Camila Abuabara: ¿un final que pudo evitarse?

Los expertos coinciden en que las probabilidades de supervivencia de la joven no eran altas, pero que pudieron ser más si hubiera recibido el tratamiento a tiempo.

Por PUBLIMETRO
Clínica de Las Américas
La explicación médica

El director del Programa de Trasplante de Medula Ósea de la Clínica las Américas, Amado Karduss, confirmó en un comunicado que Camila murió por la reactivación de una infección intestinal que afectó su colón. Dicha infección se le reactivó hace una semana, lo que le produjo un sangrado intestinal y luego migración de gérmenes que hacen parte de la flora normal del intestino a la sangre. Esta situación le provocó un paro cardio-respiratorio que le quitó la vida a las 9:50 de la noche del pasado martes.

Traslado a Bucarmanga
Último adiós

Los familiares de Camila confirmaron este miércoles que la joven será trasladada desde Medellín hasta Bucaramanga para que le den sepultura y sus allegados le den el último adiós.

“Se fue”, dijo Patricia Franco al confirmar la muerte de su hija, Camila Abuabara.

La joven, quien libró una dura batalla jurídica para que le permitieran luchar contra la leucemia linfoblástica aguda (cáncer de sangre) que la aquejaba, falleció la noche del martes, 67 días después de que le realizaran el trasplante de médula ósea por el que tanto luchó.

“Ella no llegó como cualquier paciente que recibe tres tratamientos de quimioterapia, ella llegó con seis tratamientos distintos y su organismo ya estaba muy desgastado por lo que no soportó”, agregó la madre, quien no quiso buscar responsables de la muerte de su hija.

Sin embargo, tras el deceso, sí queda la pregunta en el aire: ¿Camila falleció por la gravedad insuperable de su enfermedad o porque, como muchos argumentan, el sistema de salud colombiano la dejó morir?

Hay varias posiciones encontradas, pero la mayoría convergen en que si la joven de 25 años, estudiante de derecho de la Universidad Externado, hubiera recibido el tratamiento que necesitaba a tiempo, habría tenido más probabilidades de sobrevivir.

Para la hematóloga Virigina Abello, de la Clínica Marly de Bogotá, lugar donde Camila fue atendida tras ser diagnosticada en Bucaramanga, el pronóstico de la joven era “malo”, pero el hecho de que el trasplante de médula tardara tanto agravó la situación, sobre todo teniendo en cuenta que la joven había recibido varias sesiones de quimioterapia y tratamientos experimentales.

“Nosotros insistimos en que el pronóstico era malo, este desenlace es muy triste, pero de alguna manera no era nada distinto a lo que se esperaba que fuera a suceder, pues cuando los pacientes reciben tantas sesiones de quimioterapia el aumento de riesgo de muerte aumenta”, argumentó la doctora.

Una oncóloga cercana al caso de Camila coincidió en el hecho de que las probabilidades de que Camila sobreviviera no eran altas, pero que hubiera tenido muchas más si la EPS hubiera aprobado el tratamiento a tiempo y la joven no hubiera tenido que esperar tanto.

“En estos casos nunca hay una probabilidad del 100% de que la paciente vaya a sobrevivir, menos cuando se trata de un trasplante de médula ósea, pero si este se hubiera aprobado tras la primera recaída luego del diagnóstico, la probabilidad de que sobreviviera era más alta”, indicó la experta al enfatizar el hecho de que el tratamiento a tiempo hubiera podido evitar las sesiones de quimioterapia, por lo que su sistema no se hubiera deteriorado tanto al momento de llegar al trasplante.

Frente a lo dicho por el hermano de Camila, Emilio, quien fue el donante, de que si el tratamiento se hubiera realizado en Estados Unidos, como lo había exigido ella, hubiera tenido más chances de sobrevivir, las expertas coincidieron en que el lugar tuvo poco o nada que ver.

“El tratamiento en Estados Unidos o en Colombia, finalmente, era el mismo, porque los protocolos para estos casos son iguales. Entonces podemos decir que el lugar no importaba, lo que importó es que el tratamiento no se dio a tiempo y eso fue lo que aumentó el riesgo de su muerte, nada más”, agregó la oncóloga.

En ese sentido, aunque la muerte de Camila era bastante posible, las doctoras también coincidieron que las trabas puestas por la EPS (que obligaron a Camila a interponer una tutela y dar la batalla jurídica) incrementaron la probabilidades de su deceso.

Lea también:

Camila Abuabara, la mujer que desafió el sistema de salud

EPS Sanitas debe operar a Camila Abuabara en Medellín

Salió Camila Abuabara de la Unidad de Cuidados Intensivos

MÁS COLOMBIA AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo