Reviva los detalles del secuestro del general Alzate, un cabo y una abogada en Chocó

Por Publimetro Colombia

El secuestro del general Rubén Darío Alzate Mora, el cabo primero Jorge Rodríguez Contreras y la abogada Gloria Urrego se registró el pasado 16 de noviembre en el caserío Las Mercedes, ubicado a media hora en panga (embarcación de madera) de Quibdó.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 3:30 de la tarde de ese domingo, cuando el oficial llamó al comandante del Batallón de Infantería Manosalva Flóres, a pedirle que preparara un bote para realizar un viaje por el río Atrato. 

En la embarcación se movilizaron el general Alzate Mora, el cabo Jorge Rodríguez Contreras, y la abogada Gloria Urrego, junto con un soldado quien era el conductor de la lancha.

“Media hora después se aproximaron al caserío de Las Mercedes, cuando desembarcaron fueron sorprendidos por hombres armados con fusiles que los retuvieron. El soldado que conducía la pequeña embarcación al notar la situación decidió escapar en dirección hacia Quibdó, donde informó lo sucedido”, explicó en su momento el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón

En el acto se desplazó una unidad de acción directa del Ejército Nacional de la Brigada 15, la cual llegó al caserío y fue informada por la comunidad que los guerrilleros se llevaron con vida a las tres personas hacia el norte, aguas abajo del río Atrato. 

“Por informaciones obtenidas se estima que los secuestradores son miembros del frente 34 de las Farc, que delinque en esa zona, esto será verificado”, indicó el ministro.

El Ministro señaló que hasta el momento no se conocen las razones “personales o de Inteligencia”, por la cual se violó el procedimiento de seguridad, pues el oficial
hizo el desplazamiento sin escolta y vestido de civil.

A su turno, el presidente del Consejo Comunitario de las Mercedes, Presentación Palomeque, aseguró que en la tarde del domingo tres personas arribaron a esa localidad en una panga, provenientes de Quibdó.

“Ellos se bajaron de la panga y fueron hasta el atrio de la iglesia. Río abajo llegó otra panga con otros tres hombres, vestidos de civil, que fueron hasta la iglesia para hablar con esas personas”, aseguró Palomeque. 

El líder de Las Mercedes explicó que en el atrio de la iglesia las seis personas se reunieron, que ninguno portaba armas y que minutos después los tres presuntos milicianos de las Farc se llevaron, selva adentro, al general Alzate y a sus dos acompañantes. 

Una persona, que pidió la reserva de su identidad, aseguró que en ningún momento se presentó un forcejeo, que los guerrilleros llegaron por el río y que la versión de que se escondían en alguna de las viviendas, no es cierta.


¿Qué pasó en la iglesia?

Cuando el general Rubén Darío Alzate escuchó la decisión de los tres guerrilleros se sintió el hombre más confundido del mundo. Dicen en el caserío Las Mercedes que no se opuso, se tomó la cabeza con las manos y se despidió de un niño que estaba en el atrio de la iglesia amarilla, centrada en este caserío a orillas del río Atrato. Se fue aguas abajo. 

Según varias versiones, el General, mientras se subía a la panga de civil y no con el camuflado que lo ha acompañado por más de 30 años, repasó la anchura del río. 

“Él no sabía qué pasaba. Él había estado parado en la iglesia por treinta minutos como esperando. De pronto llegaron estas tres personas, hablaron con él y se lo llevaron”, explica un habitante del caserío.

Su relato indica que el general miró hacia atrás, como queriendo deshacer los pasos de la ruta que lo llevó al secuestro. Se perdió entre las aguas del río Atrato de ese domingo 16 a las 3:30 p.m., aunque las Fuerzas Militares desplegaron un operativo con más de 700 hombres para hallarlo a él y a sus acompañantes.

Fuentes de Inteligencia Militar precisaron que un emisario de las Farc había contactado al oficial porque supuestamente el cabecilla de esta estructura se entregaría con más de 100 guerrilleros. Es decir, que el general Alzate habría sido engañado, por ello iba de civil y sin escolta. 

“Él ya tenía experiencia en eso. El desmovilizó toda la estructura del Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP, en los Montes de María. Eso lo hizo igual a como se movió en Las Mercedes. De civil. Fue un logro militar”, dice el investigador.

Según las primeras pesquisas, el general Alzate, la abogada y el cabo fueron llevados por el río hacia el norte, en Antioquia, en límites con Chocó. 

La ruta del general

El Atrato es una autopista de agua donde las pangas de madera suben y bajan con su motor e interrumpen la tranquilidad de los caseríos asentados a orillas del río. 

Entre estos caseríos está Las Mercedes, un poblado de 15 casas de madera y poco más de 100 habitantes que sobreviven del cultivo de yuca, plátano y ñame. 

La ruta que siguió el General, antes de su secuestro por el frente 34 de las Farc, estuvo precedida de una carretera destapada que sale de la Brigada 15, recorre el centro de Quibdó atestado de motos, vendedores de fruta y cacharros, y se interrumpe abruptamente en el malecón, donde pescadores y conductores de panga y barcos muestran la identidad del pueblo chocoano. 

Por ese malecón salió el general. Se fue en una panga como cualquier civil, tanto que al llegar al caserío fue confundido con un extranjero. Se fue sin uniforme porque según la alcaldesa de Quibdó, Zulia Mena, su trabajo era desarrollar un trabajo social con las comunidades. 

“El está comprometido con sacar adelante el Chocó. Es una persona que les ayuda a las comunidades y está pendiente de ellas. Por eso se fue de civil, para generar confianza”, afirma Mena. Sin embargo, en las comunidades dicen que no tenían cita con él.

Últimas llamadas

A las 8 de la mañana de ese domingo, antes de salir para la zona, el general Alzate llamó al gobernador del Chocó, Efraín Palacios, para que lo acompañara al recorrido. “Yo le dije que no podía acompañarlo porque tenía que hacer otras cosas acá en la región”, dijo Palacios. 

El general también llamó a su esposa Claudia Farfán. No le dijo hacia dónde iba ni qué iba a hacer. “Yo me enteré del secuestro a las 8:00 p.m. Esto es muy duro”, manifestó la mujer.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo