Entre avances y tropiezos, el proceso de paz cumple dos años

Por COLPRENSA

Hace dos años desde Hurdal, a las afueras de Oslo en Noruega, se hizo pública la constitución de la mesa de diálogo entre el Gobierno nacional y las Farc y con ella, la firma del Acuerdo General para la Terminación del Conflicto donde se fijaron seis temas que buscan alcanzar la paz.

En el primer encuentro que tuvo lugar en uno de los países garantes del proceso, delegaciones de ambas partes ultimaron detalles logísticos para iniciar un mes después el inicio oficial de las conversaciones en La Habana, Cuba.

Desde entonces tres acuerdos parciales han sido el resultado de la negociación que en opinión de analistas y expertos, ha sido la de mayor avance en la historia del país.

Así lo recordó el presidente Juan Manuel Santos este sábado durante una visita a la zona rural de Cali, capital de uno de los departamentos más golpeados por el conflicto, razón por la cual presidió un acto simbólico para reiterar su propósito de alcanzar la paz.

“Los puntos que acordamos fueron muy claros y concisos, con los que queremos ponerle fin a un conflicto armado que ha desangrado a nuestro país por más de cincuenta años”, comentó Santos al entregar un balance de lo que ha sido la negociación.

POLÍTICA DE TIERRAS Y DESARROLLO AGRARIO

Luego de anunciar la primera tregua unilateral, el 26 de mayo de 2013 tras varios retrasos, y casi seis meses después de iniciar discusiones, se logró el primer acuerdo parcial sobre el primer punto de la agenda sobre la política de tierras y desarrollo agrario.

En un hecho histórico para el país, el primer tema en discusión en Cuba tuvo como aspectos fundamentales el acceso y uso de la tierra, la formalización de la propiedad, así como establecer una frontera agrícola y promover la protección de zonas de reserva.

Como pilar fundamental se acordó un Fondo de tierras de distribución gratuita para los campesinos sin tierra o con tierra insuficiente. Pero no se trata sólo de entregar tierra al que no tiene, sino de darle “acceso integral”, es decir, que la tierra esté acompañada de riego, crédito, asistencia técnica y apoyo para la comercialización, entre otros.

En ese punto el jefe de Estado resaltó que el presupuesto aprobado hace dos días para el campo, supera una cifra de hasta 5 billones de pesos. “La paz comienza por acabar con la inequidad y la pobreza en el campo”, afirmó Santos.

PARTICIPACIÓN POLÍTICA

Tras 16 rondas de discusiones, las delegaciones concretaron un segundo acuerdo en el controversial tema de la participación política del grupo subversivo, aspecto que provocó la polarización del país ante la posibilidad de que exguerrilleros puedan llegar a ocupar cargos de elección popular.

El 6 de noviembre de 2013 se presentó a la opinión pública el documento donde quedaron firmados los derechos para el ejercicio de la oposición política en general y las garantías de protección a guerrilleros que se vinculen a la democracia.

Aun así, el acuerdo no solo estudia la participación de la guerrilla, sino de otras minorías étnicas y sociales, que históricamente no han tenido participación en la vida política nacional.

“Esto tiene que ver con una democracia con participación de todos los colombianos en el proceso de la toma de decisiones que afectan nuestro futuro, es darle representatividad a quienes no la han tenido”, argumentó Santos.

Entre los acuerdos alcanzados en este punto se encuentran las Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz. Esta forma de participación se creó para promover la integración territorial y la inclusión política de zonas especialmente afectadas por el conflicto, para que durante un periodo de transición, estas poblaciones tengan una representación especial de sus intereses en la Cámara de Representantes, ya que no tendrán curules en el Congreso de la República.

EL NARCOTRÁFICO Y LO QUE FALTA

El más reciente acuerdo alcanzado por la mesa, dejó en claro cuáles serán los compromisos puntuales de la subversión, el Gobierno y la propia comunidad en materia de drogas, narcotráfico y cultivos ilícitos.

El desminado, la entrega de rutas, la nueva política anti-restitución y las estrategias para bajar el consumo de drogas, son algunos de los puntos del tercer gran acuerdo entre Gobierno y las Farc anunciado este viernes.

En este acuerdo quedó claro que se dará vía libre al Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, para eliminar de manera definitiva y sostenible estos cultivos y la ilegalidad asociada a estos en todo el territorio.

“Este punto es fundamental porque el narcotráfico ha sido el combustible de la violencia que hemos vivido y todos los grupos violentos en una u otra forma han sido estimulados con esa flecha venenosa del narcotráfico”, señaló el presidente.

Actualmente las delegaciones discuten uno de los puntos más complejos de la negociación que es el tema de las víctimas, donde por primera vez en la historia, tres delegaciones de víctimas de distinta índole, enfrentaron a sus victimarios para contar su historia en representación de los casi 7 millones de colombianos afligidos por la guerra.

En este punto buscan encontrar la mejor manera de reparar a las víctimas cumpliendo con parámetros mínimos de tratamiento que propendan por entregarles verdad, reparación, justicia y garantías de no repetición.

Así las cosas, las expectativas que quedan son mayores, porque al haber concluido este tema, Gobierno y Farc retomarán conversaciones con el punto de la dejación de armas y cese al fuego y actividades hostiles, momento en el que la guerrilla tendrá que reconocer su responsabilidad en el conflicto.

Lea también:

CTI desmanteló fábrica de falsificación de billetes en Bogotá

Colombia impondrá récord en entrega de frutas y verduras

‘No les vamos a permitir que se opongan a la paz’: Santos a Uribe

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo