¿Bogotá merece ser una ciudad con corridas de toros?

La Corte se pronunció y vale la pena hacer la pregunta de si la decisión fue consecuente con lo que es hoy la sociedad bogotana.

Por Mauricio Barrantes / Publimetro

El tema, que trasciende lo político, parece que ahora entrará a jugar un papel muy importante para las elecciones de la Alcaldía de Bogotá. Y es que la postura que tomen los candidatos sobre las corridas de toros podría mover el voto de opinión en la capital colombiana y definir en las urnas algo que, en esta Administración, no parece tener vuelta atrás.

Pero más allá del comodín político que puede resultar el abanderarse como defensor de los animales, o apoyar la tauromaquia, lo cierto es que es un asunto que vale la pena entrar a debatir.        

La Organización de Naciones Unidas (ONU), a través del Comité de los Derechos del Niño, recomienda apartar a la infancia de participar o asistir a espectáculos taurinos. De igual forma, Natalia Parra, delegada de la Fundación Franz Weber en Colombia declaró: “hoy confirmamos que la violencia de la tauromaquia no solo tiene como víctimas a toros y caballos, sino también a los niños, niñas y adolescentes. En el futuro comprenderemos que todos somos víctimas, de un modo u otro, de cualquier modelo de violencia tolerada, y mucho más aun la que es aplaudida”. 

Sin embargo, la Corte Constitucional determinó el “restablecimiento de los espectáculos taurinos en las fechas u ocasiones usuales en la ciudad de Bogotá”, apoyando la ponencia del magistrado Mauricio González Cuervo. En el documento del fallo, llama la atención la frase en la que se ordena adoptar mecanismos para garantizar “la continuidad de la expresión artística de la tauromaquia y su difusión”.

¿Arte?

En 2007, el costarricense Guillermo Vargas dejó morir a un perro de hambre en la Galería Códice de Managua. El artista defendió su instalación al asegurar que quería comprobar la hipocresía de la gente, que se sorprende cuando ve en una galería de arte la muerte de un animal, pero cuando está en la calle no hace nada para ayudarlos.

Sin entrar a discutir el concepto de arte, lo que definió la Corte permite entender cuál es el modelo de sociedad que esa entidad judicial procura para Bogotá. Un modelo que va en contra del clamor popular, teniendo en cuenta que según el más reciente estudio de la Universidad de la Sabana, el 68 % de los capitalinos desaprueban las corridas de toros.

María Alejandra Mariño, animalista y magíster en Estudios Culturales de la Universidad de los Andes, aseguró a PUBLIMETRO que “esos fallos solo representan a la minoría acaudalada, ya que es claro por estudios y encuestas que la mayoría de los ciudadanos no quieren más tauromaquia en Bogotá”.

Por su parte, Andrea Padilla, vocera para Colombia de AnimaNaturalis Internacional recalcó que tras el fallo de la Corte, el turno entonces es para los candidatos a la alcaldía de Bogotá. “Los ciudadanos ya hemos dejado claro que no queremos más violencia contra los animales. Su compromiso con la ciudad debe hacerles entender que en sus manos está apostarle a un proceso histórico de democracia real en 2016”, dijo.

Países como Argentina tienen la prohibición a las corridas de toros desde 1899, un ejemplo que permite analizar en qué lugar se encuentra Colombia, y Bogotá, a la hora de compararse en el tema de lucha contra el maltrato animal.  

Lea también:

Animalistas buscan llevar a consulta popular el regreso de los toros

“La Corte falló; ahora decide el Pueblo”: animalistas

Estocada final: toros regresan a Bogotá

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo