Testimonio: Así de fácil se consigue una prepago por internet en Bogotá

Como si se tratara de un artículo para comprar o vender, las acompañantes, scorts o prepagos se ofrecen en páginas web. Dependiendo del servicio los precios oscilan entre 120.000 y 800.000 pesos.

Por ÁNGELA PÉREZ-PUBLIMETRO

cuando recibí los 150.000 pesos dije: esta mierda es como fácil y pues bueno, no pierdo nada mientras me cuide”, Cristal, prepago.

Cifra
800.000

Pesos aproximadamente es el valor máximo que pide una prepago por internet.

Aunque en un principio no quiso hablar, Cristal* se acercó a Publimetro para contar su historia y revelar sus intimidades como acompañante en Bogotá.

Cristal tiene cerca de 24 años, es estudiante de administración de empresas de una prestigiosa universidad de Bogotá y es oriunda de Manizales. “Por mi cara mucha gente me decía que era muy bonita y que podía ‘levantarme’ el ‘man’ que quisiera, entonces pues yo tenía la autoestima volando ¿me entiendes?”.

Su familia, como muchas de este país, hizo grandes esfuerzos para que ella y su hermano menor entraran a estudiar a la universidad en Bogotá. “Mis papás me mandaban apenas lo necesario, como para vivir, comer y los buses, pero usted sabe como es la vida en la ‘U’, uno siempre quiere salir, bailar y no tenía cómo”, afirmó Cristal “entonces una vieja que estudiaba lo mismo que yo me dijo venga, por qué no se le mide a este negocio, usted es bonita y le puede ir muy bien”.

Aunque aseguró que en un principio rechazó la oferta, porque “soy una nena de valores y principios”, la necesidad de tener plata la llevó, inevitablemente al negocio. “Le tengo que aceptar que el primero con el que ‘tiré’ me dio mucho asco, pero fue todo un caballero, y cuando recibí los 150.000 pesos dije: esta mierda es como fácil y pues bueno, no pierdo nada mientras me cuide”.

En las profundidades del negocio

Su entrada al ‘cuento’ fue por una amiga, pero poco a poco pudo fortalecerse y, como ella lo llama, ‘independizarse’. “Ya podía ofrecer el servicio por internet, tapándome la cara claro, pero no se imagina lo fácil y la cantidad de cochinos con ganas que uno se puede encontrar en internet, la gente quiere sexo todo el tiempo, a todas horas, pero uno se tiene que cuidar porque no puede dar con cualquier loco”, afirmó Cristal.

Dice que es una mujer con suerte, porque ha dado con buenos clientes, que le pagan a tiempo y la tratan bien. Sin embargo, afirma que esto no ha sido siempre así. “Cuando apenas estaba empezando me tocó meterme con una pareja de esposos que casi me matan. A mi no me molesta el sadomasoquismo, antes lo disfruto, porque es que a uno le tiene que gustar mucho el sexo para meterse en esto ¿sabe? Pero en un momento, con el cinturón, el cliente casi me ahorca, cuando sentí que estaba perdiendo el sentido, me levanté rápido y les dije que me iba. Me dijeron que no, que ya me iban a pagar bien, pero primero la vida que la plata, es una de las lecciones que toca aprender”, narró Cristal.

Al parecer, la suerte ha sido la mejor compañera de Cristal, que anda con gas pimienta en el bolso por si cualquier cosa. “Hay que cuidarse y aprender los ‘truquitos’, por ejemplo, nunca voy a las casas de los clientes, siempre pido que se aparte una habitación de un motel, para por lo menos estar segura, tampoco reveló mi dirección o mi verdadero numero de teléfono, hay ‘manes’ que se obsesionan con uno y la vaina es de una noche, no más”.

Dentro de las extrañas peticiones que le han hecho, cuenta Cristal, un ‘tipo’ le pidió meterse una lata de cerveza, disfrazarse de Barbie, una pareja le hizo hacerse pasar por la niñera de sus hijos, pero ella pidió que no hubiese ningún niño presente. “Eso solo lo hace la gente enferma”, afirmó.

Anuncios en la web: “Nos reservamos los derechos”

Cristal ofrece sus servicios en una página de internet donde, dice, no le cobran ningún tipo de comisión ni le piden dato alguno. Como este portal, existen cientos donde se ofrecen los servicios de acompañantes y se ponen números de celular y direcciones.

“En nuestro portal existe un espacio específico para adultos, allí la gente promociona sus servicios y también pone avisos para buscar servicios, hay de todo, pero nosotros solo pedimos es que quien entre no sea menor de edad, de resto, no nos interesa nada más, no somos una página de pornografía y nos reservamos los derechos”, aseguró a Publimetro, Mauricio*, coordinador de una de estas páginas.

Pareciera un misterio, un tabú o un secreto, pero no, en realidad conseguir un acompañante en internet es cuestión de un clic. Solo basta con poner en cualquier buscador “prepagos en Bogotá”, “mujeres para tener sexo” “hombres para trío” y fácilmente el buscador le arroja las páginas necesarias.

Los valores pueden variar dependiendo de las mujeres, el tipo de servicio y los requerimientos de los clientes. El servicio más barato puede alcanzar los 120.000 pesos y el más costoso 800.000 pesos.

El oficio de la prostitución en la ciudad

Según un estudio de la Contraloría de Bogotá, la ciudad tiene 14.211 mujeres ejerciendo la prostitución, ubicadas en 1.087 establecimientos, de las cuales aproximadamente 3.282 trabajan en la calle.

En la zona centro el 36,3% de las mujeres trabajadoras sexuales adujeron como causa principal para su actividad la carencia de ingresos. El 27,4% argumenta la falta de capacitación, el 22,3% violencia en el hogar, el 10,2% la ausencia de otro empleo y el 3,8% otras causas.

En síntesis, para los años 1990-1991, el 73,8% de las trabajadoras sexuales de la zona centro y el 91,5% de la zona de Chapinero, ejercen la prostitución fundamentalmente por razones de orden económico.

*Nombres cambiados por petición de las fuentes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo