaban por la parte de atrás, así que no se trata de un problema exclusivo del sistema integrado de transporte, empecemos por decir eso”, le aseguró a PUBLIMETRO Mateo Macias, sociólogo de la Universidad Nacional.

“Qué por qué lo hacen? Es una lógica de hacer las cosas por lo fácil, buscar un beneficio haciendo el mínimo esfuerzo y, por supuesto, sin gastar un peso. Es como hablar de porqué roba un ladrón, es la idea de que las cosas por lo fácil son mejores porque hace un mínimo esfuerzo y consigue un beneficio”, afirmó Macias y añadió que “el problema es que no saben que, a largo plazo, pierde tanto el colado como la ciudadanía, porque el servicio no va a mejorar si no se le inyecta dinero”.

Es entonces cuando se habla del buen servicio de TransMilenio y el inconformismo de los usuarios. “Si yo tengo que esperar horas un bus para irme a mi casa que viene sin que le quepa una persona y noto que definitivamente este servicio no me llena prefiero no pagar por él. Esa es la idea que está en el imaginario colectivo, pero, como le digo, a la larga termina perdiendo es la ciudad y hasta el mismo colado”.

El problema es la gente, no el servicio

Si bien es cierto que el sistema necesita mejoras, cosas que no se pueden negar, los usuarios tampoco hacen su tarea como debería ser, afirman los expertos. “Si se ponen y se ponen soluciones pero siempre encuentran la forma de evadirlas, el problema deja de ser de quienes están arreglando el problema si no de quien los está ocasionando”, le dijo a PUBLIMETRO Mariana Ramírez, socióloga de la Universidad del Rosario.

Una inversión de 4300 millones de pesos por puerta hizo el Distrito y TransMilenio para poder instalar las puertas anticolados que, en teoría, funcionan perfectamente. “Tienen potentes sensores que emiten sonidos muy fuertes cuando se sostiene la puerta, no se pueden abrir por fuera de ninguna forma, pero eso no le quita la idea a la gente de que colarse es la mejor manera de usar el servicio, como dirían el vivo nunca deja de serlo” añadió Ramírez.

Lo que falta es cultura ciudadana

El pasado lunes un hombre fue víctima de un acto de intolerancia dentro de una de las estaciones de TransMilenio que le costó la vida. Al parecer, por no subirse a uno de los articulados fue empujado por otro usuario y, en la caída, murió.

Los actos de intolerancia se han convertido en el pan de cada día de los usuarios del sistema y, según Juliana Ibáñez, psicóloga de la Universidad del Rosario, el estrés puede ser la principal razón por la que ocurren este tipo de casos.

“Las horas pico, el querer llegar a la casa lo más pronto posible, la cantidad exagerada de personas en las estaciones y un día lleno de cargas hacen que los niveles de tolerancia de la gente se reduzcan y cualquier disgusto se puede convertir en una tragedia”, aseguró Ibáñez.

El otro componente que responde a la pregunta de ¿por qué los usuarios de TransMilenio se portan tan mal en es sistema? Es el de la llamada cultura ciudadana.

“Todo el mundo habla de la cultura ciudadana, de la falta de civismo, de que usted debe dejar entrar para poder salir, pero son pocos los que realmente la aplican porque siempre está la idea de que alguien más lo hará o que con un día que usted actúe bien es la cuota, como si se estuviera hablando de caridad”, dijo Ibáñez.

Además, “nuestro cerebro siempre estará a la idea de romper las normas mientras no seamos controlados, es la naturaleza humana, en cualquier sentido, si nadie nos está vigilando pues actuamos y nos creemos héroes porque lo hicimos sin que nos ‘pillaran’”, añadió Ibáñez.

Finalmente, Ibáñez aseguró que la reflexión la deben   hacer todos y cada uno de los casi 10 millones de bogotanos de la ciudad y “antes de mirar a los demás, debemos mirarnos a nosotros mismos”.

Lea también:

Ella es Camila Cortés, la joven tendencia por “puertas anticolados”

FOTOS: Así burlan a las nuevas puertas anticolados de TM

Así deberán pagar los colados en TransMilenio

MÁS DE BOGOTÁ AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo