Dulces de la Noche de Brujas están bajo la lupa

La Secretaría de Salud estará atenta de analizar e investigar cada uno de los productos de confitería que se vendan en los lugares públicos para proteger a los menores en su noche.

Por ÁNGELA PÉREZ-PUBLIMETRO
Toque de queda
11:00 A.M.

Es la hora en que los menores de edad podrán estar en las calles este viernes, según lo decretó el alcalde Gustavo Petro.

El alto consumo de dulces durante la noche de este viernes debe ser un punto de atención para los padres de familia que salgan con sus hijos para pedirlos y compartir con ellos. Deben prestar atención a las fechas de vencimiento y los paquetes de los productos.

En la mayoría de los casos, personas inescrupulosas aprovechan para poner en los dulces escopolamina u otro tipo de sustancias para poder secuestrar a los menores que no estén con sus padres. De igual forma, por economizar un poco más, se compran dulces en lugares que no están autorizados y que no cuentan con las características de seguridad, lo cual le puede salir caro a los menores.

Por esta razón, la Secretaría de Salud realizará redadas en establecimientos comerciales, dulcerías, cigarrerías y centros comerciales con el fin de garantizar que los productos que reciban los menores sean de excelente calidad.

Lo que se ha hecho

En octubre de 2013 se realizaron 120 operativos en todas las localidades de la ciudad, en los que se visitaron 600 establecimientos entre supermercados, hipermercados, tiendas y depósitos de alimentos. La Secretaría Distrital de Salud aplicó la medida sanitaria de seguridad consistente en el decomiso de 10,5 toneladas de productos debido al incumplimiento en el rotulado, inadecuado almacenamiento, conservación y transporte.   Se encontraron productos como: confitería y chocolatería listas para su comercialización con fechas de vencimiento adulteradas e inadecuado almacenamiento por presencia de plagas y roedores. También se decomisaron 1.905 Kg de otros productos como: galletas, miel de abejas y postres por incumplimiento en rotulado y por mal estado de conservación.

Es importante tener en cuenta que el consumo exagerado de dulces puede ocasionar dolor abdominal, nauseas, vómito y cuadros diarreicos.   Ante estos síntomas los padres y cuidadores deben llevar a los niños a un centro médico.

Lea también:

Funcionarios de la U. Distrital llevan 36 horas sin comer

MÁS BOGOTÁ AQUÍ

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo