Crisis en Casanare mueve la solidaridad ciudadana

Por Colprensa

La crisis en Casanare se demoró para despertar la angustia del Gobierno, pues para ir a dar un vistazo tuvo que pasar casi un mes de declarada la alerta; sin embargo, después de que aparecieran las fotografías de los animales muriendo de sed en los medios de comunicación, la solidaridad de los ciudadanos no se ha hecho esperar.

Un grupo de integrantes de la comunidad universitaria Eafit, conmovidos, buscaron una corporación en Paz de Ariporo, Casanare, que trabajara por los animales y se encontraron a la Fundación Esperanza, dirigida por Pilar Suárez, que tiene un reserva natural de 200 hectáreas y quien, desde que empezó la sequía, ha tratado de salvar a los animales.

“Hay muchas personas que somos súper sensibles a la causa de los animales y buscando encontramos a unos ciudadanos que estaban reportando la situación. Así dimos con la fundación, que es una cosa muy chiquita porque ni siquiera tiene cuenta bancaria, así que nosotros les consignamos a una ferretería en el pueblo y allá les dieron todo para construir unos bebederos que necesitaban”, dijo María Alejandra González Pérez, profesora e investigadora que se ha unido a la causa para salvar los animales de la Orinoquía.

Para Pilar, la situación es más difícil de lo que ha dicho el Gobierno y han mostrado los medios. Sostiene que en los últimos días se han abierto entre catorce y quince fosas en hatos de 4.000 hectáreas, y en cada una de ellas han enterrado por lo menos 70 chigüiros, “pero hay que tener en cuenta que la zona afectada puede ser de 200.000 hectáreas, porque Paz de Ariporo es el segundo municipio más grande del país”.

Ver a los animales muertos a las orillas de las quebradas ha causado tanta impresión en algunos ciudadanos que Adriana Gallego, secretaria de la Escuela de Administración de Eafit, contó que su hija Alejandra, de nueve años, decidió entregar su alcancía para la colecta que están haciendo en la universidad, “ella a veces ve las noticias conmigo y vio eso que estaba pasando y quedó muy impresionada, así que quiso regalar sus ahorros”.

A esta iniciativa, afirmó María Alejandra Gonzále z se unieron personas de la Universidad de Antioquia y de la UPB, porque “al darse cuenta de que con una donación de 1.000 pesos se puede mantener un chigüiro por tres días, hace que uno se mueva, que se dé cuenta de que no es tan difícil”.

Estas apuestas sin más interés que el bien de la fauna están aliviando el día a día de los animales en Paz de Ariporo. Sin embargo, para Francisco de Paula Gutiérrez, doctor en Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad de Barcelona, el Gobierno tiene que tomar medidas perdurables en el tiempo.

El experto dijo que “en Colombia hay problemáticas que son históricas, este no es el primer año en el que esta región enfrenta tiempos secos, el verdadero problema está en la falta de la administración de los recursos y en una oportuna ejecución de planes de contingencia ante cualquier cambio ambiental”.

La estrategia es pensar en medidas que salven ecosistemas y no especies; sin embargo, el país está lejos de tomar medidas preventivas para estos problemas.

NO AUTORIZAN TRASLADO DE ANIMALES
Carlos Palacio, jefe de fauna de la Hacienda Nápoles, informó que esa entidad ofreció su ayuda al departamento de Casanare para superar esta crisis ambiental y proteger a las especies afectadas. Sin embargo, según Palacio, Corporinoquía no aceptó la intervención.

“Nos comunicamos con las autoridades ambientales de ese departamento y les expresamos que estamos listos para recibir 100 chigüiros, 50 venados, 1.000 tortugas y unos 100 tipos de aves, pero la respuesta de Corporinoquía fue que no dejan sacar animales de los Llanos”.

La Hacienda Nápoles había presupuestado 50 millones de pesos para colaborar en la emergencia y, además, Palacio dijo que en el sitio tienen espacio, comida y agua suficiente para muchos animales.

Ante la negativa de Corporinoquía, Palacio aseguró que “es muy respetable, porque cada entidad está en su derecho de tomar sus decisiones”.

El Colombiano se comunicó con Corporinoquía y sus funcionarios aseguraron que no tienen ninguna solicitud oficial al respecto. Además, los voceros dijeron que “los chigüiros se estresan fácil y podrían morir y no podemos arriesgarnos. Hacer el traslado no es viable, pues si mueren no sería un ejercicio productivo”.

EN DEFINITIVA
Mientras el Gobierno se demoró en atender la crisis ambiental que se vive en Paz de Ariporo, Casanare, ciudadanos al darse cuenta de la situación empiezan a aportar para aliviar el problema.

Lea también

‘Generación ladrillo’: a salvar a Colombia

MinVivienda le apuesta a que el agua saneada nunca esté en riesgo

Fotos: Desastre ambiental con muerte de miles de chigüires en Casanare

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo