Jeringa Mueca y Chocolate Remix: reguetón hecho por chicos trans y lesbianas

En la Semana de la Igualad en Bogotá, PUBLIMETRO habló con dos agrupaciones musicales que le apuestan a que la gente conozca nuevas realidades.

Por Publimetro Colombia
Jeringa Mueca y Chocolate Remix: reguetón hecho por chicos trans y lesbianas

“Por defecto al nacer la sociedad ya te asigna un género, una sexualidad y los cientos de limitaciones y permisos que conllevan, con suerte uno puede llegar a cuestionárselas con el paso de los años; pero en muchos casos la gente vive la vida y la sexualidad que le fue asignada sin preguntarse demasiado si realmente eligen ser lo que son”, dice Romina de Chocolate Remix.

“Nuestra experiencia tiene que ver con una construcción de paz. Para que haya paz necesitamos reconocernos los unos   a los otros, las experiencias de vida, saber que existen muchas personas con necesidades diversas que se salen de la normativa de alguna manera”, Dominic Cavalli, de Jeringa Mueca.

Es todo un misterio saber si son más los que aman el reguetón que los que lo aborrecen. Lo cierto es que de cada diez fiestas, en por lo menos siete se goza con el sonado ritmo. La gente lo baila desde las discotecas de la primero de mayo hasta las de la 93.

Su cadencia genera recordación, por eso la Jeringa Mueca y Chocolate Remix lo eligieron para llevar su mensaje. Para que fueran cada vez más y más los que se enteraran –cantaran y hasta bailaran- que existen otras realidades, otras construcciones de identidad.

Romina Bernardo alias Chocolate tuvo un día la idea de crear Chocolate Mix, en Buenos Aires. Según ella, la iniciativa nació “de la necesidad de cuestionar el contenido machista y heteronormativo de este popular estilo y resignificarlo aprovechando su misma lógica musical, creando un nuevo concepto denominado ‘Lesbian Reggaeton’, en donde una mujer lesbiana satiriza al macho reguetonero y aborda temas tabú sobre el placer femenino, el lesbianismo, la sexualidad y denuncia además diversas temáticas que frecuentemente afectan al colectivo femenino y LGTB como la discriminación, la censura y la violencia a través de sus letras”.

Con el fondo de la pista electrónica, ‘Chocolate’ recita de forma pegajosa: “Lo del tamaño no es clave, vamos a ser honestos, ni que la tengas dura, tampoco te lo apuesto, que una mujer prefiere dos dedos bien puestos”, y luego canturrea: “Empújalo, empújalo”, al tiempo que realiza movimientos de cadera.

Romina denuncia la ignorancia respecto a muchos temas hoy por hoy. “Son desestimados, ocultados y hasta desconocidos por gran cantidad de gente”, dice. La mujer de ojos claros considera que el arte de su grupo “tiene mucho que ver con lo conceptual y uno de nuestros objetivos está más relacionado con dar lugar a nuevos interrogantes, generar espacios de debate y de análisis que con meramente generar un regueton alternativo”.

A las voces femeninas argentinas se suman otras más. Estás son colombianas y masculinas. Se trata de la Jeringa Mueca, un grupo de chicos trans que también reclaman comprensión al son reguetonero.

El proyecto, que nació en el seno del colectivo Entre Tránsitos, ya sacó su primer sencillo: ‘Identidad, y se ha presentado desde el barrio Santa Fe hasta la Universidad de los Andes.

“Se supone que en el mundo hay dos puertas, solo dos ventanas, solo dos abiertas. Quiebra, quiebra. Cuerpo que se crea. Sal de la cárcel de tu identidad. ¿Qué tu quieres ser? ¿Qué tu quieres ser?”, cantan Tackidrama, Dreo Yankie   y Mr. Martin.

Mr. Martin es Dominic Cavalli. De la jardinera que usaba a regañadientes en el colegio de monjas donde estudió el bachillerato no queda nada. En cambio sí hay una sensual barba que ha salido gracias al proceso de hormonización.

No tiene problema con abrazar a sus amigos ni ser cariñoso con ellos. No tiene problema con llorar, ni demostrar sus sentimiento, ni aceptar el hecho de que no quiere ir a la guerra.

“Nuestra experiencia tiene que ver con una construcción de paz. Para que haya paz necesitamos reconocernos los unos   a los otros, las experiencias de vida, saber que existen muchas personas con necesidades diversas que se salen de la normativa de alguna manera –cuenta con una voz gruesa pero no dura-. Nosotros le apostamos a visibilizar estas experiencias de vida trans con un lenguaje cercano a los jóvenes para así crear conciencia de que estas existen, de sus necesidades y verdaderas realidades”.

Lo cierto es que mientras usted lee estas líneas son cientos los que viven fuertes confusiones acerca de su identidad sexual, de sus gustos. Confusiones satanizadas por muchos y que no en pocos casos terminan con decisiones extremas como quitarse la vida.

“Por defecto al nacer la sociedad ya te asigna un género, una sexualidad y los cientos de limitaciones y permisos que conllevan, con suerte uno puede llegar a cuestionárselas con el paso de los años; pero en muchos casos la gente vive la vida y la sexualidad que le fue asignada sin preguntarse demasiado si realmente eligen ser lo que son”, dice Romina para quien el hecho de no permitirnos ser libres radica en buena parte en la imposibilidad de auto cuestionarse.

“Para quienes tienen bien en claro y están satisfechos con lo que son, en general parece no costarles demasiado entender y aceptar la diversidad de realidades y elecciones. Pero evidentemente es difícil aceptar la libertad del otro cuando nosotros mismos (acompañados por toda una serie represiones que muchas veces nos exceden) no nos permitimos ser libres”, explica.

Su son le apunta a visualizar y dejar en evidencia la existencia de otras opciones que, según ella, son tan válidas como las que hoy se presentan como hegemónicas.

La Jeringa Mueca canta en el mismo sentido. “Cuando hay conciencia hay un entendimiento más fácil y se puede crear una sociedad más consciente, comprensiva y solidaria”, asegura Dominic. “No somos malos, queremos una construcción de géneros menos violenta y un poco más comprensiva con el otro”, concluye.

Ambos grupos esperan seguir “perreando” por mucho más tiempo. Sus letras y performances le apuntan a que cada vez sean más los que entiendan y se entiendan, en un mundo lleno de matices que, pese a la realidad, pareciera querer simplificarlo todo al blanco y negro, al bueno y al malo, al hombre y mujer.

La semana de la igualdad en Bogotá

Hasta el próximo 5 de octubre la capital del país vivirá la Semana por la Igualdad, con miras a fomentar la tolerancia y comprensión, en contraposición a la discriminación.

“Esta Semana busca a través de expresiones artísticas, culturales y académicas lograr deconstruir imaginarios y representaciones negativas alrededor de la diversidad sexual y que se tienen acerca de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas”, sostuvo Juan Carlos Prieto, Director de Diversidad Sexual de la Secretaría Distrital de Planeación.

Lea también:

Estados Unidos condenó a 10 años de prisión a oncóloga colombiana

La diversidad sexual en Bogotá celebra su semana

MÁS DE COLOMBIA

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo