Esta es la alocución presidencial de fin de año

Por Publimetro Colombia

“Queridos colombianos:

Termina un año de muchos logros, de importantes avances y de nuevos desafíos, y nos enfrentamos al inicio de otro año –el 2014– que tendrá dos características especiales:

Será un año electoral, en que se elegirán el nuevo Congreso de la República y el Presidente de la República para el periodo 2014-2018, y será –además– un año que esperamos sea el de la paz, el que marque la terminación del conflicto armado que nos ha desangrado por medio siglo ya.

En otras palabras: será un año de definiciones cruciales para el país, en el que más se necesita de la convivencia y la unidad de todos los colombianos, dentro del respeto a las diferencias y las opiniones ajenas.

El año que termina nos deja muchas razones de esperanza y muchos motivos para seguir trabajando, pues entre más avanzamos más somos conscientes también de lo que falta.

¡Qué bueno poder decir que terminamos el año con el más bajo nivel de desempleo en mucho tiempo, y con más de dos millones y medio de puestos de trabajo creados desde agosto de 2010!

¡Qué bueno decir que terminamos el año como uno de los países de América Latina que más ha reducido la pobreza y la desigualdad, y que más crecimiento económico ha logrado!

¡Qué bueno decir que terminamos el año con el nivel de inversión más alto de la historia; listos para construir las grandes autopistas que cambiarán la faz de nuestro territorio, y con la inflación más baja de que se tenga memoria!

¡Qué bueno decir que terminamos el año con nuestro país aún más respetado a nivel internacional!

¡Qué bueno decir que terminamos el año construyendo más vivienda social que nunca; conectando todos los municipios del país a internet y a la fibra óptica; bajando los precios de los medicamentos e incluyendo más tratamientos en los planes de salud de los colombianos, y con todos nuestros niños y jóvenes en colegios oficiales estudiando gratis!

¡Qué bueno decir –finalmente– que terminamos el año no solo clasificados al Mundial de Fútbol como cabeza de serie, sino con nuestros deportistas ganando más medallas y campeonatos que nunca, incluyendo los recientes Juegos Bolivarianos!

Esa es la Colombia que se prepara para una gran transformación: para dejar atrás la violencia y el conflicto, y construir un país de prosperidad y oportunidades en un ambiente de normalidad.

El 2014 –como ya dije– será un año de elecciones y, desde el Gobierno, nos comprometemos a garantizar su transparencia y su libertad para que colombianos, a conciencia, decidan quién regirá los destinos de la Nación y quiénes los representarán en el Congreso durante los próximos 4 años.

Esperamos un debate político civilizado, pacífico, de ideas y no de agravios, en el que se escuchen y valoren las propuestas al país, para que sea el país mismo el que decida.

Será un año también para afianzar la seguridad, combatiendo –como lo venimos haciendo– a los grupos armados ilegales y a las bandas criminales.

Y vamos a redoblar nuestros esfuerzos en la lucha contra la delincuencia común, para que los colombianos –para que cada uno de ustedes– se sientan más tranquilos en la ciudad o en el campo.

Será un año para consolidar el buen momento económico del país –tal como lo pronostican los analistas y organismos multilaterales–, para combatir con contundencia a la corrupción… y para seguir creando empleo de calidad… empleo formal, con todas las prestaciones de ley.

Pero será, sobre todo, el año para sacar adelante el proceso que nos lleve, por fin, a la terminación del conflicto.

Este esfuerzo –lo he dicho muchas veces– no es solo de este gobierno, no es solo de este Presidente, sino de todos los colombianos, de 47 millones de personas que NO nos resignamos a seguir sufriendo la violencia, que no queremos que en nuestro país sigan aumentando las víctimas.

Desde siempre, desde que tengo recuerdo, en estas festividades de diciembre los colombianos hemos acostumbrado intercambiar tarjetas con un deseo que se repite en cada una de ellas: Paz y Prosperidad en el nuevo año.

Pues bien: hoy, por primera vez en mucho tiempo, creo que estas dos palabras ya no son solo palabras, sino que pueden ser –y están comenzando a ser– una realidad positiva, una realidad palpable en nuestro país.

¡SÍ PODEMOS TENER PAZ Y PROSPERIDAD¡

¡SÍ PODEMOS PASAR… DE LOS DESEOS A LA ACCIÓN!

Hagamos juntos, hagamos unidos, del 2014 el año de la democracia, el año de la prosperidad y el año de la paz.

Es más que un deseo… ¡ES LO QUE PODEMOS HACER!

¡ES LO QUE VAMOS A HACER!

¡Feliz año para todos!”

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo