Prorrusos se tomaron el control del aeropuerto de Donetsk

Por PUBLIMETRO

Al menos una persona murió en la estación de ferrocarril de Donetsk, según informan medios locales, después de que los separatistas armados a favor de la integración con Rusia se hicieron con el control del aeropuerto de esa localidad.

Los fuertes combates entre rebeldes prorrusos y fuerzas ucranianas alertaron a todo el mundo esta mañana al ser denunciadas varias explosiones y disparos que obligaron a clausurar los vuelos y cerrar el aeropuerto.

Las autoridades ucranianas confirmaron que su fuerza aérea lanzó un ataque aéreo en el aeropuerto de Donetsk para desalojar a los rebeldes prorrusos, pero al cierre de esta edición, los insurgentes continuaban con el control de las instalaciones.

Nuevo Gobierno enfrenta misma problemática

El magnate de los alimentos y ahora nuevo presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha traído con su elección una nueva esperanza a la resolución del conflicto que se vive en el oriente del país. Los enfrentamientos entre el Ejército ucraniano y rebeldes armados prorrusos han puesto sobre la mesa un problema que va más allá de operaciones denominadas “antiterroristas” y de una delicada relación con el país vecino al mando de Vladimir Putin.

Kiev se despertó con la noticia de fuertes ataques en las regiones separatistas de Lugansk y Donetsk, en donde la estación de tren y el aeropuerto de la primera zona fueron escenario de violentos enfrentamientos entre las partes en disputa.

Poroshenko ha asegurado que “no habrá negociaciones con los terroristas” y que “aquellos que se nieguen a deponer las armas no se beneficiarán de la amnistía”, en alusión a los milicianos prorrusos que combaten a las tropas gubernamentales.

Dichos combates tienen a Ucrania sumida en una crisis que la nación pretende ver solucionada con la llegada del nuevo presidente al poder, pero también existe rechazo a la disposición de Poroshenko de entablar un diálogo con su homólogo ruso.

“Rusia es nuestro mayor vecino. Parar la guerra, llevar la paz a todo el país y la estabilidad al este sería imposible sin la participación de Rusia. Putin y yo nos conocemos muy bien”, dijo el mandatario.
A pesar de que tanto Kiev como el oeste de Ucrania tienen puestas las esperanzas en  que se logre erradicar la violencia que vive el país desde hace varios meses, el reto para Poroshenko va más allá de un acuerdo con su vecino.

Con el apoyo y reconocimiento de Occidente, el presidente se enfrenta a una nación dividida cuyo este anhela la independencia que “oportunamente” logró la península de Crimea.

Pero la población prorrusa no está dispuesta a seguir haciendo parte de Ucrania, por lo que el millonario tiene la opción de reconocer la solicitud de Lugansk y Donetsk a Rusia –decisión que ha sido enfático en que no llevará a cabo– o mejorar las relaciones con Putin y que juntos encuentren una solución.

En el transcurso de los siguientes tres meses Poroshenko se reunirá con los miembros de la Unión Europea, de la que ha expresado querer hacer parte, y con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para buscar concretar el apoyo que permita acabar el conflicto.

MÁS INFORMACIÓN DE MUNDO

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo