Los Cerros Orientales tienen su Juana de Arco

La iniciativa #DefiendoMisCerros y la valentía de una mujer, que se atravesó ante una retroexcavadora, frenaron a las constructoras.

Por Mauricio Barrantes / Publimetro

Me tocó pararme frente a la máquina hasta que llegara la Policía, pese a la insistencia de la ingeniera que decía ‘bájela’, incluso cuando eso significaba que me tenían que aplastar a mí”

Puede que usted como bogotano nunca haya tenido tiempo de caminar por los Cerros Orientales y vea hacia esa zona verde solo por error, cuando sube la cabeza en el bus, o para ubicarse a la hora de encontrar una dirección. Sin embargo, aunque no sea de los que coge la pancarta, sale a protestar y reclama ante una injusticia, todavía existen personas que se solidarizan por el bienestar de todos los capitalinos.

El pasado 26 de noviembre, una mujer fue más que nunca amiga de la montaña. Mariana Sánchez (nombre cambiado por petición de la fuente) sabía de las intenciones de la construcción de Cerro Verde y por eso no dudó en evitar el paso de una retroexcavadora poniéndose frente a ella. La tensa situación duró más de tres horas y requirió la presencia de abogados para que la maquinaria no avanzara.

La mujer, que hace parte de la asociación Amigos de La Montaña aseguró a PUBLIMETRO: “Sabía que había irregularidades en las intenciones Cerro Verde y de allí que fui y me paré para exigirles que me mostraran los permisos para pasar con la retroexcavadora. Me tocó pararme frente a la máquina hasta que llegara la Policía, pese a la insistencia de la ingeniera que decía ‘bájela’, incluso cuando eso significaba que me tenían que aplastar a mí”.

Pero más allá de lo anecdótico de la situación, hay un tema que trasciende la valentía de esta ciudadana y es el de hacer respetar un recurso natural tan importante para Bogotá como son los Cerros Orientales. Camilo Reales, que ha acompañado esta causa, asegura que se entiende que haya zonas de los cerros que sean de propiedad privada, pero que no se puede hacer lo que quiera con ellas porque se puede llegar a una afectación muy grave al ambiente.

Por eso es que el 22 de diciembre se hizo un plantón, convocado por Twitter, en el que se buscó visibilizar esta problemática para exigirle al Distrito y a la Alcaldía Local que frenara las intenciones de las constructoras, que estarían actuando de manera ilegal.

La asociación Los Amigos de la Montaña estuvieron detrás de este plantón y han sido los encargados de denunciar los casos de Cerro Verde y Monte Rosales para evitar que se pase por encima del Consejo de Estado, que en 2013 dijo que en la reserva forestal de los Cerros Orientales no podía haber más construcciones y que los derechos adquiridos no se reconocerían cuando se tuviera conocimiento previo que se trataba de una zona protegida.

Hace unos días, el alcalde Gustavo Petro publicó en Twitter, que la Alcaldía Local de Chapinero había ordenado suspender el proyecto de construcción en Cerros Orientales, además de negar la licencia del segundo proyecto. Sin embargo, desde la constructora encargada del proyecto Cerro Verde dijo aún no haber sido notificada de la suspensión de la obra.

La posición de la constructora es que existe legalidad en el proyecto por fallo del Consejo de Estado y por acuerdos con el Distrito. Según ellos, se recuperarán 17 hectáreas de los Cerros Orientales en las más de 10 torres de edificios que se tienen planeados.

Algo que contrasta con las declaraciones de Reales, que asegura que en el caso de Cerro Verde el problema es que dejaron vencer una licencia de urbanismo en el año 2000 y recibieron la licencia de construcción por un error del Curador No. 4.

Publimetro conoció una serie de documentos que confirman estas afirmaciones. Entre ellos, el concepto de la Secretaría de Planeación acerca de la licencia de urbanismo en Cerro Verde, dirigido al alcalde local de Chapinero, Mauricio Jaramillo, y en el que se asegura que “en estas condiciones, por parte de las autoridades de control no se podría permitir adelantar obras de urbanismo, por no contar con la correspondiente licencia vigente.

A esto se suman los pronunciamientos del Distrito, la Secretaría de Ambiente y el IDU, que confrontan lo que dice la constructora de Cerro Verde. Sin embargo, para Reales, más allá de Cerro Verde se encuentran, tanto el caso de Monte Rosales, como de otros 117 proyectos que requieren del acompañamiento de la comunidad y de las autoridades para no darle la espalda a los Cerros Orientales y velar por el bienestar de toda la ciudadanía.  

Lea también:

TransMilenio se renueva y para este 2015 buscará un mejor ‘look’

Aparecen los jóvenes perdidos en los cerros

Las 10 cosas que más aman los bogotanos de Bogotá

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo