Le diría a Uribe que ya es hora de retirarse: Mockus

Días después de encontrarse en el ojo del huracán por las denuncias por corrupción en contratación con el Estado y mientras afina los detalles de la marcha por la vida del 8 de marzo, el exalcalde de Bogotá se sincera sobre la movilización, el expresidente y la paz.

Por Giovanny Serrano

Antanas Mockus ha tenido unos días difíciles y llenos de trabajo. Desmentir acusaciones de corrupción, llamar al país a que se sume a una movilización nacional por el respeto a la vida, decenas de reuniones al día y capotear un sinnúmero de críticas han dejado notables marcas de cansancio en su mirada.

Pero sonríe y, con el optimismo de pensar que la tormenta ha amainado, habla con convicción no solo de la marcha que ha convocado para el próximo 8 de marzo, sino de todo lo que está dispuesto a hacer para que Colombia sea un país en paz.

Sentado alrededor de una mesa redonda (no podía ser de otra manera), habló con Publimetro de lo que ha afrontado en las últimas semanas.

Luego de las denuncias por supuesta corrupción en la contratación de Corpovisionarios con el Estado, ¿qué fue lo primero que se le vino a la cabeza?
Alcancé a pensar que se derrumbaba todo.

¿Y qué pensó de la polémica que se desató?
De algún modo, ya habíamos hablado de que había que tener cuidado con el tema de contratar con el Estado porque puede prestarse para malentendidos y eso fue precisamente lo que pasó.
En todo caso, nuestra consigna siempre ha sido ‘recursos públicos, recursos sagrados’ y yo mismo verifiqué el trabajo que hizo la Corporación, que no tiene nada que ver con la marcha que estamos promoviendo para el 8 de marzo, y la calidad y cantidad del trabajo que se hizo justificaba el dinero que invirtió el Estado, que pagó porque aportáramos luces al proceso de paz, no por la marcha.
Lo que hicieron fue hacer acusaciones apoyadas en evidencias parciales, hilaron demasiado fino.

Pero hay quienes insisten que la marcha del 8 de marzo es una marcha por el proceso de paz…
No. Lo que pasa en La Habana es problema de los que están en La Habana. Nosotros queremos ayudar a que los que estamos en Colombia demos un paso clave en la construcción de paz, pero no la paz política, o jurídica usual, sino la paz de lo pequeño, del ciudadano de a pie. Lo que nos interesa montones es que se comprenda que la vida es sagrada. Independientemente de si hay resultados buenos o no en La Habana.

¿Cree que en el afán de atacar al proceso de paz, la marcha terminó sufriendo daño colateral?
Lo que siempre he creído es que ese que me ataca, me está ayudando. Y lo que tengo que hacer es usar esos ataques en pro de los objetivos que me he trazado.

¿Se sintió atacado por el expresidente Álvaro Uribe?
Sí.

¿Cuál es su mensaje para él?
Si quisiera responderle con la misma moneda, le diría que desempaquemos los 15 o 20 kilos de contratos que se firmaron con el Estado durante sus ocho años de Gobierno para revisarlos, pero como no quiero responderle así, lo que le diría es que, como seguramente me va a pasar a mí, uno tiene una vida útil, cumple con las misiones que la vida le pone y después se retira; y el retiro es acompañado de mucho reconocimiento. Le pediría que reconozca que su tarea está cumplida y que es hora de retirarse para que reciba el reconocimiento por la labor que hizo.

Volviendo a la marcha, en qué momento decidió que iba sí o sí
Fue un momento de reflexión con el equipo, que es un equipo muy bueno y corajudo. Henry Murraín, que es el director de proyectos de la Corporación y que también estaba muy achantadísimo, pero que ha jugado un papel muy clave en todos los momentos adversos que hemos tenido, en los que hemos estado a punto de tirar la toalla, tomó la palabra y dijo “tenemos que seguir”.

Ahora, ¿por qué el 8 de marzo?
Miramos las fechas de todo el año y cada vez que encontrábamos una, se cruzaba con algo que podía generar suspicacias, entonces optamos por compartir algo y que si habíamos de compartir, lo mejor era el día de las mujeres.
Los dos temas tienen una relación muy interesante. Uno puede decir que cuando alguien mata a alguien destruye miles de jornadas enteras dedicadas a criar a un ser humano. Entonces, haciendo una caricatura, sería algo como “señor asesino, usted está destruyendo un arduo trabajo femenino”. Se puede pensar que una de las maneras de defender la vida, es respetando el trabajo de las mujeres.

En medio de la marcha, ha invitado a la ciudadanía a pensar en los titulares de la prensa del futuro, ¿cuál sería el suyo?
Colombia se gana el premio Nobel de paz.

Cree entonces, firmemente, que va a haber firma de un acuerdo final…
Yo, profesionalmente, estoy entrenado para ser pesimista, Primero miro los ‘pierdes’, pero empecé a confiar fuertemente en el proceso cuando las Farc liberaron al general (Rubén) Alzate.

¿Qué deberían hacer las Farc para que todos confíen igual?
Ellos deberían buscar voluntarios entre ellos mismos y que digan “acá hay cinco héroes que son los que van a pagar las penas (de cárcel) largas, van a servir de escarmiento para toda la humanidad, en el sentido de que las guerras no pagan, de que no todo vale”.

Si Timochenko no es uno de esos “héroes”,   ¿aún estaría dispuesto a ser su escolta?
En el pasado dije que sería capaz hasta de ser escolta de Timochenko y lo sostengo. Claramente sería un escolta de manera simbólica, porque no estoy entrenado para proteger una vida de esa manera (risas).

¿Qué más está dispuesto a hacer por la paz del país?
Si a mí me convencen de que debo saltar desde la Torre Colpatria por la paz del país, lo hago… Eso sí, espero que haya bomberos esperándome abajo, con una malla (Risas)
Ahora, estoy dispuesto a hacer mucho más. Soy un optimista de la acción y creo que a punta de accioncitas se puede modificar la cultura, la imagen que cada colombiano tiene de los otros colombianos y ese es el primer paso para pensar en la paz.
Por otro lado, hay un dicho que dice que uno no debe meterse donde no lo han llamado, pero yo sí me metería y en este momento, lo que me gustaría hacer es reunir los 12 informes de la Comisión Histórica del Conflicto para armar un solo documento.
Siempre pensé que la persona idónea para asumir esa tarea era ‘Gabo’, pero ya que no está él, me gustaría asumirla a mí. Eso sí, con la ayuda de un par de muy buenos escritores.

A propósito de la marcha del 8 de marzo, Antanas Mockus dejó esta invitación para los lectores de PUBLIMETRO:

Tres preguntas más

¿Qué está leyendo?
El borrador de un libro

¿Qué hace para desestresarse?
Amar.

¿Qué es lo que más lo satisface?
Comprender cosas para luego poder explicarlas

Lea también:

La ‘Marcha por la vida’ no tiene reversa: Mockus

Corpovisionarios revela detalles de su contrato con el Gobierno

Acusaciones a Mockus son nubes de Humo

MÁS COLOMBIA AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo