Fotos: Taekwondo sin ver, un ejemplo de vida

Por PUBLIMETRO

Todos los martes y jueves, cuando el reloj señala las dos de la tarde, Karina Cuadros y Nicolás Coca, estudiantes con discapacidad visual, hacen algo que muy pocos otros jóvenes en su condición tienen la oportunidad de hacer.

A casi dos metros de distancia, escuchan los pasos y la voz del maestro Alfredo Forero, se ponen ansiosos y aprietan fuertemente con la mano derecha el extremo de su bastón blanco. Cuando sienten su presencia con el movimiento brusco del aire y el fuerte sonido de su respiración, voltean su cabeza hacia esa dirección y saludan con una sonrisa ‘de oreja a oreja’.

“Hola profe, lo estábamos esperando” dice entusiasmado Nicolás, quien recibe como respuesta de su maestro “Buenos días muchachos, ¿están preparados para la sesión de hoy?”

Rápidamente los estudiantes se sientan, sueltan su bastón, dirigen sus manos hacia el frente y se quitan los tenis sin desamarrar los cordones. Luego, con la ayuda de Forero, se colocan los escudos de protección en el rostro, pecho y piernas para practicar taekwondo, un arte marcial coreano de autodefensa.

Desde este año, en el colegio República de China de la localidad de Engativá, existe en Bogotá la primera y única ‘Escuela de Taekwondo para estudiantes con discapacidad visual de los colegios distritales’, en la que 22 niñas, niños y jóvenes de todos los grados se forman en esta disciplina, en el marco del Currículo para la excelencia académica y la formación integral 40×40 .

“El taekwondo genera muchos beneficios a nivel físico y mental. Este arte es una terapia para generar en los estudiantes equilibrio, agilidad, coordinación, concentración y mejora los procesos cognitivos y académicos. Con esta experiencia confirmo que el mundo se ve diferente desde la perspectiva de los muchachos y aprendo a comunicarme a través de todos los sentidos” agrega Forero, quien además asegura que ha aprendido a enseñar a través del sonido y la percepción

Al pararse, Karina y Nicolás no toman de nuevo su bastón, solo deslizan sus pies en el suelo hasta sentir con la punta de sus dedos el borde del cuadrilátero para ponerse sobre él e iniciar el entrenamiento. A partir de ese momento, son independientes de su guía y ponen a prueba su agilidad, equilibrio y orientación.

Para los dos estudiantes, ‘poner en juego sus oídos y su sentir’ ha sido una nueva experiencia que día a día se nutre y los hace cada vez mejores. Dar patadas, puños y relacionarse con el campo de batalla ya es como recorrer su casa, pues conocen cada esquina y perciben la presencia del otro. “Es sentir su aura, escuchar su respiración y dar en el blanco” dice Nicolás.

Esta escuela de taekwondo es un ejemplo de cómo la Secretaría de Educación (SED), desde la Dirección de Inclusión e Integración de Poblaciones, ha materializado acciones a través de modelos educativos sin exclusiones, que dan respuesta a las distintas necesidades, condiciones y situaciones de los estudiantes, eliminando las barreras físicas, pedagógicas y actitudinales y entendiendo la diversidad como un elemento enriquecedor.

Actualmente, la SED ha logrado incorporar más de 8 mil niñas, niños, jóvenes y adultos en condición de discapacidad y talentos excepcionales en los colegios oficiales de la ciudad, que son beneficiados con metodologías aplicadas a cada contexto con docentes profesionales y el Currículo para la excelencia académica y la formación integral 40×40, política educativa del Distrito que promueve formación artística, deportiva, cultural y ciudadana.

Lea también:

¡Giro en caso de Alejandro Vargas! Video mostraría que ‘punkeros’ actuaron en defensa propia

El colmo: capturan a tres policías activos por robo de celulares

FOTOS: Ellos confundieron TransMilenio con un set de modelaje

MÁS BOGOTÁ AQUÍ

  

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo