VIDEO: ‘Antes daba lo mismo ser un mal maestro que un buen maestro’: Gina Parody

Luego de la agitada semana donde se realizó el Día de la Excelencia Educativa, que busca convertirnos en el país más educado de la región de aquí a 2025, la ministra de Educación recibió a PUBLIMETRO en su despacho y habló sobre los maestros, los padres y la necesidad de que la palabra ‘calidad’ suene fuerte.

Por Claudio Garrido U

Hay algo que le da vueltas en la cabeza a Gina Parody. La ministra de Educación lo repite varias veces. “Calidad, calidad, calidad”, dice, y reafirma que ha sido clara y enfática desde que asumió el ministerio: “En Colombia la educación no es un negocio, sino un derecho, pero ahora debemos agregarle el factor calidad”.

Estamos viviendo un cambio de mentalidad sobre la educación. ¿Dónde está la génesis de la idea de mejorar la calidad educativa?, ¿quién fue el artífice?

Todo nace porque el presidente nos pone la meta ‘Colombia la más educada de Latinoamérica en 2025’; y esto lo unen a la paz y la equidad. Siempre que uno pone una meta se necesita saber dónde estoy. El dónde estábamos en educación no estaba tan claro. Antes una revista hacía un ranking y no había más. Para nosotros era importante tener un punto de partida de número y hacer una política pública: vimos la experiencia de países que están creciendo rápidamente en calidad y nos dimos cuenta de que Colombia ha crecido en cobertura, pero en calidad estamos muy bajos aún.
Observamos a Brasil y Polonia, este último ha mejorado las condiciones de los docentes y Brasil, su sistema, en el que antes se metía plata, pero no se sabía si con eso se garantizaba el derecho a educación de calidad de los niños.

Hoy tenemos el presupuesto más grande, y revisando el caso de Brasil, nos centramos en ver si se estaba usando bien el dinero. A partir de esto se crea un índice e incentivos y estímulos para poder saber quiénes van mejorando.

¿En qué consiste este Índice Sintético de Calidad Educativa?

Lo importante es que no solo está basado en resultados de las pruebas, sino en diversas variables como el mejoramiento, el ambiente escolar y la tasa de repitencia. Esto nos permitirá darles la información a todos los padres de familia. Además, a quienes mejoren se les entregarán estímulos con base en estos resultados. Este año se incluirá a los colegios con jornada única en estos premios. Antes en Colombia daba lo mismo ser un mal maestro que un buen maestro y eso no puede seguir pasando

Si usted tuviera que explicarle a un padre de familia en qué debe fijarse a la hora de escoger el lugar para educar a su hijo, ¿qué le diría?

Primero, un padre debe vincularse al colegio. Cuando los padres se vinculan, todo se transforma. No hay nada que reemplace la voz de un padre o madre leyendo un cuento a un niño en la noche. No hay profesor, ministro ni presidente que reemplace esos momentos.
Les diría también que hay que mirar si el colegio realmente tiene profesores concentrados en la transformación. Ver si los docentes conocen a sus alumnos, ver a quiénes les cuesta más avanzar en materias.
En general, los padres saben cómo son los colegios de sus hijos, pero ahora tendrán una medición. Esto no puede ser intuitivo, todos tenemos que tener claras las reglas del juego con las cuales medimos la calidad.

¿Todos los años se celebrará el 25 de marzo el Día de la Excelencia Educativa?, ¿cómo harán si viene otro Gobierno para que no cambie esto?

Es un decreto. El presidente ya lo firmó, creo que la educación es transformadora y la idea es que todo lo que la beneficie genere conciencia y permanezca. Sería difícil que hubiera un revés.

En materia de educación y calidad, los profesores son fundamentales y esto nos lleva a hablar del lugar donde se forman: la universidad. En la mayoría de las sociedades latinoamericanas quienes ingresan a estudiar estas carreras no son los de mejores puntajes, lo que tiene un efecto en la calidad del docente y, por lo tanto, en la educación que recibe el alumno.

Estamos trabajando en eso. Hay becas docentes para incentivar que los mejores ingresen a estudiar pedagogía. Eso ayuda a atraerlos, pero además hay una iniciativa en el Plan Nacional de Desarrollo (que se tramita en el Congreso) en la que dice que todas las universidades que ofrecen pedagogía deben ser acreditadas en alta calidad y eso debe cambiar la perspectiva.

Me imagino que conoce la realidad de los profesores colombianos en el año que lleva en el Ministerio. ¿Cómo ve el día a día de un docente?

He visto necesidades muy heterogéneas. En el sur, en la costa se viven realidades diversas. Estamos avanzando y tenemos las becas docentes para que estudien maestrías, que han sido bien recibidas.
El programa ‘Todos a Aprender’, para mejorar en algunos establecimientos de bajo desempeño, ha hecho sus aportes también.
El docente es el centro de la transformación de la educación. Todos nos acordamos de un profesor que nos dio una palmadita, pero que también nos dijo: sí puedes. Creo que ellos tienen que ser los consentidos del sistema.

¿Sabe cuánto gana en promedio un profesor colombiano en el sistema público?

Entra ganando casi dos millones y cuando alcanza más tiempo hasta cuatro millones y medio. Por eso los estímulos son importantes. Necesitamos más dinero en el sistema para mejorar la calidad.

Usted habló de los profesores que dejan huella en los alumnos, ¿cómo le gustaría que la recordaran cuando deje su cargo de ministra de Educación?

Colombia sigue siendo una sociedad desigual. Nacer en un hogar rico o pobre puede determinar el futuro de un niño. Queremos cambiar esto y la herramienta más poderosa es la educación, pero de calidad. Por eso en superior, primaria y bachillerato estamos enfocando todo en la calidad.

Ha tenido una carrera política importante y no ha temido denunciar cuando las universidades no han cumplido las normas. Pareciera que los temas de educación le acomodan mucho. ¿De dónde viene su interés por hacer, de cierta forma, esta justicia social?

Desde que me gradué siempre me dije: lo que a mí me gusta es el sector público porque ahí se produce la transformación. He estudiado y trabajado en el mundo público y la aspiración de hacer de Colombia una sociedad igualitaria viene porque en mi carrera he visto la desigualdad en las calles. Si uno hace política es para cambiar la sociedad y la educación es la herramienta más poderosa en este tema. Por eso programas como ‘Ser Pilo Paga’ es exitoso. Rompemos una barrera y así los mejores tienen acceso.

¿Cómo vio las críticas y las discusiones que se dieron cuando inició ‘Ser Pilo Paga’, en el que se apuntaba a que los alumnos de las universidades privadas no recibían bien a los alumnos que venían del programa?

Es un programa exitoso, no he tenido que hablar. Se defiende solo. Cuando uno genera igualdad de oportunidades, es importante y también sabemos que es un programa que podemos pulir.

¿Cuándo conoceremos los primeros resultados de este programa?

Los monitoreamos todos los días. Ya tuvieron sus primeros parciales y van bien. Un alumno que tenemos en el programa nos decía: ‘Tengo 4,2  y lo voy a subir a 4,5’. Veo el compromiso de ellos, de verdad son muy pilos.

Hace poco habló de la situación de la Universidad San Martín y de la necesidad de mejorar la calidad en las universidades. ¿Tiene el Ministerio de Educación algún programa que revise y norme mejor la calidad en las universidades.

Subimos los estándares de acreditación y el mensaje está claro: ‘En Colombia la educación no es un negocio, es un derecho’. Todo lo que vaya en contra de esto debe ser revisado.

Hablaba de esos profesores que han marcado la vida de sus alumnos. ¿Cuál recuerda que la marcó cuando fue estudiante?

La verdad es que un profesor de estadística que tuve en la universidad y una de ballet, en el colegio. No tienen nada que ver, pero ellos dos me marcaron, y espero que lo mismo ocurra con los profesores de los estudiantes colombianos.

“No hay nada que reemplace la voz de un padre o madre leyendo un cuento a un niño en la noche. No hay profesor, ministro ni presidente que reemplace esos momentos”

Más noticias de la actualidad nacional en Lo Último

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo