El taxista que le canta a sus colegas amarillos

Pipe González lleva más de 10 años conduciendo un taxi en Bogotá pero su verdadera pasión es el canto; por eso, mientras navega por las calles de la ciudad, deleita a sus pasajeros con su canto.

Por Ángela Pérez/ PUBLIMETRO

Me enamoré de esta profesión y de la música. Por eso quería dedicarle una canción a todos mis colegas”, Pipe González, cantante y taxista

Dato
10

Años aproximadamente lleva Pipe González conduciendo un taxi en Bogotá.

Las situaciones del día a día con sus pasajeros, las experiencias con sus jefes, el ‘Pico y placa’ y hasta las peripecias de seguridad a las que se tienen que enfrentar se convirtieron en el primer éxito musical de Pipe González, el hombre que les canta a sus colegas amarillos.

No siempre fue taxista pero siempre soñó con ser un cantante famoso. Dentro de los trabajos que tuvo que realizar desde joven está el de recolector de arena en el valle del Cauca, vendedor de dulces en Risaralda y vigilante en Bogotá.

Sin embargo, siempre tuvo curiosidad por lo que hacían los taxistas, su profesión y las historias detrás del volante, por lo que decidió empezar a conducir un taxi en las horas de la noche. Las aventuras y los chismes de la no ha mantenido en el medio por más de 10 años. Incluso en el oficio conoció a su esposa.

Pero a pesar de su amor por su profesión de taxista, nunca dejó de soñar con el canto. Lo intentó en el programa concurso de Caracol, Yo Me Llamo, imitando al cantante de música popular Pipe Bueno. Aunque no pasó de las audiciones, su experiencia fue el impulso que necesitaba para lanzarse a la fama.

El ‘hit’ de la Ola Amarilla

Con gran esfuerzo y experimentando con sus vivencias personales, Pipe González le dio vida a la canción La Ola Amarilla, una oda a todos aquellos colegas que trabajan en el mundo de los taxistas bogotanos.

Desde los tratos y peleas con los jefes, hasta las buenas cervezas que se toman luego de que terminan sus turnos y los romances de los taxistas con sus admiradoras, la Ola Amarilla contagió a todos los colegas de González, quienes al son de este ritmo popular conducen por la ciudad.

González no solo emociona con su canción a sus amigos y colegas, sino también a los pasajeros que toman el taxi, tanto así que de esa forma conoció a su esposa y manager, Lyda Hurtado, quien se enamoró de su voz y su forma de conducir.

De esta forma, González quiere no solo hechizar con su música pero también acabar con el estigma que se ha creado sobre los taxistas. Que son groseros, que solo van a donde quieren o que alteran los taxímetros, esos son algunos aspectos negativos que quiere cambiar y mostrar cómo se divierten los taxistas y todo su buen trabajo.

Aunque es solo su primer sencillo, Pipe González quiere seguir componiendo y sacando éxitos con todas las grandes y curiosas historias de él y sus colegas al volante.

Lea también:

Taxistas protagonizaron bloqueos al sentirse inseguros

La lección de Navarro Wolff a los taxistas

MÁS BOGOTÁ AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo