En Chapinero el bolsillo hace que la alimentación no sea tan buena

La Universidad Javeriana indagó sobre los hábitos alimenticios en Chapinero.

Por Publimetro

Un estudio realizado por los profesores de la Universidad Javeriana Luisa Tobar, Luis Fajardo y Luz Nayibe Vargas, en el marco de la investigación “Exploración cualitativa de las percepciones de familias de estratos 1, 3 y 5 en Bogotá, frente a atributos de la alimentación saludable”, apunta a que la economía de los chapinerunos los lleve a no hacer la mejor elección a la hora de alimentarse.

La investigación, que sistematizó datos y percepciones manifestadas por los cuestionados, señala que no importa el estrato social de quienes viven en esta localidad de Bogotá respecto al conocimiento de los hábitos saludables sino que lo que pesa es su capacidad adquisitiva.

Es decir, es el bolsillo el culpable de que los alimentos que se ingieran en Chapinero no sean siempre, ni en el mayor de los casos, los más adecuados.

Las dos categorías a observar fueron la seguridad alimentaria y la alimentación saludable. Una familia de zona de La Calera, estrato 1; una de Chapinero Central, del estrato 3 y una familia del estrato 5 fueron los objetos del estudio. Por cada grupo social, las herramientas se aplicaron a trece personas .

Según los hallazgos del estudio, en el estrato 1 se consume con frecuencia ala del pollo pero no completa, sino solo la porción que no incluye la mayor cantidad de carne, que es donde se encuentra mayor cantidad de proteína. Pese a que la presa tiene poca carne, es muy demandada por su aporte al sabor de la comida, esto independientemente del aporte nutricional a la misma.

Las familias del estrato 3, aunque conocen el discurso de la alimentación saludable, también se señala que esta es prioridad de los miembros de la familia vulnerables.

Uno de los resultados particulares, que sin embargo no sorprendió a los investigadores, es el hecho de que son los jóvenes del estrato 5 los que más consumen comida “chatarra”.

El análisis de los resultados se hizo en comparación con la Encuesta de la Situación Nutricional (Ensin 2005) realizada en Bogotá. Al respecto, hubo una coincidencia con el hecho de que gran parte de la población se percibía en inseguridad alimentaria, es decir, el no contar con los recursos económicos para comprar la canasta de alimentos para su familia en el corto plazo.

Lea también:

Multa a quienes se colen en TransMilenio será de 325.000 pesos

MÁS DE BOGOTÁ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo