Se iluminó el camino para los habitantes del Codito, en Bogotá

Por Colprensa

Con palos de madera, paneles solares, pvc y botellas plásticas se construyeron dos sendero de luz ecológicos que alumbrarán el sector El Mirador, del barrio El Codito ubicado en la calle 183 con carrera primera, en el norte de Bogotá.

En una jornada de voluntariado, durante toda la mañana de este viernes más de 80 personas entre miembros de la Alcaldía local, líderes de la comunidad y una delegación de ejecutivos de Pacific Rubiales, quienes lideraron la actividad por ser parte de los proyectos de responsabilidad social que adelantan en la zona, instalaron los 25 postes que darán luz a unas de las zonas más peligrosas del sector.

Según la alcaldesa de Usaquén, Julieta Naranjo, el sendero que desde ahora estará iluminado se había convertido en uno de los lugares preferidos por los delincuentes para llevar a cabo sus actividades ilegales. “Con esta acción damos respuesta a uno de los requerimientos que tiene el sector, porque es necesaria la iluminación para que a los delincuentes no les quede tan fácil acechar, ni que hayan violaciones y demás crímenes que ocurren y así continuar construyendo paz”, señalo la funcionaria.

Por esto, la petrolera cuyas oficinas están ubicadas en Usaquén, escogieron esta localidad para realizar la actividad y avanzar en los proyectos de responsabilidad social empresarial que tiene la compañía y lograr de este modo un beneficio tanto para la comunidad como para los empresarios.

“Con esto buscamos no solo contribuir positivamente en el barrio, porque la organización también está constituida por seres humanos y la finalidad de esta actividad es sensibilizar a los miembros de la compañía y crear un puentes entre comunidades vulnerables y la gente de nuestra empresa que son probablemente las personas más favorecidas del país. De este modo buscamos cerrar las brechas y mostrarles que este mundo existe, por eso escogimos este sitio porque queda justo detrás de las oficinas de Pacific”, aseguró Valeria Santos, gerente de Sostenibilidad de Pacific Rubiales, presente en el voluntariado.

De este modo, los dos senderos que conectan el barrio con las principales calles del sector, que pese a lo transitados que son se habían convertido en nichos de delincuencia, estarán desde ahora iluminados y Jimmy Fonseca, uno de los habitantes más activos de El Codito, asegura que “desde ahora seguro disminuirán los actos delictivos, porque la oscuridad que había allí en las noches era lo que permitía que eso ocurriera”.

Lea también:

TransMilenio es como un videojuego que, por desgracia, es real

Si aún no ha prendido su ‘arbolito’, Bogotá Humana ya lo hizo

Top de los peores problemas en TransMilenio

MÁS BOGOTÁ AQUÍ

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo